Descripción general

La estimulación del nervio vago es un procedimiento que consiste en implantar un dispositivo que estimula el nervio vago con impulsos eléctricos.

Hay un nervio vago de cada lado del cuerpo, que va desde el tronco cerebral, atraviesa el cuello y se dirige al tórax y al abdomen.

La estimulación del nervio vago se utiliza con mucha frecuencia para tratar la epilepsia cuando ya fracasaron otros tratamientos. La estimulación del nervio vago también es un tratamiento para la depresión difícil de tratar que no respondió a los tratamientos típicos.

En la actualidad los investigadores estudian la estimulación del nervio vago como un posible tratamiento para diferentes trastornos, incluida la esclerosis múltiple, el dolor de cabeza, el dolor y la enfermedad de Alzheimer.

En la estimulación convencional del nervio vago, durante una cirugía se implanta un dispositivo debajo de la piel del tórax, se coloca un cable debajo de la piel que conecta el dispositivo con el nervio vago izquierdo. El nervio vago derecho no se utiliza porque tiene fibras nerviosas destinadas al corazón.

Cuando se activa, el dispositivo envía señales eléctricas (a través del nervio vago) al tronco cerebral, y este envía señales a ciertas áreas del cerebro.

Actualmente, en Europa se aprobó el uso de dispositivos no invasivos para la estimulación del nervio vago, que no requieren un implante quirúrgico. Con ellos se puede tratar la epilepsia, la depresión y el dolor, aunque todavía su utilización no fue aprobada en los Estados Unidos.

También se está estudiando un dispositivo implantable que estimula el nervio vago derecho para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

Por qué se realiza

Del 30 al 40 por ciento de las personas que padecen epilepsia no responden totalmente a los medicamentos anticonvulsivos. La estimulación del nervio vago puede ser una opción para reducir la frecuencia de las convulsiones en personas que no han logrado controlar la afección con medicamentos.

La estimulación del nervio vago también puede ser útil para las personas que no respondieron a los tratamientos intensivos para la depresión, como medicamentos antidepresivos, asesoramiento psicológico (psicoterapia) y terapia electroconvulsiva.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) aprobó la estimulación del nervio vago para las personas que:

  • Tienen 12 años de edad o más
  • Padecen epilepsia focal (parcial)
  • Tienen convulsiones que no se pueden controlar bien con medicamentos

Además, la FDA aprobó la estimulación del nervio vago para el tratamiento de la depresión en adultos que:

  • Padecen depresión crónica y difícil de tratar (depresión resistente al tratamiento)
  • No mejoraron después de probar con cuatro o más medicamentos, con terapia electroconvulsiva o con ambos
  • Continúan con los tratamientos estándares para la depresión, junto con la estimulación del nervio vago

Riesgos

Para la mayoría de las personas, la estimulación del nervio vago es segura. Sin embargo presenta algunos riesgos, tanto en la cirugía para implantar el dispositivo como en la estimulación cerebral.

Riesgos de la cirugía

Las complicaciones quirúrgicas con estimulación del nervio vago son poco frecuentes y similares a los peligros de tener otros tipos de cirugías. Algunos de ellos son:

  • Dolor donde se hace el corte (incisión) para implantar el dispositivo
  • Infección
  • Cicatrización de la incisión
  • Dificultad al tragar
  • La parálisis de las cuerdas vocales, que es generalmente temporal, pero puede ser permanente

Efectos secundarios después de la cirugía

Algunos efectos secundarios y problemas de salud asociados con la estimulación del nervio vago pueden incluir:

  • Cambios en la voz
  • Ronquera
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el pecho
  • Problemas respiratorios, especialmente al hacer ejercicio
  • Dificultad al tragar
  • Dolor abdominal o náuseas
  • Hormigueo o cosquilleo en la piel
  • Insomnio
  • Disminución de la frecuencia cardíaca (bradicardia)

Para la mayoría de las personas, los efectos secundarios resultan tolerables. Pueden disminuir con el tiempo, pero algunos efectos secundarios resultan molestos mientras utilizas la estimulación del nervio vago.

Ajustar los impulsos eléctricos puede ayudar a minimizar estos efectos. Si los efectos secundarios son intolerables, el dispositivo puede apagarse de manera temporal o permanente.

Cómo te preparas

Es importante considerar atentamente las ventajas y las desventajas de la estimulación del nervio vago antes de decidir someterte al procedimiento.

Asegúrate de conocer todas las otras opciones de tratamiento y de que tanto tú como tu médico sientan que la estimulación del nervio vago es la mejor opción para ti. Pregúntale a tu médico qué debes esperar exactamente durante la cirugía y después de que el generador de impulsos esté colocado.

Alimentos y medicamentos

Tal vez debas suspender determinados medicamentos con anticipación, y es posible que el médico te pida que no comas la noche anterior al procedimiento.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes de la cirugía, el médico te hará un examen físico. Es posible que necesites hacerte análisis de sangre u otros análisis para asegurarte de que no tengas ningún problema de salud que pudiera ocasionar inconvenientes.

El médico te pedirá que comiences a tomar antibióticos antes de la cirugía para prevenir infecciones.

Durante el procedimiento

La cirugía para implantar el dispositivo de estimulación del nervio vago se realiza de forma ambulatoria (te vas a casa el mismo día) o con hospitalización (pasas la noche en el hospital).

La cirugía generalmente dura entre una y dos horas. Es posible que permanezcas despierto, pero el área de la cirugía será insensibilizada con medicación (anestesia local) o tal vez estés inconsciente durante la cirugía (anestesia general).

Esta cirugía no afecta al cerebro. Se realizan dos pequeñas incisiones, una en el pecho y la otra en el lado izquierdo del cuello.

