Antidepresivos tricíclicos y antidepresivos tetracíclicos

Los antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos afectan las sustancias químicas del cerebro para aliviar los síntomas de la depresión. Averigua los posibles efectos secundarios y si alguno de estos antidepresivos podría ser una buena opción para ti.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos, también denominados «antidepresivos cíclicos», se encuentran entre los primeros antidepresivos en producirse. Son efectivos, pero, por lo general, se han reemplazado por antidepresivos que causan menos efectos secundarios. Sin embargo, los antidepresivos cíclicos son una buena opción para algunas personas. En ciertos casos, alivian la depresión cuando otros tratamientos han fracasado.

Los antidepresivos cíclicos están diseñados como tricíclicos o tetracíclicos, según la cantidad de anillos en su estructura química, tres (tri) o cuatro (tetra).

Cómo funcionan los antidepresivos cíclicos

Los antidepresivos cíclicos alivian la depresión al afectar a los mensajeros químicos (neurotransmisores) utilizados en la comunicación entre las células del cerebro. Al igual que sucede con la mayoría de los antidepresivos, los antidepresivos cíclicos funcionan al efectuar en última instancia cambios en la química y la comunicación cerebral en el circuito de neuronas del cerebro conocido por regular el estado de ánimo, para ayudar a aliviar la depresión.

Los antidepresivos cíclicos interrumpen la absorción (recaptación) de la serotonina y la norepinefrina, lo cual aumenta el nivel de estos dos neurotransmisores del cerebro. Los antidepresivos cíclicos también afectan a otros mensajeros químicos, lo cual puede provocar un número de efectos secundarios.

Antidepresivos cíclicos aprobados para tratar la depresión

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) aprobó estos antidepresivos cíclicos para tratar la depresión:

Antidepresivos tricíclicos:

  • Amitriptilina
  • Amoxapina
  • Desipramina (Norpramin)
  • Doxepina
  • Imipramina (Tofranil)
  • Nortriptilina (Pamelor)
  • Protriptilina (Vivactil)
  • Trimipramina (Surmontil)

La maprotilina, un antidepresivo tetracíclico, también tiene la aprobación de la FDA para tratar la depresión.

En ocasiones, los antidepresivos cíclicos se utilizan para tratar afecciones no relacionadas con la depresión, como los trastornos de ansiedad o el dolor relacionado con los nervios (neuropático).

Posibles efectos secundarios y precauciones

Debido a las diferentes formas en que funcionan los antidepresivos cíclicos, los efectos secundarios varían un poco según el medicamento. Algunos efectos secundarios podrían desaparecer después de un tiempo, mientras que otros podrían hacer que tú y tu médico intenten con otro medicamento diferente. Los efectos secundarios también dependen de la dosis; las dosis más elevadas a menudo provocan más efectos secundarios.

Algunos de los posibles efectos secundarios frecuentes comprenden:

  • Visión borrosa
  • Estreñimiento
  • Sequedad de la boca
  • Somnolencia
  • Disminución de la presión arterial cuando pasas de estar sentado a ponerte de pie, lo que puede provocar aturdimiento
  • Retención de orina

Otros efectos secundarios posibles son:

  • Mayor apetito que ocasiona un aumento de peso
  • Adelgazamiento
  • Sudoración excesiva
  • Temblores
  • Problemas sexuales, como dificultad para tener una erección, retraso del orgasmo o poco deseo sexual

En general:

  • La amitriptilina, la doxepina, la imipramina y la trimipramina son más propensas a causar sueño en comparación con otros antidepresivos tricíclicos. Tomar estos medicamentos a la hora de dormir podría ayudar.
  • La amitriptilina, la doxepina e la imipramina son más propensas a provocar aumento de peso en comparación con otros antidepresivos tricíclicos.
  • La nortriptilina y la desipramina parecen tener efectos secundarios mejor tolerados en comparación con otros antidepresivos tricíclicos.

El antidepresivo más adecuado para ti depende de diversos factores, como tus síntomas y cualquier otro trastorno de salud que puedas tener. Pregúntales al médico y al farmacéutico sobre los efectos secundarios posibles más frecuentes de tu antidepresivo específico y lee la guía del medicamento para el paciente que viene con la receta.

