Enfermedad de Alzheimer: los medicamentos ayudan a controlar los síntomas

La enfermedad de Alzheimer aún no tiene cura, pero existen dos tipos diferentes de medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas de la enfermedad.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La enfermedad de Alzheimer es un diagnóstico desalentador. Pero trabajar en estrecha colaboración con tu equipo de atención médica a fin de encontrar las mejores estrategias para controlar los síntomas puede ayudarte a enfrentarla y a vivir mejor.

Los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer ofrecen una estrategia para ayudar a controlar la pérdida de memoria, los problemas de pensamiento y razonamiento, y el funcionamiento diario. Desafortunadamente, los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer no funcionan para todas las personas y no pueden curar la enfermedad ni detener su progresión. Con el tiempo, dejan de tener efecto.

Se siguen llevando a cabo investigaciones sobre los medicamentos más efectivos para la enfermedad de Alzheimer. Pero incluso si los investigadores descubren mejores medicamentos, siempre será importante formar un equipo de atención médica que te ayude a explorar todas tus opciones de tratamiento. Esto puede consistir en tomar medicamentos, acudir a tu red de apoyo y acceder a los recursos y servicios de la comunidad.

El rol actual de los medicamentos para tratar la enfermedad de Alzheimer

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado dos tipos de medicamentos para tratar de manera específica los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

  • Inhibidores de la colinesterasa
  • Memantina

Estos medicamentos:

  • Trabajan sobre dos sistemas diferentes de mensajes químicos en el cerebro. Es por esto que algunas veces los médicos recetan ambos tipos al mismo tiempo. Sin embargo, es necesario seguir investigando para comprender cuán grande podría ser el beneficio de tomar ambos tipos de medicamentos a la vez. En el futuro, los medicamentos podrían tratar la enfermedad mediante otras estrategias.
  • Están aprobados para estadios específicos de la enfermedad de Alzheimer. Estos estadios —leve, moderado y grave— se basan en los puntajes de las pruebas de funcionamiento mental que evalúan la memoria, el conocimiento del tiempo y el lugar, y el pensamiento y razonamiento.

    Sin embargo, los médicos pueden recetar medicamentos contra el Alzheimer para estadios de la enfermedad que no sean aquellos para los cuales la FDA los ha aprobado. Esto sucede porque los estadios de la enfermedad de Alzheimer no son exactos, porque las respuestas individuales a los medicamentos pueden variar y porque las opciones de tratamiento actuales son reducidas.

    Si el médico te receta medicamentos como parte del plan de atención médica para tratar la enfermedad de Alzheimer, asegúrate de comprender los posibles riesgos y beneficios del medicamento para la situación en la que estás.

  • No están aprobados para el deterioro cognitivo moderado. Esta afección, que implica cambios sutiles en la memoria y el pensamiento, algunas veces puede ser una etapa de transición entre los cambios normales de memoria relacionados con la vejez y la enfermedad de Alzheimer. Muchas personas con deterioro cognitivo moderado tarde o temprano contraen la enfermedad de Alzheimer, pero no todas.

    Por lo general, se han demostrado beneficios poco duraderos en los ensayos clínicos que prueban si los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer previenen la progresión del deterioro cognitivo moderado hacia dicha enfermedad. Sin embargo, algunos médicos eligen probar los inhibidores de la colinesterasa para la etapa de deterioro cognitivo moderado.

Inhibidores de la colinesterasa

Una manera en la que la enfermedad de Alzheimer daña el cerebro es mediante la disminución de los niveles de acetilcolina, un mensajero químico que es importante para el estado de alerta, la memoria, el pensamiento y el razonamiento. Los inhibidores de la colinesterasa son un tipo de medicamento que aumenta la cantidad de acetilcolina disponible para las neuronas al evitar su descomposición en el cerebro.

Los inhibidores de la colinesterasa no pueden revertir la enfermedad de Alzheimer y no detienen la destrucción de fondo de las neuronas. Debido a que las células cerebrales en deterioro producen menos acetilcolina a medida que la enfermedad avanza, con el tiempo, estos medicamentos pierden eficacia.

Existen tres inhibidores de la colinesterasa aprobados por la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos). En estudios clínicos, todos los inhibidores de la colinesterasa, en promedio, actúan aproximadamente igual de bien. Pero en las personas, un inhibidor de la colinesterasa podría actuar mejor o provocar menos efectos secundarios que otro.

Los efectos secundarios frecuentes son, entre otros, náuseas, vómitos y diarrea. Iniciar el tratamiento con una dosis baja y aumentar progresivamente a una dosis más alta puede ayudar a reducir los efectos secundarios. Tomar estos medicamentos con alimentos también podría ayudar a reducir al mínimo los efectos secundarios.

Los inhibidores de la colinesterasa que frecuentemente se recetan son tres:

  • Donepezil (Aricept) es el único medicamento contra la enfermedad de Alzheimer aprobado para tratar todos los estadios de la enfermedad. Es una pastilla que se toma una vez al día. Generalmente se tolera bien; ocurren efectos secundarios en aproximadamente el 20 por ciento de las personas que lo toman.
  • Galantamina (Razadyne) está aprobada para tratar la enfermedad de Alzheimer leve a moderada. Se toma como pastilla o jarabe. Algunos ensayos demostraron que la galantamina aminoró el deterioro cognitivo en personas con enfermedad de Alzheimer. Esos beneficios duraron hasta 36 meses.
  • Rivastigmina (Exelon) está aprobada para tratar la enfermedad de Alzheimer leve a moderada. Se toma como pastilla o jarabe. También está disponible como parche cutáneo que libera el medicamento. La eficacia de la rivastigmina parece ser comparable con la del donepezil, aunque podría tener más efectos secundarios gastrointestinales.
July 11, 2014 See more In-depth