Descripción general

Incluso los niños que tienen un buen comportamiento pueden ser difíciles y desafiantes en ocasiones. Pero si tu niño o tu hijo adolescente manifiesta un patrón frecuente y persistente de enojo, irritabilidad, discusión, desobediencia o resentimiento hacia ti y hacia otras figuras de autoridad, es posible que padezca trastorno negativista desafiante.

Como padre, no tienes que intentar controlar a un niño con trastorno negativista desafiante tú solo. Puedes recibir ayuda de médicos, asesores y expertos en desarrollo infantil.

El tratamiento del trastorno negativista desafiante implica terapia, capacitación para ayudar a construir interacciones familiares positivas y habilidades para controlar el comportamiento y, posiblemente, medicamentos para tratar los trastornos de la salud mental relacionados.

Síntomas

A veces es difícil reconocer la diferencia entre un niño de carácter fuerte o emocional y un niño con trastorno negativista desafiante. Es normal observar una conducta negativista en ciertas etapas del desarrollo de un niño.

Los signos del trastorno negativista desafiante, por lo general, comienzan durante los años preescolares. A veces, el trastorno negativista desafiante puede manifestarse más tarde, pero casi siempre antes de los primeros años de la adolescencia. Estos comportamientos causan un deterioro importante en la vida familiar, en las actividades sociales y en la vida escolar y laboral.

El Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), enumera los criterios para diagnosticar el trastorno negativista desafiante. Los profesionales de salud mental utilizan este manual para diagnosticar trastornos mentales, y las compañías de seguro lo usan para reembolsar el costo del tratamiento.

Los criterios del DSM-5 para diagnosticar el trastorno negativista desafiante muestran un patrón de comportamiento que:

  • Comprende como mínimo cuatro síntomas de cualquiera de las siguientes categorías: estado de ánimo irritable e iracundo; conducta argumentativa y desafiante; o resentimiento
  • Ocurre con al menos una persona que no sea un hermano
  • Causa problemas significativos en el trabajo, en la escuela y en el hogar
  • Aparece solo, no como parte del transcurso de otro problema de salud mental como un trastorno de consumo de sustancias, una depresión o un trastorno bipolar
  • Dura como mínimo seis meses

Los criterios del DSM-5 para diagnosticar el trastorno negativista desafiante abarcan síntomas tanto emocionales como conductuales.

Estado de ánimo irritable y airado:

  • Pierde los estribos con frecuencia
  • Se irrita o enoja con facilidad con otras personas
  • Se enoja o resiente con frecuencia

Conducta argumentativa y desafiante:

  • A menudo, discute con los adultos o con las personas con autoridad
  • A menudo, desobedece de forma activa o se niega a cumplir con los pedidos o las reglas de los adultos
  • Molesta a la gente de manera intencional con frecuencia
  • Con frecuencia, culpa a otras personas por sus errores o mal comportamiento

Resentimiento:

  • Suele ser rencoroso o vengativo
  • Ha demostrado un comportamiento rencoroso o vengativo como mínimo dos veces en los últimos seis meses

Estos comportamientos deben manifestarse con mayor frecuencia que la típica en los pares de tu hijo. En los niños menores de 5 años, el comportamiento debe presentarse en la mayoría de los días durante un período de como mínimo seis meses. Para las personas de 5 años o más, el comportamiento debe manifestarse como mínimo una vez a la semana durante al menos seis meses.

El trastorno negativista desafiante puede variar en gravedad:

  • Leve. Los síntomas se presentan en un solo entorno, por ejemplo, solo en el hogar, en la escuela, en el trabajo o con los pares.
  • Moderado. Algunos síntomas se dan en al menos dos entornos.
  • Grave. Algunos síntomas se presentan en tres o más entornos.

En algunos niños, es posible que los síntomas primero se evidencien solo en el hogar pero, con el tiempo, se extiendan hacia otros entornos, como en la escuela y con los amigos.

Cuándo consultar al médico

Seguramente tu hijo no piensa que su comportamiento es un problema. Por el contrario, tu hijo posiblemente creerá que se le exige demasiado. Pero si tu hijo tiene signos y síntomas de trastorno negativista desafiante con una frecuencia mayor que sus compañeros, pide una consulta con su médico.

Si te preocupa el comportamiento de tu hijo o tu capacidad para educar a un niño problemático, busca la ayuda de tu médico, un psicólogo infantil o un experto en conducta infantil. Tu médico de atención primaria o el pediatra de tu hijo te derivarán a un profesional adecuado.

