Grupos de apoyo: conoce gente, busca ayuda

Si tienes una enfermedad importante o estás pasando por un cambio de vida estresante, no tienes que afrontarlo solo. Un grupo de apoyo puede ayudarte. Descubre cómo elegir el adecuado.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los grupos de apoyo reúnen a personas que están pasando por dificultades similares, ya sea una enfermedad, problemas para relacionarse o cambios importantes en la vida. Los miembros de los grupos de apoyo suelen compartir experiencias y consejos. Solamente hablar con personas que se encuentran en la misma situación puede ayudar.

Si bien no todas las personas desean ni necesitan apoyo más allá del que reciben de la familia y de los amigos, es conveniente acudir a otras personas fuera de tu círculo más cercano. Un grupo de apoyo puede ayudarte a afrontar mejor las dificultades y a sentirte menos aislado porque te relacionas con otras personas con desafíos similares. Un grupo de apoyo no debería reemplazar la atención médica habitual, pero puede ser un recurso valioso para ayudarte a sobrellevar la situación.

Comprender los grupos de apoyo

Un grupo de apoyo es una reunión de personas que comparten una afección o un interés común. Por lo general, el grupo de apoyo se enfoca en una situación o una afección específica, como el cáncer mamario, la diabetes, la enfermedad cardíaca, la adicción o el cuidado a largo plazo.

Los grupos de apoyo no son iguales a las sesiones de terapia en grupo. La terapia en grupo es un tipo formal de tratamiento de salud mental que consiste en la reunión de varias personas con afecciones similares bajo la orientación de un proveedor de atención de la salud mental capacitado.

Los grupos de apoyo pueden estar formados por una persona común que padece la afección o por una persona interesada en dicha enfermedad, como un familiar. En algunos casos, los grupos de apoyo pueden estar formados por organizaciones sin fines de lucro, organizaciones de apoyo, clínicas de salud mental u otros tipos de organizaciones.

Además, los grupos de apoyo pueden tener una variedad de formatos, como grupos presenciales, por Internet o por teléfono. Pueden estar bajo el cargo de facilitadores profesionales, como personal de enfermería, un trabajador social o un psicólogo, o de miembros del grupo.

Algunos grupos son educativos y estructurados. Por ejemplo, el líder del grupo puede invitar a un médico, un psicólogo, a personal de enfermería o a un trabajador social para que hablen sobre un tema relacionado con las necesidades del grupo. Otros grupos de apoyo hacen hincapié en el apoyo emocional y las experiencias compartidas.

Beneficios de los grupos de apoyo

Sin importar el formato, en un grupo de apoyo, estarás con personas que enfrentan problemas similares a los tuyos. Los miembros de un grupo de apoyo, por lo general, comparten sus experiencias personales y se brindan contención emocional y apoyo moral. También pueden ofrecerte consejos y sugerencias prácticos para ayudarte a sobrellevar la situación.

Algunos beneficios de participar en un grupo de apoyo son los siguientes:

  • Sentirte menos solo, aislado o juzgado
  • Recuperar la sensación de empoderamiento y control
  • Mejorar tu capacidad de afrontar una situación difícil y adaptarte
  • Hablar de manera abierta y sincera acerca de tus sentimientos
  • Disminuir el sufrimiento, la depresión, la ansiedad o la fatiga
  • Comprender más claramente qué esperar de la situación que enfrentas
  • Obtener asesoramiento práctico o información acerca de las opciones de tratamiento
  • Comparar datos útiles sobre recursos disponibles, como médicos y otras opciones alternativas

Cómo buscar un grupo de apoyo

Para buscar un grupo de apoyo, haz lo siguiente:

  • Pídale ayuda al médico o a otro proveedor de atención médica. El médico, el personal de enfermería, el trabajador social, el consejero espiritual o el psicólogo pueden recomendarte un grupo de apoyo.
  • Busca en Internet. Hay grupos de apoyo en línea disponibles, como listas de correo electrónico, grupos informativos, salas de chat, blogs y redes sociales, como Facebook.
  • Comunícate con centros locales. Ponte en contacto con centros comunitarios, bibliotecas, iglesias, mezquitas, sinagogas o templos de tu zona y pregunta sobre grupos de apoyo.
  • Verifica las listas locales. Mira la guía telefónica o busca en el periódico listas de recursos de apoyo.
  • Pregúntales a las personas que conozcas que padecen tu afección. Pídele sugerencias de grupos de apoyo a otras personas que conozcas que tengan la misma enfermedad o atraviesen la misma situación de vida.
  • Ponte en contacto con organizaciones. Comunícate con organizaciones nacionales o estatales que se dediquen a tu enfermedad, afección o situación.