El generador de impulsos se implanta en el lado izquierdo superior del pecho. El dispositivo está diseñado para ser un implante permanente, pero puede quitarse si es necesario.

El generador de impulsos tiene un tamaño similar al de un cronómetro y funciona con baterías. El generador de impulsos está conectado a un cable conductor. Este cable se guía debajo de la piel desde el pecho hasta el cuello, donde se une al nervio vago izquierdo a través de la segunda incisión.

Transcript

Se llama estimulación del nervio vago. Los cirujanos implantan un aparato cerca de la clavícula, y pasan un cable al nervio vago. Al encenderse, el aparato estimula este nervio para que envíe señales al cerebro. Esto aumenta la actividad en las áreas que controlan el estado de ánimo.

Después del procedimiento

El generador de pulsos se enciende durante la visita en el consultorio del médico, unas semanas después de la cirugía. Después se puede programar para que envíe impulsos eléctricos al nervio vago de diferentes duraciones, frecuencias y corrientes.

La estimulación del nervio vago suele comenzar con un nivel bajo y se aumenta en forma gradual, según los síntomas y los efectos secundarios.

La estimulación se programa para que se encienda y apague en ciclos específicos. Podrás tener sensaciones de cosquilleo o un dolor leve en el cuello, cuando la estimulación del nervio está encendida.

Por lo general, las estimulaciones se programan para que ocurran cada uno a tres minutos. La programación se realiza en el consultorio del médico mediante un dispositivo de programación manual.

El estimulador no detecta la actividad convulsiva ni los síntomas de depresión. Cuando se enciende, el estimulador se prende y apaga según los intervalos seleccionados por el médico.

Te entregarán un imán de mano para que tú mismo puedas iniciar una estimulación si tú u otras personas notan el comienzo de una convulsión.

El imán también se puede utilizar para apagar temporalmente la estimulación del nervio vago, esto es necesario cuando realizas ciertas actividades como un discurso público, cantar o hacer ejercicio, o cuando estás comiendo si tienes dificultad para tragar.

Debes visitar al médico en forma periódica para asegurarte de que el generador de pulsos funcione correctamente y que no se movió de posición. La mayoría de las personas visita al médico una o dos veces al año por este motivo.

También deberías comunicarte con el médico antes de realizar algún estudio médico, como imágenes por resonancia magnética (RM), que podría interferir con el dispositivo o antes de implantarte otro dispositivo médico.

Resultados

La estimulación del nervio vago no es una cura para la epilepsia. La mayoría de las personas con epilepsia no dejará de tener convulsiones ni de tomar medicamentos contra la epilepsia después del procedimiento.

Sin embargo, muchos tendrán menos convulsiones (hasta entre un 20 y un 50 por ciento menos). La intensidad de las convulsiones también podrá disminuir.

Pueden pasar hasta 18 meses después de la estimulación del nervio vago antes de que adviertas alguna reducción considerable en las convulsiones. La estimulación del nervio vago también podrá acortar el tiempo de recuperación después de una convulsión.

Las personas que se han sometido a la estimulación del nervio vago para tratar la epilepsia también podrán experimentar mejoras en el estado de ánimo y la calidad de vida.

Las investigaciones aún no son definitivas en cuanto a los beneficios de la estimulación del nervio vago para tratar la depresión.

Algunos estudios sugieren que los beneficios de la estimulación del nervio vago para la depresión se acumulan con el tiempo y que puede tomar varios meses de tratamiento antes de que adviertas alguna mejora en los síntomas de la depresión.

Asimismo, la estimulación del nervio vago no funciona para todos y, generalmente, no implica el reemplazo de los tratamientos tradicionales.

Asimismo, algunas compañías de seguro médico pueden no pagar este procedimiento.

Los estudios de la estimulación del nervio vago como tratamiento para trastornos como la enfermedad de Alzheimer, la migraña y la esclerosis múltiple han sido demasiado pequeños como para sacar conclusiones definitivas sobre cuán bien puede funcionar para esos problemas. Se necesita más investigación.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

March 21, 2018
References
  1. Beekwilder JP, et al. Overview of the clinical applications of vagus nerve stimulation. Journal of Clinical Neurophysiology. 2010;27:130.
  2. Morris, GL, et al. Evidence-based guideline update: Vagus nerve stimulation for the treatment of epilepsy: Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology. 2013; 81:1453. http://www.neurology.org/content/81/16/1453.short.
  3. Chengyuan Wu, et al. Neurostimulation for the treatment of epilepsy: A review of current surgical interventions. Neuromodulation. 2013;16:10.
  4. VNS therapy system — P970003s050. U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/DeviceApprovalsandClearances/Recently-ApprovedDevices/ucm078532.htm. Accessed Nov. 3, 2015.
  5. Vagus nerve stimulation. American Association of Neurosurgeons. http://www.aans.org/Patient%20Information/Conditions%20and%20Treatments/Vagus%20Nerve%20Stimulation.aspx. Accessed Sept. 3, 2015.
  6. Martin JLR, et al. Systematic review and meta-analysis of vagus nerve stimulation in the treatment of depression: Variable results based on study designs. European Psychiatry. 2012;27:147.
  7. Britton JW (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 3, 2015.
  8. Seizures and epilepsy: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/epilepsy/detail_epilepsy.htm. Accessed Sept. 25, 2014.
  9. Karceski, S., et al. Vagus nerve stimulation for the treatment of epilepsy. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 3, 2015.
  10. Holtzheimer, PE, et al. Unipolar depression in adults: Treatment with surgical approaches. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 3, 2015.
  11. Yuan, H, et al. Vagus nerve and vagus nerve stimulation, a comprehensive review: Part II. Headache. In press. Accessed Nov. 3, 2015.

Estimulación del nervio vago