Enfermedad de Alzheimer precoz: cuando los síntomas aparecen antes de los 65 años

Cuando la enfermedad de Alzheimer comienza en la edad adulta, es más probable que se trate de un diagnóstico erróneo. Esta forma inusual de la enfermedad de Alzheimer afecta el trabajo, las finanzas y la familia.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano?

La enfermedad de Alzheimer de inicio temprano (también llamada de aparición temprana) es una forma de demencia poco común que afecta a personas menores de 65 años. Aproximadamente del 5 % al 6 % de las personas con enfermedad de Alzheimer presentan síntomas antes de los 65 años. Así que, si 6 millones de estadounidenses tienen la enfermedad de Alzheimer, alrededor de 300 000 a 360 000 personas tienen la forma de inicio temprano de la enfermedad.

La mayoría de las personas con Alzheimer de inicio temprano desarrollan los síntomas de la enfermedad cuando tienen entre 30 y 60 años.

Causas

En la mayoría de las personas con enfermedad de Alzheimer de inicio temprano, la causa no está relacionada con una única mutación genética. Los expertos no saben con seguridad por qué algunas personas presentan la enfermedad a una edad más temprana que otras.

Con menor frecuencia, la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano puede ser el resultado de mutaciones en tres genes (APP, PSEN1 o PSEN2), que pueden heredarse entre los miembros de la familia. Tener un padre, madre, abuelo o abuela que también ha tenido enfermedad de Alzheimer de inicio temprano puede ser una pista que sugiera estos cambios genéticos.

Juntos, estos tres genes están presentes en menos del 1 % de todas las personas con enfermedad de Alzheimer, pero en alrededor del 11 % de las personas con enfermedad de Alzheimer de inicio temprano. Si tienes una mutación genética en uno de esos tres genes, es posible que desarrolles enfermedad de Alzheimer antes de los 65 años.

Es importante comprender que los antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer no necesariamente significan que una persona o una familia tienen una mutación genética. La falta de antecedentes familiares tampoco significa que alguien no va a desarrollar enfermedad de Alzheimer de inicio temprano. Es posible desarrollar enfermedad de Alzheimer de inicio temprano por otras causas que no sean cambios en estos tres genes.

Hay pruebas genéticas para saber si están presentes estas mutaciones, pero es recomendable que la persona que esté pensando hacerse estas pruebas solicite consejería genética para examinar las ventajas y las desventajas antes de hacérselas.

Por ejemplo, puede ser útil considerar cómo una prueba positiva puede afectar tu elegibilidad para el seguro de cuidado a largo plazo, de discapacidad y de vida.

Por otro lado, si sabes que eres portador de una forma de los genes de inicio temprano, podrías tomar medidas para que a ti y a tus seres queridos les resulte más fácil hacer frente a los efectos de la enfermedad.

Si tienes enfermedad de Alzheimer de inicio temprano relacionado con uno de los tres genes o eres portador de una forma de estos genes sin síntomas, habla con tu médico sobre la posibilidad de participar en un estudio de investigación. Al estudiar la forma de inicio temprano de la enfermedad de Alzheimer, los investigadores esperan aprender más sobre las causas y la progresión de la enfermedad, y desarrollar nuevos tratamientos.

Un diagnóstico preciso es fundamental

En la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano un diagnóstico preciso es fundamental. Es importante descartar otras causas posibles de tus síntomas, que se pueden tratar, y comenzar un tratamiento apropiado. La enfermedad de Alzheimer también puede tener características ligeramente diferentes en las personas jóvenes, que pueden llevar a un diagnóstico erróneo y retrasar el tratamiento apropiado, lo que repercute negativamente sobre la calidad de vida.

También es importante por motivos personales y profesionales. Para ti y tu familia, el diagnóstico es fundamental para ayudar a tu familia a responder con la comprensión y compasión apropiadas. También puede darte a ti y a tu familia más tiempo para tomar decisiones importantes sobre asuntos financieros y legales.

En el trabajo, puede permitirte explicar tu afección a tu empleador y tal vez organizar una carga de trabajo más ligera o un horario más conveniente.

Cómo afrontar la enfermedad de Alzheimer de aparición temprana

La enfermedad de Alzheimer tiene un gran impacto a cualquier edad. Pero las personas con la enfermedad de Alzheimer de reciente aparición pueden enfrentarse a algunos retos únicos.

Pueden enfrentar estigmas y estereotipos sobre la enfermedad. Debido a su corta edad, las personas con enfermedad de Alzheimer de reciente aparición pueden descubrir que otros no creen que tengan la enfermedad o cuestionan el diagnóstico.

Las personas con enfermedad de Alzheimer de reciente aparición pueden perder relaciones o trabajos porque no han sido diagnosticados con una enfermedad neurológica que afecta su funcionamiento. También pueden enfrentarse a una pérdida de ingresos por haber recibido el diagnóstico mientras aún trabajaban.

