Reducción progresiva del uso de opioides: cuándo y cómo hacerlo

Si has tomado medicamentos opioides por más de dos semanas, es probable que debas suspenderlos pronto, de manera gradual, para evitar síntomas graves de abstinencia.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuándo es momento de suspender los medicamentos opioides

Los opioides son analgésicos poderosos. A pesar de los riesgos asociados al consumo de opioides, incluidas las altas tasas de abuso, adicción y sobredosis accidentales, siguen siendo la mejor opción en ciertas situaciones, como en el caso del dolor agudo a corto plazo.

Tu médico puede recetarte opioides para ayudarte a sobrellevar unos días de dolor intenso después de una cirugía o una lesión traumática. Los medicamentos opioides también desempeñan un papel importante en el tratamiento del dolor relacionado con el cáncer y, excepcionalmente, del dolor crónico no relacionado con el cáncer cuando otros tratamientos no han funcionado.

Si has tomado opioides durante menos de dos semanas, deberías poder interrumpir estos medicamentos tan pronto como se te acabe el tratamiento recetado, si no antes. Pregunta a tu médico si no estás seguro de cuándo puedes dejar de tomar tus medicamentos.

Si has tomado medicamentos opioides durante más de dos semanas, es posible que debas dejar de tomarlos lo antes posible para evitar consecuencias graves. Los signos comunes de que es hora de dejar los opioides incluyen efectos secundarios graves, reducción del alivio del dolor con la misma dosis de medicamentos a lo largo del tiempo (tolerancia) o comportamientos que suscitan preocupación sobre el mal uso, el abuso o la adicción.

No intentes interrumpir el medicamento de golpe. La abstinencia de opioides puede ser peligrosa y los síntomas pueden ser graves. Cuando llegue el momento de dejar de tomar opioides, pide ayuda a tu médico para desarrollar un plan para suspender el medicamento (régimen de reducción gradual) que reduzca progresivamente la cantidad de medicación que tomas. Dependiendo del tipo y la dosis del medicamento que has estado tomando y el tiempo que lo has estado tomando, puede llevar semanas o incluso meses reducir progresivamente la dosis de manera segura y dejar el medicamento opioide.

Interrumpir los opioides puede ser complicado, pero podrás superarlo. Es mucho más probable que tengas éxito si te asocias con tu médico y tu equipo de atención médica, planificas tu régimen de reducción gradual, manejas tus síntomas y aprendes formas alternativas de afrontar el dolor.

¿No estás seguro de si tu medicamento es un opioide?

Estos son algunos ejemplos de los muchos medicamentos opioides que hay en el mercado:

  • Hidrocodona (Hysingla ER, Zohydro ER)
  • Hidrocodona-paracetamol (Anexsia, Norco)
  • Fentanilo (Actiq, Duragesic, Fentora)
  • Oxicodona (OxyContin, Roxicodona, otros)
  • Oxicodona-paracetamol (Percocet, Roxicet, otros)

Pregúntale a tu médico si no sabes si tu analgésico es un opioide.

Qué implica la reducción progresiva de opioides

La duración correcta para la reducción gradual de opioides varía con cada persona y cada medicamento. Tu médico debe recetarte un programa de reducción gradual de opioides que responda a tus necesidades médicas y que al mismo tiempo minimice los riesgos para tu salud.

Durante la reducción gradual de los opioides, tu médico puede hacer lo siguiente:

  • Controlar regularmente tu pulso, presión arterial y temperatura
  • Solicitar muestras de orina o de sangre para comprobar el tipo y la cantidad de medicamentos u otras sustancias en tu sistema
  • Solicitar tu permiso para hablar con tus otros proveedores de atención médica, farmacéutico o miembros de la familia para obtener información que pueda ayudar con tu reducción gradual de medicamentos
  • Introducir otras terapias para el dolor según sea necesario
  • Recetar otros tipos de medicamentos para ayudarte a controlar los signos y síntomas de la abstinencia, como los trastornos del sueño, el apetito y el estado de ánimo

Sigue tu plan de reducción de forma minuciosa, especialmente las instrucciones de tu médico sobre cómo y cuándo tomar los medicamentos durante la reducción gradual. Aunque estés ansioso por alcanzar tu objetivo, tu cuerpo necesita tiempo para ajustarse a niveles más bajos de opioides y, luego, a ninguno en absoluto. Una reducción paso a paso de la dosis ayuda a que este proceso se desarrolle sin problemas y ayuda a aliviar las molestias que puedes sentir al dejar de tomar opioides. También te permite practicar nuevas habilidades para manejar el dolor y otros síntomas crónicos.

