Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)

IMAO — Aprende sobre los beneficios, efectos secundarios y riesgos de estos antidepresivos antiguos.Escrito por personal de Mayo Clinic

Los inhibidores de la monoaminooxidasa fueron el primer tipo de antidepresivo. Son efectivos, pero en general han sido reemplazados por antidepresivos que son más seguros y causan menos efectos secundarios.

Por lo general, el uso de inhibidores de la monoaminooxidasa requiere de restricciones dietéticas ya que pueden causar presión arterial peligrosamente alta cuando se toman con ciertos alimentos o medicamentos. A pesar de los efectos secundarios, estos medicamentos siguen siendo una buena opción para algunas personas. En ciertos casos, alivian la depresión cuando otros tratamientos han fallado.

Cómo funcionan los inhibidores de la monoaminooxidasa

Los antidepresivos como los inhibidores de la monoaminooxidasa ayudan a aliviar la depresión al influir en los mensajeros de las sustancias químicas (neurotransmisores) utilizados para comunicar entre las células del cerebro. Como la mayoría de los antidepresivos, los inhibidores de la monoaminooxidasa funcionan al cambiar los niveles de una o más de esas sustancias químicas que están presentes de manera natural en tu cerebro.

Una enzima llamada monoaminooxidasa está relacionada con la eliminación de los neurotransmisores norepinefrina, serotonina y dopamina del cerebro. Los inhibidores de la monoaminooxidasa previenen que esto suceda, lo que hace que más de estas sustancias químicas estén disponibles. Se piensa que esto mejora el estado de ánimo al mejorar la comunicación de las células cerebrales.

Los inhibidores de la monoaminooxidasa también afectan a otros neurotransmisores en el cerebro y en el sistema digestivo, causando efectos secundarios. A veces se utilizan los inhibidores de la monoaminooxidasa para tratar otros padecimientos, como la enfermedad de Parkinson, además de la depresión.

Inhibidores de la monoaminooxidasa aprobados para tratar la depresión

Food and Drug Administration (FDA) ha aprobado estos inhibidores de la monoaminooxidasa para tratar la depresión:

  • Isocarboxazida (Marplan)
  • Fenelzina (Nardil)
  • Selegilina (Emsam)
  • Tranilcipromina (Parnate)

La selegilina está disponible como parche cutáneo (transdérmico). Usar un parche puede causar menos efectos secundarios que ingerir inhibidores de la monoaminooxidasa por vía oral. Si usas el parche con la dosis más baja, es probable que no necesites restricciones en la dieta, pero debes consultarlo con tu médico.

Efectos secundarios de los inhibidores de la monoaminooxidasa

Debido a los efectos secundarios y problemas de seguridad, es más común que se pruebe con inhibidores de la monoaminooxidasa cuando otros antidepresivos no funcionan.

Los efectos secundarios más comunes de los inhibidores de la monoaminooxidasa son:

  • Boca seca
  • Náuseas, diarrea o estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Insomnio
  • Reacción cutánea en el lugar del parche
  • Mareos o vértigo

Movimientos súbitos musculares involuntarios

  • Presión arterial baja
  • Disminución del deseo sexual o dificultad para alcanzar un orgasmo
  • Alteraciones del sueño
  • Aumento de peso
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Dolores musculares
  • Cosquilleo o sensación de hormigueo en la piel (parestesia)
  • June 21, 2013 See more In-depth