Qué hacer en el trabajo

Antes de que tu afección influya significativamente en tu capacidad para hacer tu trabajo, habla con tu empleador. Qué puedes hacer

  • Averigua si puedes cambiar a un puesto que se adapte mejor a tus limitaciones emergentes.
  • Familiarízate y familiariza a tu cónyuge, pareja o cuidador con tus beneficios, y averigua si existe un programa de asistencia para empleados.
  • Explora qué beneficios se te pueden ofrecer bajo la Americans with Disabilities Act (Ley de Estadounidenses con Discapacidades), la Family and Medical Leave Act (Ley de Licencias Familiares y Médicas) y la Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act (COBRA, Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación Presupuestaria).
  • Si te sientes abrumado, plantéate reducir tus horas o tomar tiempo libre.

Consejos de afrontamiento para parejas

Después de un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer de aparición temprana, los cónyuges o parejas a menudo sienten una sensación de soledad o pérdida, ya que se enfrentan a la posibilidad de pasar muchos años sin una pareja activa.

Perder el componente romántico y cambiar a un estado de cuidador también complica la relación. Intenta lo siguiente:

  • Habla sobre el tipo de ayuda que necesitan el uno del otro. Comunícate sobre los cambios que estás experimentando y las maneras en que tus necesidades también pueden haber cambiado. No tengas miedo de pedir ayuda.
  • Sigue participando en tantas actividades como sea posible de las que actualmente disfrutas con tu pareja y adáptate según sea necesario. También puedes buscar nuevas actividades que puedan disfrutar juntos.
  • Mantén una carpeta con los recursos que puedas necesitar a medida que la enfermedad progresa.
  • Busca un consejero que trabaje con parejas que se enfrentan a problemas complejos, como la sexualidad y el cambio de roles en la relación.

Cómo incluir a los niños

El diagnóstico de enfermedad de Alzheimer en los jóvenes también puede ser difícil para los niños, que pueden no entenderlo. Los niños pueden culparse a sí mismos, enojarse o reaccionar de muchas maneras. Intenta lo siguiente:

  • Busca actividades que puedan disfrutar juntos.
  • Mantente comprometido y habla con tus hijos honestamente sobre lo que estás experimentando.
  • Busca un grupo de apoyo para niños e invita a tus hijos a algunas de tus sesiones de asesoramiento. Haz que el consejero escolar y el trabajador social de tu hijo estén al tanto de tu afección.
  • Mantén un registro escrito, en video o audio de tus pensamientos, sentimientos y experiencias para tus hijos. Agradecerán que compartas tu sabiduría y tus recuerdos.

Problemas financieros

Las personas con enfermedad de Alzheimer de inicio temprano a menudo tienen que dejar de trabajar y esta pérdida de ingresos es una seria preocupación. El presupuesto se reduce aún más si los cónyuges o parejas también renuncian a sus trabajos para convertirse en cuidadores a tiempo completo.

Algunos planes de beneficios médicos y muchos programas de apoyo social no ofrecen asistencia a menos que la persona con enfermedad de Alzheimer sea mayor de 65 años. Las personas más jóvenes pueden necesitar exenciones especiales para participar en dichos programas. Qué puedes hacer:

  • Habla con un planificador financiero y un abogado para que te ayuden a planificar tus necesidades financieras futuras y la elegibilidad para recibir beneficios.
  • Pregúntale a tu empleador si la jubilación anticipada es una opción.
  • Explora qué beneficios podrías tener disponibles a través del seguro social, Medicare o Medicaid.
  • Organiza tus documentos financieros y asegúrate de que tu cónyuge o pareja entienda y pueda manejar las finanzas de la familia.

Ensayos clínicos

La Alzheimer's Association (Asociación de la Enfermedad de Alzheimer) creó el estudio longitudinal de la enfermedad de Alzheimer de aparición temprana (LEADS, por sus siglas en inglés) para conocer más sobre la enfermedad, inclusive las causas y las posibilidades de detección temprana. Para obtener más información sobre el estudio LEADS o para inscribirte, visita la página de la Alzheimer's Association (Asociación de la Enfermedad de Alzheimer) aquí.

Recursos de apoyo

Los elementos clave de la atención médica de la enfermedad de Alzheimer son la educación y el apoyo. Esto es particularmente válido en la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano, dados sus desafíos específicos. Conectarse a servicios tales como grupos de apoyo puede ayudarte a identificar recursos, obtener una comprensión más profunda de la discapacidad y aprender maneras de adaptarte.

Recuerda, no estás solo. Hay muchos recursos disponibles para ayudarte a ti, a tu familia y a tus cuidadores a hacer frente a esta enfermedad. Es posible que las opciones de apoyo varíen según el lugar donde vivas.

En las primeras etapas de la enfermedad, asegúrate de investigar y establecer, junto con tu cónyuge o pareja, un plan para controlar el progreso de la afección. Saber que tienes un plan y que encontraste apoyo y recursos ayudará a todos en el futuro.

April 29, 2022 See more In-depth

Ver también

  1. Problemas para dormir relacionados con la enfermedad de Alzheimer
  2. Enfermedad de Alzheimer: nuevos tratamientos
  3. Cómo ayudar a una persona responsable del cuidado de un enfermo de Alzheimer
  4. Principios básicos de la enfermedad de Alzheimer
  5. Enfermedad de Alzheimer y tareas diarias
  6. Comprender las diferencias entre los distintos tipos de demencia
  7. Enfermedad de Alzheimer
  8. Enfermedad de Alzheimer: ¿Puede el ejercicio físico prevenir la pérdida de la memoria?
  9. Medicamentos para la enfermedad de Alzheimer
  10. Genes de la enfermedad de Alzheimer
  11. Aerosol nasal para la enfermedad de Alzheimer: ¿un nuevo tratamiento?
  12. Prevención del Alzheimer: ¿Existe?
  13. Estadios del Alzheimer
  14. La enfermedad de Alzheimer y los días festivos
  15. Abstinencia de los antidepresivos: ¿existe algo así?
  16. Antidepresivos y alcohol: ¿Cuál es el problema?
  17. Los antidepresivos y el aumento de peso: ¿cuál es su causa?
  18. Antidepresivos: ¿pueden dejar de funcionar?
  19. Antidepresivos: Efectos secundarios
  20. Antidepresivos: Elección del adecuado para ti
  21. Antidepresivos: ¿cuáles causan la menor cantidad de efectos secundarios sexuales?
  22. Trastornos de ansiedad
  23. Antidepresivos atípicos
  24. ¿Puede la música ayudar a alguien con la enfermedad de Alzheimer?
  25. ¿Puede el yoga ayudarme a controlar el estrés del cuidador?
  26. Estrés de las personas encargadas del cuidado
  27. Depresión clínica: ¿Qué significa?
  28. Degeneración corticobasal (síndrome corticobasal)
  29. Exploración por tomografía computarizada
  30. Depresión y ansiedad: ¿puedo tener ambas?
  31. Depresión, ansiedad y ejercicio
  32. Depresión: el diagnóstico es clave
  33. Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha de género
  34. Depresión (trastorno depresivo mayor)
  35. Depresión: Ofrece apoyo y aliento
  36. Depresión: apoyar a un familiar o a un amigo
  37. Diagnosticar enfermedad de Alzheimer
  38. Consejos de seguridad para el hogar para personas que cuidan a pacientes con Alzheimer
  39. Mejorar la salud cerebral con la dieta MIND
  40. Ayuno intermitente
  41. ¿Está cambiando la definición de la enfermedad de Alzheimer?
  42. Depresión masculina: comprender los problemas
  43. Inhibidores de la monoaminooxidasa y alimentación: ¿es necesario restringir la tiramina?
  44. Marihuana y depresión
  45. Mayo Clinic Minute: 3 consejos para reducir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer
  46. El minuto de Mayo Clinic: El riesgo de la enfermedad de Alzheimer y el estilo de vida
  47. Mayo Clinic Minute: Cambios en la nueva definición de la enfermedad de Alzheimer
  48. Mayo Clinic Minute: Las mujeres y la enfermedad de Alzheimer
  49. Recetas de la dieta mediterránea
  50. Pérdida de memoria: cuándo se debe buscar ayuda
  51. Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  52. Resonancia magnética
  53. Remedios naturales para la depresión: ¿son eficaces?
  54. Crisis nerviosa: ¿qué significa?
  55. Nueva investigación sobre la enfermedad de Alzheimer
  56. Dolor y depresión: ¿existe alguna relación?
  57. Terapia con mascotas
  58. Fantosmia: ¿qué provoca las alucinaciones olfativas?
  59. Exploración por tomografía por emisión de positrones
  60. Atrofia cortical posterior
  61. Una mirada al interior del corazón con la resonancia magnética
  62. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)
  63. Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN)
  64. Compartir el diagnóstico de alzhéimer
  65. Anatomía del cerebro
  66. Síndrome vespertino: Desorientación en las últimas horas de la tarde
  67. Depresión resistente al tratamiento
  68. Antidepresivos tricíclicos y antidepresivos tetracíclicos
  69. Video: Un medicamento para el Alzheimer muestra una promesa temprana
  70. Resonancia magnética
  71. Vitamina B-12 y depresión
  72. La vitamina D: ¿puede prevenir la enfermedad de Alzheimer y la demencia?