Puedes sentir deseos de tomar más medicamento del que tu reducción gradual establece. No complementes la reducción gradual con medicamentos adicionales que tengas en tu casa, visitas a la sala de emergencias, ni con alcohol o drogas ilegales. Si sientes la necesidad de complementarla, comunícate con tu equipo de atención médica.

Síntomas de abstinencia

Algunas personas experimentan síndrome de abstinencia cuando dejan o reducen el uso de medicamentos opioides. Los síntomas pueden variar, dependiendo de varios factores, como el medicamento que esté tomando y la duración del consumo. La reducción gradual de la dosis puede ayudar a reducir o eliminar los signos y síntomas de abstinencia.

Entre los signos y síntomas de la abstinencia se incluyen los siguientes:

  • Goteo nasal, ojos llorosos y bostezos
  • Inquietud o ansiedad
  • Irritabilidad o trastornos del estado de ánimo
  • Aumento del dolor
  • Piel de gallina, escalofríos o sudor
  • Cólicos estomacales
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Calambres o dolores musculares y dolor en las articulaciones
  • Temblores o sacudidas musculares
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Cambios en la presión arterial
  • Trastornos del sueño
  • Pensamientos suicidas

Si tienes síntomas de abstinencia, díselo a un miembro del equipo de atención médica de inmediato. Sigue todas las instrucciones que recibas sobre el manejo de los síntomas de abstinencia.

A menos que se te indique lo contrario, estos consejos también pueden serte útiles:

  • Bebe más agua u otros líquidos de lo habitual.
  • Come regularmente comidas nutritivas.
  • Haz ejercicios de respiración profunda y de estiramiento, como se te haya indicado.
  • Ejercítate con moderación (por ejemplo, caminar).
  • Haz algo para relajarte (por ejemplo, practica técnicas de relajación, escucha música o lee).
  • Usa la distracción (por ejemplo, el humor o hablar con alguien con una perspectiva positiva).
  • Practica el diálogo interno positivo. Intenta decirte a ti mismo: "Puedo hacer esto" o "Esto es solo temporal".

El papel clave del apoyo social

Habla con tu médico si el proceso de reducción gradual se vuelve difícil. Tu equipo de atención médica puede ayudarte y alentar tu éxito.

Tu médico puede recomendar que combines la reducción gradual con el asesoramiento sobre el uso de medicamentos. El asesoramiento puede ayudarte a aprender estrategias para hacer frente al estrés, identificar los primeros signos de advertencia de una recaída y evitar el uso de opioides. Según su patrón de uso de medicamentos, su médico puede recomendar la continuación del asesoramiento sobre la adicción a sustancias químicas después de haber completado la reducción gradual de los opioides.

Además, puede resultarte útil unirte a un grupo de apoyo para el abuso de sustancias (por ejemplo, Narcóticos Anónimos) o hablar con tu consejero religioso o espiritual.

Consideración del uso de opioides en el futuro

Algún día puede que te enfrentes a un problema agudo como una lesión o una cirugía. Si has logrado reducir gradualmente los analgésicos con opioides en el pasado, puede ser apropiado tomar opioides durante un breve período de tiempo, con la orientación de tu médico. Analiza con el médico todas las opciones de medicamentos y control del dolor, incluidas sus ventajas y desventajas.

Hazle saber a tu médico si tuviste algún problema con la reducción gradual de los opioides en el pasado. Este puede recomendarte analgésicos alternativos, especialmente si tienes una afección que causa dolor crónico.

