Cómo se produce la adicción a los opioides

El uso del opioide, incluso a corto plazo, puede generar adicción y, muy a menudo, sobredosis. Descubre cómo el alivio del dolor a corto plazo ocasiona problemas que pueden poner en riesgo la vida.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cualquier persona que tome opioides corre el riesgo de manifestar una adicción. Tus antecedentes personales y el tiempo que hayas usado opioides influyen, pero es imposible predecir quién es vulnerable a una posible dependencia de estos medicamentos y al abuso de ellos. Estas drogas, legales o ilegales, robadas y compartidas, en la actualidad son responsables de la mayoría de las muertes por sobredosis en los EE. UU.

La adicción es una afección en la que algo que comenzó como placentero ahora se siente como algo con lo que no puedes vivir. Los médicos definen la adicción a las drogas como «el deseo irresistible de una droga, el uso fuera de control y compulsivo de esta, y el uso continuo de la droga a pesar de las consecuencias perjudiciales repetidas». Los opioides son altamente adictivos, en gran parte porque activan poderosos centros de recompensa del cerebro.

Los opioides ocasionan la liberación de endorfinas, los neurotransmisores del cerebro que provocan bienestar. Las endorfinas amortiguan tu percepción del dolor y aumentan los sentimientos de placer, lo que crea una sensación temporal pero poderosa de bienestar. Cuando se pasa el efecto de la dosis de un opioide, deseas que esa buena sensación vuelva lo antes posible. Este es el primer paso en el camino hacia una posible adicción.

Efectos a corto plazo frente a efectos a largo plazo

Cuando tomas opioides de manera reiterada a lo largo del tiempo, el cuerpo produce endorfinas en forma más lenta. La misma dosis de opioides deja de causar esa intensa sensación de bienestar. Esto se denomina «tolerancia». Una de las razones por las que es tan frecuente la adicción a los opioides es que las personas que presentan tolerancia pueden sentir la necesidad de aumentar la dosis para seguir sintiéndose bien.

En la actualidad, los médicos son sumamente conscientes de los riesgos de los opioides. Es por eso que suele ser difícil lograr que el médico te aumente la dosis, o incluso que te vuelva a hacer la receta. Entonces, algunas personas que usan opioides que creen que necesitan una dosis mayor recurren a los opioides o a la heroína que se comercializan ilegalmente. Algunos medicamentos que se obtienen ilegalmente, como el fentanilo (Actiq, Duragesic, Fentora), están mezclados con contaminantes o con opioides mucho más potentes. Debido a la potencia del fentanilo, esta combinación en particular se ha asociado con una cantidad considerable de fallecimientos de consumidores de heroína.

Si estás tomando opioides y has manifestado tolerancia a estos fármacos, pídele ayuda a tu médico. Hay otras opciones seguras que te pueden ayudar a hacer un cambio y a seguir sintiéndote bien. No suspendas los medicamentos opioides sin asistencia médica. Suspender estos medicamentos de manera abrupta puede provocar efectos secundarios graves, entre ellos, dolor más intenso que el que sentías antes de comenzar a tomar opioides. El médico puede ayudarte a disminuir la dosis de opioides de manera progresiva y segura.

Factores de riesgo de la adicción a los opioides

Los opioides son más adictivos cuando se los toma de forma diferente a la recetada, como romper la píldora para aspirarla o inyectársela. Esta práctica que puede poner en riesgo la vida es aún más peligrosa si la píldora es de acción prolongada. Administrarle al cuerpo rápidamente toda la medicina puede causar una sobredosis accidental. Tomar más medicamentos opioides que la dosis recetada, o con mayor frecuencia, también incrementa el riesgo de adicción.

El tiempo que hayas usado opioides recetados también influye. Los investigadores han descubierto que tomar medicamentos opioides por varios días consecutivos aumenta el riesgo de uso por tiempo prolongado, lo que incrementa el riesgo de adicción. Las probabilidades de que aún continúes tomando opioides a un año de haber comenzado un ciclo corto aumentan después de solo cinco días de haber comenzado a usarlos.

Algunos factores adicionales, como los genéticos, los psicológicos y los ambientales, influyen en la adicción, que puede darse rápidamente o después de muchos años de uso.

