Descripción general

Una conmoción es una lesión cerebral traumática que altera el funcionamiento del cerebro. Por lo general, los efectos son temporales, pero pueden consistir en dolores de cabeza y problemas de concentración, memoria, equilibrio y coordinación.

Las conmociones generalmente se deben a un golpe en la cabeza. Sacudir de forma violenta la cabeza y la parte superior del cuerpo también puede causar conmociones.

Algunas conmociones provocan la pérdida de conocimiento, pero, en la mayoría de los casos, eso no sucede. Es posible tener una conmoción y no darse cuenta

Las conmociones son especialmente frecuentes si practicas deportes de contacto, como fútbol americano. La mayoría de las personas suelen recuperarse por completo después de una conmoción cerebral.

Atención de conmociones en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas de una conmoción pueden ser sutiles y no manifestarse inmediatamente. Los síntomas pueden durar días, semanas o incluso más tiempo.

Los síntomas frecuentes después de una lesión cerebral traumática con conmoción son dolor de cabeza, pérdida de la memoria (amnesia) y confusión. Por lo general, la amnesia implica el olvido del suceso que causó la conmoción.

Algunos signos y síntomas de conmoción cerebral son:

  • Dolor de cabeza o sensación de presión en la cabeza
  • Pérdida del conocimiento temporal
  • Confusión o falta de atención
  • Amnesia con relación al suceso traumático
  • Mareos o «ver las estrellas»
  • Zumbido en los oídos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Balbuceo
  • Respuesta tardía a las preguntas
  • Parecer aturdido
  • Fatiga

Algunos de los síntomas de las conmociones pueden presentarse inmediatamente. Otros pueden aparecer horas o días después de la lesión, por ejemplo:

  • Problemas de concentración y de memoria
  • Irritabilidad y otros cambios de personalidad
  • Sensibilidad a la luz y al ruido
  • Alteraciones del sueño
  • Problemas de adaptación psicológica y depresión
  • Trastornos de los sentidos del gusto y el olfato

Síntomas en los niños

El traumatismo craneal es muy frecuente en niños pequeños. Pero es posible que las conmociones sean difíciles de reconocer en bebés y niños pequeños, ya que no pueden describir cómo se sienten. Los indicios de una conmoción pueden ser:

  • Parecer aturdido
  • Falta de energía y cansancio rápido
  • Irritabilidad y mal humor
  • Pérdida del equilibrio y andar inestable
  • Llanto excesivo
  • Cambios en la alimentación y en los horarios de sueño
  • Falta de interés en los juguetes favoritos

Cuándo consultar al médico

Consulta con un médico en un plazo de 1 a 2 días si:

  • Tú o tu hijo sufren una lesión en la cabeza, incluso si no se requiere atención de urgencia

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda que llames al médico de tu hijo si presenta algo más que un pequeño chichón en la cabeza.

Si tu hijo no presenta signos de una lesión grave en la cabeza, permanece alerta, se mueve con normalidad y te responde, es probable que la lesión sea leve y, en general, no se necesita ningún análisis adicional en estos casos.

En este caso, si tu hijo desea dormir una siesta, puedes dejar que lo haga. Si más tarde aparecen signos preocupantes, busca atención de urgencia.

Busca atención de urgencia para un adulto o niño que haya tenido una lesión en la cabeza y síntomas como los siguientes:

  • Vómitos reiterados
  • Pérdida del conocimiento que dura más de 30 segundos
  • Dolor de cabeza que empeora con el tiempo
  • Cambios en su conducta, como irritabilidad
  • Cambios en la coordinación física, como tropiezos o movimientos torpes
  • Confusión o desorientación, como dificultad para reconocer personas o lugares
  • Balbuceo u otros cambios en el habla

Otros síntomas son:

  • