Cómo saber si un ser querido abusa de los opioides

Los signos del abuso de opioides pueden ser difíciles de detectar claramente, en especial, en un ser querido.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cómo saber si un ser querido abusa de los opioides

¿Algún ser querido está abusando de medicamentos opioides? Podría ser difícil de detectar, en especial, en las primeras etapas de la adicción. Quizás hayas notado cambios en el estado de ánimo o en el comportamiento de tu ser querido que no se explican. O tal vez tu intuición te dice que algo no está bien. Incluso aunque no puedas saberlo con certeza, es importante que prestes atención a tus inquietudes. Si tus instintos están en lo cierto, no quedarte callado puede salvarle la vida a un ser querido.

Pregúntate cuál es el riesgo personal de tu ser querido de padecer una adicción y considera los cambios que puedas haber notado. Si tus respuestas indican una posible adicción, consulta al médico de tu ser querido, ya que será un aliado fundamental si decides que es hora de actuar.

¿Hay posibilidades de que mi ser querido sea adicto?

Las personas que toman medicamentos potencialmente adictivos según lo recetado rara vez abusan de ellos o se vuelven adictos. Pero si no los toman según lo indicado o si los toman durante un período prolongado, los riesgos de uso inapropiado y de adicción aumentan. Los estudios sugieren que hasta un tercio de las personas que usan opioides para dolores crónicos lo hacen de manera indebida y que, con el tiempo, más del 10 por ciento se vuelve adicto.

Tu ser querido también corre mayor riesgo de volverse adicto si obtiene los opioides sin una receta. Y el utilizar opioides de manera ilegal aumenta el riesgo de muerte por causas relacionadas con la droga. Los medicamentos que se venden ilegalmente, como el fentanilo (Actiq, Duragesic, Fentora), podrían estar mezclados con contaminantes que pueden poner en riesgo la vida o con opioides mucho más potentes. Y las personas que utilizan opioides ilegalmente luego suelen reemplazarlos por heroína, que es más económica y tiene efectos similares.

Algunos factores aumentan el riesgo de adicción a los opioides de una persona aún antes de que esta comience a utilizarlos, ya sea de manera legal o de otro modo. Tu ser querido corre mayor riesgo de volverse adicto a los opioides en caso de que:

  • Sea joven, sobre todo si está en la adolescencia o si tiene poco más de 20 años
  • Afronte situaciones de estrés, como estar desempleado o vivir por debajo de la línea de pobreza
  • Tenga antecedentes personales o familiares de abuso de sustancias
  • Tenga antecedentes de problemas en el trabajo, con los familiares y con los amigos
  • Haya tenido problemas legales en el pasado, entre ellos, conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas
  • Esté en contacto frecuente con personas o entornos con alto riesgo donde se utilizan drogas
  • Haya sufrido depresión o ansiedad grave
  • Tienda a manifestar conductas arriesgadas o de búsqueda de emociones
  • Consuma tabaco en exceso

Algunos factores adicionales, como los genéticos, los psicológicos y los ambientales, influyen en la adicción, que puede darse rápidamente o después de muchos años de uso. Cualquier persona que tome opioides corre riesgo de volverse adicta, sin importar la edad, el estatus social o el origen étnico.

¿Qué cambios has notado?

Las personas adictas a los opioides pueden conservar sus trabajos y otras responsabilidades, y mantener la apariencia de estabilidad en el trabajo y en el hogar. Sin embargo, con el tiempo, la adicción podría causar problemas graves en todos los sentidos. Cuando una persona es adicta a un medicamento, seguirá consumiéndolo incluso aunque este haga que su vida empeore.

Estos son algunos de los signos frecuentes de la adicción a los opioides:

  • Tomar regularmente un opioide de una manera no indicada por el médico que lo recetó, incluidos tomar más de la dosis recetada o tomar el medicamento por la forma en que hace sentir a la persona
  • Tomar opioides «por las dudas», incluso cuando no se siente dolor
  • Experimentar cambios de ánimo, como cambios excesivos de entusiasmo a agresividad
  • Experimentar cambios en los hábitos de sueño
  • Pedirles prestados medicamentos a otras personas o «extraviar» medicamentos para conseguir más recetas
  • Solicitarles las mismas recetas médicas a varios médicos para tener un suministro «de respaldo»
  • Tomar decisiones sin criterio, incluso ponerte en peligro a ti o a los demás

Si un ser querido es adicto a los opioides, también es probable que tú experimentes cambios en tu forma de pensar y de comportarte. Es posible que te ocurra lo siguiente:

  • Preocuparte por el consumo de medicamentos de tu ser querido, lo que abarca desde ansiedad constante hasta terror a que tu ser querido muera
  • Mentir o poner excusas sobre la conducta de tu ser querido
  • Alejarte de tu ser querido para evitar los cambios de humor y las confrontaciones
  • Pensar en llamar a la policía cuando tu ser querido consume fármacos o usa medios ilegales para obtenerlos, o sentir la necesidad de hacerlo

Es frecuente, y totalmente humano, evitar abordar tus inquietudes por miedo a que tu relación o tu familia se desmoronen. Tal vez te convenzas de que sabrías si fuese tiempo de tomar medidas en caso de que la adicción de tu ser querido fuera verdaderamente grave. Incluso los médicos pueden pasar por alto los signos frecuentes del abuso de opioides, ya que evalúan a las personas que tratan a través de la «lente del conocimiento», en lugar de hacer una evaluación objetiva de los problemas relacionados con los opioides.

Algunos expertos en adicciones actualmente recomiendan que los médicos entrevisten a los miembros de la familia como parte de la atención de seguimiento de una persona que toma opioides. Pero no esperes a que te consulten antes de expresar tus inquietudes. Una persona adicta a los opioides, o a cualquier otra sustancia, tiene más probabilidades de recuperarse si su familia se niega a ignorar o a tolerar el problema. Si crees que tu ser querido puede ser adicto a los opioides, habla con su médico de inmediato. Juntos pueden determinar cuáles son los próximos pasos a seguir.

June 13, 2018 See more In-depth