Algunos de los factores de riesgo conocidos del uso inapropiado de opioides y de la adicción a estos son los siguientes:

  • Pobreza
  • Desempleo
  • Antecedentes familiares de abuso de sustancias
  • Antecedentes personales de abuso de sustancias
  • Edad temprana
  • Antecedentes de actividades criminales o de problemas legales, como conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas
  • Contacto frecuente con personas o entornos con alto riesgo
  • Problemas con exempleadores, familiares y amigos (trastorno mental)
  • Conductas arriesgadas o de búsqueda de emociones
  • Consumo excesivo de tabaco
  • Antecedentes de depresión o de ansiedad grave
  • Situaciones de estrés
  • Tratamientos previos de rehabilitación por adicción a las drogas o al alcohol

Además, las mujeres tienen un conjunto único de factores de riesgo para la adicción de opioides. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer dolor crónico. En comparación con los hombres, es más probable que a las mujeres se les receten medicamentos opioides, que les indiquen dosis más altas y que usen los opioides durante períodos más prolongados. Las mujeres también podrían tener una tendencia biológica a volverse dependientes de los analgésicos recetados más rápido que los hombres.

Medidas para evitar la adicción a los opioides

Los opioides son más seguros cuando se usan durante tres días o menos para controlar el dolor agudo, como el dolor que se siente después de una cirugía o de una fractura ósea. Si necesitas tomar opioides para el dolor agudo, trabaja con tu médico para usar la menor dosis posible, durante el menor tiempo necesario, exactamente según lo recetado.

Si vives con dolor crónico, es probable que los opioides no sean seguros y eficaces como opción de tratamiento a largo plazo. Existen muchos otros tratamientos disponibles, entre ellos, analgésicos menos adictivos y terapias no farmacológicas. De ser posible, intenta seguir un plan de tratamiento que te permita disfrutar la vida sin opioides.

Ayuda a evitar la adicción en tu familia y en tu comunidad al resguardar los medicamentos opioides que usas y al eliminar los que no necesitas de manera adecuada. Comunícate con las autoridades locales de cumplimiento de la ley, el servicio de recolección de basura y reciclaje, o la Administración para el Control de Drogas para obtener información sobre los programas locales de recuperación de medicamentos. Si estos programas no están disponibles en tu zona, comunícate con tu farmacéutico para recibir orientación.

¿Cuál es el paso más importante para evitar la adicción a los opioides? Reconocer que nadie está a salvo y que todos estamos implicados a la hora de enfrentar el problema que estas drogas presentan para nuestros seres queridos y las comunidades.

Vivien Williams: La cara de la adicción está cambiando. Lo que alguna vez parecía relegado a almas desesperadas, ocultas en las sombras, ahora afecta a nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo. Cada vez más personas son adictas a los analgésicos opioides.

Mike Hooten, M. D. (Anestesiología, Mayo Clinic): Creo que en los últimos 20 años, las indicaciones y el contexto en los que se suministran los opioides han cambiado drásticamente.

Vivien Williams: El Dr. Michael Hooten, especialista en el manejo del dolor de Mayo Clinic señala lo positivo y lo negativo de estos medicamentos. Las personas pueden sentir alivio frente al dolor intenso, pero también pueden recibir recetas de opioides cuando hay alternativas menos adictivas como el ibuprofeno que podrían ser igualmente efectivas.

Mike Hooten, M. D.: Si son propensos a desarrollar una adicción, ya sea desde un punto de vista neurobiológico o conductual, de repente, estamos seleccionando a personas que pueden presentar problemas a largo plazo.

Vivien Williams: Y con la adicción, viene la posibilidad de una sobredosis accidental. Cada día mueren 78 personas por sobredosis de opioides en los Estados Unidos.

Vivien Williams: El Dr. Hooten señala que educar a las personas sobre los peligros relacionados con el uso indebido de los opioides puede ser una medida importante destinada a controlar esta crisis de salud pública. Soy Vivien Williams para la red de noticias de Mayo Clinic.

Vivien Williams: La adicción a los analgésicos opioides puede destruir vidas. El CDC informa que en el año 2014, 2 millones de estadounidenses consumieron analgésicos (como hidrocodona, oxicodona y metadona) de manera excesiva o tuvieron una farmacodependencia a estos.

Mike Hooten, M.D. (Anestesiología, Mayo Clinic): El primer paso más importante es reconocer que tienes un problema.

Vivien Williams: El Dr. Mike Hooten, especialista en manejo del dolor de Mayo Clinic, sostiene que el segundo paso es hablar con el médico que recetó el medicamento.