Problemas de seguridad

Algunos antidepresivos tricíclicos tienen más probabilidad de causar efectos secundarios que afectan la seguridad, como:

  • Desorientación o confusión, especialmente en personas mayores cuando la dosis es demasiada alta
  • Frecuencia cardíaca acelerada o irregular
  • Convulsiones más frecuentes en personas que tienen convulsiones

Otros temas para hablar con el médico antes de tomar un antidepresivo cíclico:

  • Los antidepresivos y el embarazo. Habla con tu médico sobre los riesgos y beneficios de tomar antidepresivos específicos. Algunos antidepresivos podrían hacerle daño al bebé si los tomas durante el embarazo o mientras estás amamantando. Si estás tomando un antidepresivo y estás pensando en quedar embarazada, habla con tu médico o profesional de salud mental sobre los posibles riesgos. No suspendas el medicamento sin antes comunicarte con tu médico, ya que hacerlo podría conllevar riesgos para ti.
  • Interacciones medicamentosas. Al tomar un antidepresivo, cuéntale al médico acerca de cualquier otro medicamento recetado o de venta libre, suplementos a base de hierbas u otros suplementos que estés tomando. Algunos antidepresivos pueden provocar reacciones peligrosas cuando se combinan con ciertos medicamentos o suplementos de hierbas.
  • Síndrome de la serotonina. En raras ocasiones, un antidepresivo puede provocar la acumulación de niveles altos de serotonina en el cuerpo. El síndrome de la serotonina casi siempre ocurre cuando se combinan dos medicamentos que aumentan el nivel de serotonina. Algunos de ellos pueden ser otros antidepresivos, ciertos analgésicos y el suplemento de hierbas llamado «hierba de San Juan». Los signos y síntomas del síndrome de la serotonina son ansiedad, agitación, sudoración, confusión, temblores, inquietud, falta de coordinación y frecuencia cardíaca rápida. Busca atención médica de inmediato si tienes cualquiera de estos signos y síntomas.
  • Seguridad y análisis de sangre. El médico puede recomendarte análisis de los niveles de sangre para determinar la dosis más efectiva. Algunos efectos secundarios y beneficios de los antidepresivos cíclicos dependen de la dosis. La sobredosis de antidepresivos cíclicos puede ser peligrosa.
  • Trastornos de salud crónicos. Los antidepresivos cíclicos pueden causar problemas en las personas con ciertos trastornos de salud. Por ejemplo, si tienes glaucoma, agrandamiento de la próstata, problemas cardíacos, diabetes, enfermedad hepática o antecedentes de convulsiones, habla con el médico para saber si un antidepresivo cíclico es una opción segura para ti.

Riesgo de suicidio y antidepresivos

La mayoría de los antidepresivos generalmente son seguros, pero la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos) exige que todos los antidepresivos lleven una advertencia que aparece en recuadro negro, que es la advertencia más estricta en materia de medicamentos recetados. En algunos casos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años podrían tener más pensamientos o comportamientos suicidas al tomar antidepresivos, especialmente durante las primeras semanas después de comenzar a tomarlos o cuando se modifica la dosis.

Se debe controlar atentamente a cualquier persona que toma un antidepresivo para detectar si la depresión empeora o si presenta algún comportamiento inusual. Si tú o alguien que conoces está tomando un antidepresivo y tiene pensamientos suicidas, comunícate con el médico de inmediato o busca ayuda de urgencia.

Recuerda que es más probable que los antidepresivos reduzcan el riesgo de suicidio a largo plazo, ya que mejoran el estado de ánimo.

Suspensión del tratamiento con antidepresivos cíclicos

Los antidepresivos cíclicos no se consideran adictivos. Sin embargo, suspender el tratamiento con antidepresivos de manera abrupta u omitir varias dosis podría provocar síntomas similares a los de la abstinencia. Los síntomas pueden variar según cómo funciona el medicamento. En ocasiones, esto se denomina «síndrome de interrupción». Trabaja con el médico para disminuir la dosis de forma gradual y segura.

Los síntomas similares a los de la abstinencia pueden ser:

  • Nerviosismo, irritabilidad o ansiedad
  • Náuseas
  • Sudoración
  • Síntomas similares a la influenza, como escalofríos y dolores musculares
  • Insomnio
  • Letargo
  • Dolor de cabeza

Encontrar el antidepresivo correcto

Las personas pueden presentar reacciones diferentes al mismo antidepresivo. Por ejemplo, un medicamento determinado puede darte mejores resultados, o no tan buenos, en comparación con otra persona. O podrías tener más efectos secundarios, o menos, al tomar un determinado antidepresivo que toma otra persona.

Los rasgos hereditarios pueden tener alguna influencia en la manera en que los antidepresivos te afectan. En algunos casos, cuando están disponibles, los resultados de unos análisis de sangre especiales pueden ofrecer indicios sobre cómo tu cuerpo puede responder a un antidepresivo específico. Sin embargo, hay otras variables, además de la genética, que pueden afectar tu respuesta al medicamento.

Al elegir un antidepresivo, el médico tiene en cuenta tus síntomas, cualquier problema de salud, otros medicamentos que tomas y lo que ha funcionado para ti anteriormente.

Generalmente, esto podría llevar varias semanas o más para que el antidepresivo sea completamente eficaz y para que los efectos secundarios se alivien. Es posible que tengas que probar varios antidepresivos hasta encontrar el correcto, pero no te desanimes. Con paciencia, junto a tu médico pueden buscar el medicamento que mejor te funcione.

June 28, 2016 See more In-depth