Feb. 04, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Control de la hipertensión sin medicamentos
  2. Alcohol: ¿afecta la presión arterial?
  3. Alfabloqueantes
  4. Ambien: ¿debería preocuparme por la dependencia?
  5. Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina
  6. Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II
  7. Abstinencia de los antidepresivos: ¿existe algo así?
  8. Antidepresivos y alcohol: ¿Cuál es el problema?
  9. Los antidepresivos y el aumento de peso: ¿cuál es su causa?
  10. Antidepresivos: ¿pueden dejar de funcionar?
  11. Antidepresivos para niños y adolescentes
  12. Antidepresivos: Efectos secundarios
  13. Antidepresivos: Elección del adecuado para ti
  14. Antidepresivos: ¿cuáles causan la menor cantidad de efectos secundarios sexuales?
  15. Ansiedad: ¿es una causa de presión arterial alta?
  16. Antidepresivos atípicos
  17. Desfibriladores externos automáticos: ¿Necesitas un desfibrilador externo automático?
  18. Rutinas para la hora de dormir: no son solo para los bebés
  19. Betabloqueantes
  20. Los betabloqueantes: ¿causan aumento de peso?
  21. Betabloqueantes: ¿cómo afectan el ejercicio?
  22. Trastorno bipolar
  23. Trastorno bipolar y alcoholismo: ¿están relacionados?
  24. Trastorno bipolar en niños
  25. Medicamentos para el trastorno bipolar y aumento de peso
  26. Tratamiento para el trastorno bipolar: Trastorno bipolar I en comparación con el trastorno bipolar II.
  27. Presión arterial: ¿puede ser más alta en alguno de los brazos?
  28. Expediente médico para la presión
  29. Brazalete para tomar la presión arterial: ¿el tamaño importa?
  30. Presión arterial: ¿tiene un patrón diario?
  31. La presión arterial: ¿se ve afectada por el clima frío?
  32. Medicación para controlar la presión arterial: ¿Es necesaria aun si bajo de peso?
  33. Medicamentos para la presión arterial: ¿pueden elevar mis triglicéridos?
  34. Lecturas de presión arterial: ¿Por qué son más altas en casa?
  35. Consejo para la presión arterial: Obtén más potasio
  36. Consejo para la presión arterial: levántate del sofá
  37. Consejo para mantener la presión arterial: conoce los límites de alcohol
  38. Consejo para la presión arterial: no te estreses más
  39. Consejo para la presión arterial: controla el consumo de cafeína
  40. Consejo para la presión arterial: controla tu peso
  41. Exámenes para la detección de enfermedades cardíacas genéticas en recién nacidos y atletas
  42. Cafeína y depresión: ¿existe alguna relación?
  43. Cafeína e hipertensión
  44. Bloqueadores de los canales de calcio
  45. Suplementos de calcio: ¿interfieren con los fármacos para la presión arterial?
  46. ¿Puede la baja de vitamina D causar hipertensión arterial?
  47. ¿Los alimentos con cereales integrales reducen la presión arterial?
  48. ¿No puedes dormir? Prueba con hacer ejercicio durante el día
  49. Agentes de acción central
  50. Elegir medicamentos correctos para la presión arterial
  51. Depresión clínica: ¿Qué significa?
  52. ¿Café después de cenar? Que sea sin cafeína
  53. Depresión y ansiedad: ¿puedo tener ambas?
  54. Depresión, ansiedad y ejercicio
  55. Depresión: el diagnóstico es clave
  56. Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha de género
  57. Depresión (trastorno depresivo mayor)
  58. Depresión: Ofrece apoyo y aliento
  59. Depresión: apoyar a un familiar o a un amigo
  60. Eliminación de analgésicos sin usar
  61. Diuréticos
  62. Diuréticos: ¿Una causa de la disminución del nivel de potasio?
  63. ¿Conoces tu presión arterial?
  64. Presión arterial alta y ejercicio
  65. Aceite de pescado y depresión
  66. Los alimentos y el sueño
  67. Tensiómetros gratuitos: ¿son exactos?
  68. Control de la presión arterial en el hogar
