Antidepresivos: Recibe consejos para lidiar con los efectos secundarios

Escrito por personal de Mayo Clinic

Introducción

Los antidepresivos pueden causar efectos secundarios desagradables. Los síntomas como nerviosismo, dolor de cabeza y malestar estomacal son frecuentes al principio. Para muchas personas, estos mejoran unas semanas después de haber comenzado a tomar un antidepresivo. Sin embargo, en algunos casos los antidepresivos causan efectos secundarios que no desaparecen.

Habla con tu médico o profesional de salud mental acerca de cualquier efecto secundario que tengas. En raras ocasiones, los antidepresivos pueden causar efectos secundarios graves que deben tratarse de inmediato.

Si no toleras los efectos secundarios, tal vez te tiente dejar de tomar un antidepresivo o reducir la dosis por tu cuenta. No lo hagas. Tus síntomas pueden regresar, e interrumpir de repente tu antidepresivo puede causar síntomas similares a la abstinencia.

Náuseas

Las náuseas generalmente comienzan en el lapso de una semana luego de comenzar a tomar un antidepresivo. Pueden desaparecer luego de algunas semanas cuando tu organismo se adapte al medicamento.

Estrategias de afrontamiento

  • Toma el antidepresivo junto con algún alimento, a menos que se indique lo contrario.
  • Come porciones más pequeñas con mayor frecuencia.
  • Chupa caramelos duros sin azúcar.
  • Bebe mucho líquido, como agua fría o ginger ale que haya perdido el gas.
  • Prueba con un antiácido o subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismo, etc.).
  • Habla con tu médico acerca de cambiar la dosis o de una forma de liberación lenta del medicamento.

Mayor apetito, aumento de peso

Tal vez subas de peso por retención de líquidos o por la falta de actividad física, o bien porque tienes más apetito cuando los síntomas de la depresión disminuyen. Es posible que algunos antidepresivos te hagan subir de peso más que otros. Algunos ejemplos de antidepresivos que tienen menos probabilidades de generar aumento de peso son:

  • Bupropión (Wellbutrin)
  • Citalopram (Celexa)
  • Escitalopram (Lexapro)
  • Fluoxetina (Prozac)
  • Sertralina (Zoloft)
  • Venlafaxina (Effexor XR)

Estrategias de afrontamiento

  • Reduce la cantidad de dulces y bebidas azucaradas.
  • Selecciona alimentos nutritivos de bajas calorías, como frutas y verduras, y evita las grasas saturadas y trans.
  • Come porciones más pequeñas pero con mayor frecuencia y de manera lenta.
  • Lleva un diario de alimentación: realizar un seguimiento de lo que comes puede ayudarte a controlar tu peso.
  • Asesórate con un dietista matriculado.
  • Haz actividad física o ejercicios de forma regular la mayoría de los días de la semana.
  • Habla con tu médico acerca de cambiar de medicamentos; pero analiza las ventajas y desventajas.

Efectos secundarios sexuales

La mayoría de los antidepresivos causan efectos secundarios a nivel sexual que pueden durar todo el tratamiento. Algunos son un menor deseo sexual y dificultad para llegar al orgasmo. Algunos antidepresivos pueden causar dificultades para tener o mantener una erección (disfunción eréctil). Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina tienen más probabilidades de generar efectos secundarios a nivel sexual que otros antidepresivos.

Estrategias de afrontamiento

  • Considera un medicamento que requiera únicamente una dosis diaria y programa la actividad sexual antes de tomar la dosis.
  • Habla con tu médico acerca de cambiar el antidepresivo o agregar uno que pueda contrarrestar estos efectos, como el bupropión (Wellbutrin).
  • Habla con tu médico acerca de tomarte unas «vacaciones del medicamento»; es decir, dejar de tomar el medicamento durante un día o más todas las semanas para aliviar temporalmente los síntomas.
  • Si eres hombre, un medicamento como sildenafil (Viagra), vardenafil (Levitra, Staxyn) o tadalafil (Cialis) puede aliviar temporalmente los efectos sexuales secundarios. En el caso de las mujeres, en ocasiones se utiliza una crema con estrógenos.
  • Habla con tu pareja acerca de los efectos sexuales secundarios y de qué manera estos cambian tus necesidades. Ajustar tu rutina sexual puede resultar útil. Por ejemplo, es posible que antes del coito necesites dedicar más tiempo al juego previo.

Fatiga, somnolencia

La fatiga y la somnolencia son frecuentes, especialmente durante las primeras semanas del tratamiento con un antidepresivo.

Estrategias de afrontamiento

  • Toma una siesta breve durante el día.
  • Realiza algo de actividad física, como caminar.
  • Evita conducir vehículos u operar maquinaria peligrosa hasta que pase la fatiga.
  • Toma el antidepresivo una o dos horas antes de irte a dormir.
  • Habla con tu médico para saber si será de ayuda ajustar la dosis.

Insomnio

Es posible que tengas insomnio, ya que algunos antidepresivos te dan un impulso de energía. Por más bien que eso suene, también puede causar dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido (y es posible que estés cansado todo el día).

Estrategias de afrontamiento

  • Toma el antidepresivo por la mañana.
  • Evita las bebidas y los alimentos que tengan cafeína, en especial muy tarde durante el día.
  • Realiza actividad física o ejercicio de manera regular, pero finaliza varias horas antes de ir a dormir para que no interfieran en el sueño.
  • Habla con tu médico acerca de tomar un sedante al momento de ir a dormir.
  • Si el insomnio es un problema constante, pregúntale a tu médico si tomar una dosis baja de un antidepresivo sedante como trazodona o mirtazapina (Remeron) antes de ir a dormir podría ayudar.
Nov. 16, 2016 See more In-depth