Michael Hooten, M.D.: El medicamento, consumido según las indicaciones médicas, se puede eliminar de manera gradual y, al mismo tiempo, se pueden iniciar otros tratamientos para el dolor si es necesario. Finalmente, necesitarás una derivación a un especialista de adicciones adecuado.

Vivien Williams: El Dr. Hooten sostiene que no es fácil dejar los opioides. Sin embargo, a diferencia de la abstinencia del alcohol, que puede poner en riesgo la vida, …

Michael Hooten, M.D.: la abstinencia aguda a los opioides no es un síndrome mortal. Puede ser de verdad muy incómodo pero no se asocia necesariamente con la muerte.

Vivien Williams: Cada día, mueren 78 personas a causa de sobredosis de opioides. Los expertos instan a aquellas personas con adicción a pedir ayuda. Puede salvarte la vida. Para la red de Noticias de Mayo Clinic, soy Vivien Williams.

June 13, 2018 See more In-depth

Ver también

  1. Control de la hipertensión sin medicamentos
  2. Alcohol: ¿afecta la presión arterial?
  3. Alfabloqueantes
  4. Ambien: ¿debería preocuparme por la dependencia?
  5. Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina
  6. Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II
  7. Abstinencia de los antidepresivos: ¿existe algo así?
  8. Antidepresivos y alcohol: ¿Cuál es el problema?
  9. Los antidepresivos y el aumento de peso: ¿cuál es su causa?
  10. Antidepresivos: ¿pueden dejar de funcionar?
  11. Antidepresivos para niños y adolescentes
  12. Antidepresivos: Efectos secundarios
  13. Antidepresivos: Elección del adecuado para ti
  14. Antidepresivos: ¿cuáles causan la menor cantidad de efectos secundarios sexuales?
  15. Ansiedad: ¿es una causa de presión arterial alta?
  16. Antidepresivos atípicos
  17. Desfibriladores externos automáticos: ¿Necesitas un desfibrilador externo automático?
  18. Rutinas a la hora de acostarse: No solo para los bebés
  19. Betabloqueantes
  20. Los betabloqueantes: ¿causan aumento de peso?
  21. Betabloqueantes: ¿cómo afectan el ejercicio?
  22. Trastorno bipolar
  23. Trastorno bipolar y alcoholismo: ¿están relacionados?
  24. Trastorno bipolar en niños
  25. Medicamentos para el trastorno bipolar y aumento de peso
  26. Tratamiento para el trastorno bipolar: Trastorno bipolar I en comparación con el trastorno bipolar II.
  27. Presión arterial: ¿puede ser más alta en alguno de los brazos?
  28. Expediente médico para la presión
  29. Brazalete para tomar la presión arterial: ¿el tamaño importa?
  30. Presión arterial: ¿tiene un patrón diario?
  31. La presión arterial: ¿se ve afectada por el clima frío?
  32. Medicación para controlar la presión arterial: ¿Es necesaria aun si bajo de peso?
  33. Medicamentos para la presión arterial: ¿pueden elevar mis triglicéridos?
  34. Lecturas de presión arterial: ¿Por qué son más altas en casa?
  35. Consejo sobre la presión arterial: obtenga más potasio
  36. Consejo para la presión arterial: levántate del sofá
  37. Consejo sobre la presión arterial: conoce los límites de alcohol
  38. Consejo para la presión arterial: no te estreses más
  39. Consejo para la presión arterial: controla la cafeína
  40. Consejo para la presión arterial: controla tu peso
  41. Exámenes para la detección de enfermedades cardíacas genéticas en recién nacidos y atletas
  42. Cafeína y depresión: ¿existe alguna relación?
  43. Cafeína e hipertensión
  44. Bloqueadores de los canales de calcio
  45. Suplementos de calcio: ¿interfieren con los fármacos para la presión arterial?
  46. ¿Los alimentos con cereales integrales reducen la presión arterial?
  47. ¿No puedes dormir? Prueba a hacer ejercicio durante el día
  48. Agentes de acción central
  49. Elegir medicamentos correctos para la presión arterial
  50. Depresión clínica: ¿Qué significa?
  51. ¿Café después de cenar? Que sea sin cafeína
  52. Depresión y ansiedad: ¿puedo tener ambas?
  53. Depresión, ansiedad y ejercicio
  54. Depresión: el diagnóstico es clave
  55. Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha de género
  56. Depresión (trastorno depresivo mayor)
  57. Depresión: proporcionar apoyo y aliento
  58. Depresión: apoyar a un familiar o amigo