Causas

No se conoce una causa precisa del trastorno negativista desafiante. Las causas contribuyentes pueden ser una combinación de factores hereditarios o del entorno, por ejemplo:

  • Genética: la disposición o temperamento natural de un niño y las posibles diferencias neurobiológicas en la forma en que funcionan los nervios y el cerebro.
  • Entorno: los problemas de crianza que pueden involucrar la falta de control parental, una disciplina grave y contradictoria, o el abuso o descuido.

Factores de riesgo

El trastorno negativista desafiante es un problema complejo. A continuación se enumeran algunos de los posibles factores de riesgo del TND:

  • Temperamento: un niño que tiene temperamento significa que tiene problemas para controlar sus emociones, tales como tener fuertes reacciones emocionales en ciertas situaciones o tener problemas para tolerar la frustración.
  • Problemas de crianza: un niño que sufre de abuso o descuido, que tiene una disciplina grave y contradictoria o que no tiene control parental.
  • Otros problemas familiares: un niño que vive con un solo progenitor o en medio de un conflicto familiar o que tiene un progenitor con un trastorno de salud mental o consumo de sustancias.

Complicaciones

Los niños con trastorno negativista desafiante pueden tener problemas en el hogar con los padres y hermanos, en la escuela con los profesores, en el ambiente laboral con los supervisores y otras figuras de autoridad, y pueden esforzarse para tener y mantener amigos y otras relaciones.

TND puede causar problemas como:

  • Bajo rendimiento escolar y laboral
  • Conducta antisocial
  • Problemas con el control de los impulsos
  • Trastorno de consumo de sustancias
  • Suicidio

Muchos niños que tienen TND también sufren de otras enfermedades de salud mental, como:

  • trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • depresión
  • ansiedad
  • trastorno de la conducta
  • trastornos del aprendizaje y de la comunicación

Tratar estas otras enfermedades de salud mental puede ayudar a mejorar los síntomas del TND. Y, si estas enfermedades no se evalúan y no se tratan adecuadamente, puede ser difícil tratar el TND.

Prevención

No hay nada que garantice la prevención del trastorno negativista desafiante. Sin embargo, la crianza positiva y el tratamiento temprano pueden ayudar a mejorar el comportamiento y a evitar que la situación empeore. Mientras más temprano se controle el TND, la situación será mucho mejor.

El tratamiento puede ayudar a restablecer el autoestima de su hijo(a) y a reconstruir una relación positiva entre usted y su hijo(a). Las relaciones que tenga su hijo(a) con otros adultos importantes en su vida, por ejemplo, con los profesores, los miembros de la comunidad y los profesionales del cuidado, también se verán beneficiadas por el tratamiento temprano.

Feb. 06, 2015
References
  1. Oppositional defiant disorder. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5. 5th ed. Arlington, Va.: American Psychiatric Association; 2013. http://www.psychiatryonline.org. Accessed Nov. 20, 2014.
  2. Highlights of changes from DSM-IV-TR to DSM-5. American Psychiatric Publishing. http://www.dsm5.org/Pages/Default.aspx. Accessed Nov. 21, 2014.
  3. Gabbard GO. Textbook of Psychotherapeutic Treatments. Arlington, Va.: American Psychiatric Publishing; 2014. http://psychiatryonline.org/doi/full/10.1176/appi.books.9781585625048.gg40. Accessed Nov. 21, 2014.
  4. Hales RE, et al. The American Psychiatric Publishing Textbook of Psychiatry. 6th ed. Washington, D.C.: American Psychiatric Publishing; 2014. http://www.psychiatryonline.org/resourceToc.aspx?resourceID=5. Accessed Nov. 21, 2014.
  5. Facts for families: Children with oppositional defiant disorder. American Academy of Child & Adolescent Psychiatry. http://www.aacap.org/aacap/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/Children_With_Oppositional_Defiant_Disorder_72.aspx. Accessed Nov. 21, 2014.
  6. Oppositional defiant disorder guide. American Academy of Child & Adolescent Psychiatry. http://www.aacap.org/aacap/Families_and_Youth/Resource_Centers/Oppositional_Defiant_Disorder_Resource_Center/Home.aspx. Accessed Nov. 21, 2014.
  7. Tervo RC (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 16, 2014.
  8. Qaadir A (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 26, 2015.

Trastorno negativo desafiante: (TND)