  69. Arritmias cardíacas
  70. Presión arterial alta (hipertensión)
  71. Presión arterial alta y remedios para el resfriado: ¿cuáles son seguros?
  72. La presión arterial alta y la vida sexual
  73. Presión arterial alta: ¿cómo prevenirla?
  74. Peligros sobre la hipertensión
  75. Cómo se produce la adicción a los opioides
  76. Cómo saber si un ser querido abusa de los opioides
  77. Cómo usar los opioides de manera segura
  78. Crisis hipertensiva: ¿cuáles son los síntomas?
  79. Insomnio
  80. Insomnio: ¿Cómo hago para permanecer dormido?
  81. Tratamiento del insomnio: terapia cognitiva conductual en vez de pastillas para dormir
  82. Abordajes integrativos para el tratamiento del dolor
  83. Intervención: Ayuda a un ser querido a superar una adicción
  84. Hipertensión sistólica aislada: ¿un problema de salud?
  85. Depresión y alimentación
  86. Kratom: inseguro e ineficaz
  87. Kratom para la suspensión de opioides
  88. Falta de sueño: ¿puede enfermarte?
  89. L-arginina: ¿disminuye la presión arterial?
  90. Efectos secundarios de Lexapro: ¿es frecuente el dolor de mamas con la palpación?
  91. Estrategias de estilo de vida para controlar el dolor
  92. Presión arterial baja (hipotensión)
  93. Depresión masculina: comprender los problemas
  94. Inhibidores de la monoaminooxidasa y alimentación: ¿es necesario restringir la tiramina?
  95. Marihuana y depresión
  96. Medicamentos y suplementos que pueden subir tu presión arterial
  97. Menopausia y presión arterial alta: ¿qué relación existe entre ambos?
  98. Salud mental: cómo superar el estigma de las enfermedades mentales
  99. Proveedores de atención de la salud mental: consejos para encontrar uno
  100. Enfermedad mental
  101. Depresión leve: ¿responde a los antidepresivos?
  102. Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  103. Remedios naturales para la depresión: ¿son eficaces?
  104. Crisis nerviosa: ¿qué significa?
  105. ¿No estás cansado? No te vayas a la cama
  106. Uso de opioides durante el embarazo
  107. Los opioides y otros fármacos: a qué debes prestar atención
  108. Dolor y depresión: ¿existe alguna relación?
  109. Abuso de drogas recetadas
  110. Pastillas para dormir de venta con receta: ¿Qué es lo correcto para ti?
  111. Presión diferencial: ¿un indicador de la salud del corazón?
  112. Trastorno reactivo de la vinculación
  113. Uso recreativo de medicamentos para el tratamiento de la disfunción eréctil
  114. Resperate: ¿Puede ayudar a bajar la presión arterial?
  115. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)
  116. Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN)
  117. No bebas alcohol para dormir mejor
  118. Privación del sueño: ¿Es una causa de presión arterial alta?
  119. El estrés y la presión arterial alta
  120. Depresión en adolescentes
  121. Abuso de drogas en la adolescencia
  122. Nutrición y dolor
  123. Rehabilitación del dolor
  124. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  125. Tratamiento del dolor: ¿cuándo un opioide es la opción correcta?
  126. Depresión resistente al tratamiento
  127. Antidepresivos tricíclicos y antidepresivos tetracíclicos
  128. Pérdida de peso sin causa aparente
  129. La valeriana: ¿es un somnífero natural seguro y eficaz?
  130. Vasodilatador
  131. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro manual
  132. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro automático
  133. ¿Qué es la presión arterial?
  134. Vitamina B-12 y depresión
  135. Levantar pesas: ¿Es malo para la presión arterial?
  136. ¿Qué son los opioides y por qué son peligrosos?
  137. ¿Qué riesgo de presión arterial alta tienes?
  138. Hipertensión de consultorio
  139. Monitores de muñeca para la presión arterial: ¿son exactos?