  59. Eliminación de analgésicos sin usar
  60. Diuréticos
  61. Diuréticos: ¿Una causa de la disminución del nivel de potasio?
  62. ¿Conoces tu presión arterial?
  63. Presión arterial alta y ejercicio
  64. Aceite de pescado y depresión
  65. Los alimentos y el sueño
  66. Tensiómetros gratuitos: ¿son exactos?
  67. Control de la presión arterial en el hogar
  68. Arritmias cardíacas
  69. Presión arterial alta (hipertensión)
  70. Presión arterial alta y remedios para el resfriado: ¿cuáles son seguros?
  71. La presión arterial alta y la vida sexual
  72. Presión arterial alta: ¿cómo prevenirla?
  73. Peligros sobre la hipertensión
  74. Cómo saber si un ser querido abusa de los opioides
  75. Cómo usar los opioides de manera segura
  76. Crisis hipertensiva: ¿cuáles son los síntomas?
  77. Insomnio
  78. Insomnio: ¿Cómo hago para permanecer dormido?
  79. Tratamiento del insomnio: terapia cognitiva conductual en vez de pastillas para dormir
  80. Abordajes integrativos para el tratamiento del dolor
  81. Intervención: Ayuda a un ser querido a superar una adicción
  82. Hipertensión sistólica aislada: ¿un problema de salud?
  83. Depresión y alimentación
  84. Kratom: inseguro e ineficaz
  85. Kratom para la suspensión de opioides
  86. Falta de sueño: ¿puede enfermarte?
  87. L-arginina: ¿disminuye la presión arterial?
  88. Efectos secundarios de Lexapro: ¿es frecuente el dolor de mamas con la palpación?
  89. Estrategias de estilo de vida para controlar el dolor
  90. Presión arterial baja (hipotensión)
  91. Depresión masculina: comprender los problemas
  92. Inhibidores de la monoaminooxidasa y alimentación: ¿es necesario restringir la tiramina?
  93. Marihuana y depresión
  94. Medicamentos y suplementos que pueden subir tu presión arterial
  95. Menopausia y presión arterial alta: ¿qué relación existe entre ambos?
  96. Salud mental: cómo superar el estigma de las enfermedades mentales
  97. Proveedores de atención de la salud mental: consejos para encontrar uno
  98. Enfermedad mental
  99. Depresión leve: ¿responde a los antidepresivos?
  100. Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  101. Remedios naturales para la depresión: ¿son eficaces?
  102. Crisis nerviosa: ¿qué significa?
  103. ¿No estás cansado? No te vayas a la cama
  104. Consumo de opioides durante el embarazo
  105. Los opioides y otros fármacos: a qué debes prestar atención
  106. Dolor y depresión: ¿existe alguna relación?
  107. Pain Medication Safety
  108. Abuso de drogas recetadas
  109. Pastillas para dormir de venta con receta: ¿Qué es lo correcto para ti?
  110. Presión diferencial: ¿un indicador de la salud del corazón?
  111. Trastorno reactivo de la vinculación
  112. Uso recreativo de medicamentos para el tratamiento de la disfunción eréctil
  113. Resperate: ¿Puede ayudar a bajar la presión arterial?
  114. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)
  115. Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN)
  116. Pasa de la bebida para dormir mejor
  117. Privación del sueño: ¿Es una causa de presión arterial alta?
  118. El estrés y la presión arterial alta
  119. Reducción gradual del uso de opioides: cuándo y cómo hacerlo
  120. Depresión en adolescentes
  121. Abuso de drogas en la adolescencia
  122. Nutrición y dolor
  123. Rehabilitación del dolor
  124. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  125. Tratamiento del dolor: ¿cuándo un opioide es la opción correcta?
  126. Depresión resistente al tratamiento
  127. Antidepresivos tricíclicos y antidepresivos tetracíclicos
  128. Pérdida de peso sin causa aparente
  129. La valeriana: ¿es un somnífero natural seguro y eficaz?
  130. Vasodilatador
  131. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro manual
  132. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro automático
  133. ¿Qué es la presión arterial?
  134. Vitamina B-12 y depresión
  135. Levantar pesas: ¿Es malo para la presión arterial?
  136. ¿Qué son los opioides y por qué son peligrosos?
  137. ¿Qué riesgo de presión arterial alta tienes?
  138. Hipertensión de consultorio
  139. Monitores de muñeca para la presión arterial: ¿son exactos?