El grupo de apoyo que elijas, en el caso de que haya uno, dependerá, en gran medida, de lo que esté disponible en tu comunidad, si tienes acceso a una computadora o si puedes viajar.

Preguntas que debes hacer antes de unirte a un grupo de apoyo

Cada tipo de grupo de apoyo tiene sus propias ventajas y desventajas. Es posible que prefieras un grupo estructurado y moderado. O tal vez te sientas más cómodo en una reunión menos formal con un pequeño grupo de personas. Algunos prefieren los grupos de apoyo en línea.

Haz las siguientes preguntas antes de unirte a un grupo de apoyo nuevo:

  • ¿Está orientado a una afección específica?
  • ¿Es un lugar conveniente para asistir con regularidad?
  • ¿Cuáles son los horarios de la reunión?
  • ¿Hay un facilitador o moderador?
  • ¿El grupo cuenta con un experto en salud mental?
  • ¿Es confidencial?
  • ¿Tiene reglas básicas establecidas?
  • ¿Cómo es una reunión típica?
  • ¿Es gratuita? De lo contrario, ¿cuáles son los honorarios?
  • ¿Satisface tus necesidades culturales o éticas?

Planifica asistir a algunas reuniones del grupo de apoyo para saber si es la mejor opción para ti. Si el grupo de apoyo te hace sentir incómodo o no lo encuentras útil, prueba con otro. Recuerda que incluso un grupo de apoyo que te guste puede cambiar con el tiempo, ya que los participantes se van renovando. Evalúa periódicamente el grupo de apoyo para asegurarte de que siga satisfaciendo tus necesidades.

También ten en cuenta que tal vez te encuentres en una etapa de superación o aceptación diferente de la de los otros miembros del grupo de apoyo. Además, es posible que tengan una actitud distinta respecto de su situación. A pesar de que esa mezcla puede ofrecer experiencias enriquecedoras, también es posible que sea poco útil o hasta perjudicial. Por ejemplo, algunas personas del grupo pueden ser pesimistas sobre su futuro, mientras que tú buscas esperanza y optimismo. No sientas la obligación de seguir participando en el grupo si un conflicto o la dinámica grupal te molestan; busca otro grupo o solo deja de participar por un tiempo.

Señales de alerta de los grupos de apoyo

No todos los grupos de apoyo son buenos para ti. Algunos pueden estar impulsados por los intereses de algunos miembros. Presta atención a las señales de alerta que se indican a continuación, que pueden indicar problemas en los grupos de apoyo:

  • Promesas de una cura definitiva para tu enfermedad o afección
  • Reuniones que son predominantemente sesiones de quejas
  • El hecho de que un miembro o líder del grupo te inste a suspender un tratamiento médico
  • Honorarios elevados para asistir a las reuniones del grupo
  • Presión para comprar productos o servicios
  • Miembros conflictivos
  • Se juzgan tus decisiones y acciones

Ten especial cuidado al participar en grupos de apoyo en Internet:

  • Ten en cuenta que, a veces, los grupos de apoyo en Internet se utilizan para sacar provecho de las personas vulnerables.
  • Sé consciente de la posibilidad de que las personas no sean quienes dicen ser, o de que estén intentando promocionar un producto o un tratamiento.
  • Ten cuidado al revelar información personal, como tu nombre completo, dirección o número de teléfono.
  • Infórmate acerca de los términos de uso de los sitios y cómo se puede compartir tu información personal.
  • No dejes que el uso de Internet te aísle de tu red social en persona.

Cómo aprovechar al máximo un grupo de apoyo

Cuando te unes a un nuevo grupo de apoyo, puede que te ponga nervioso compartir asuntos personales con personas que no conoces. Por eso, al principio, puede resultarte beneficioso solo escuchar. Con el tiempo, aportar tus propias ideas y experiencias puede ayudarte a sacar más provecho de un grupo de apoyo.

Pero recuerda que los grupos de apoyo no reemplazan la atención médica regular. Cuéntale a tu médico que participas de un grupo de apoyo. Si piensas que un grupo de apoyo no es lo adecuado para ti, pero necesitas ayuda para sobrellevar tu afección o tu situación, habla con tu médico acerca del asesoramiento u otros tipos de terapia.

June 13, 2018 See more In-depth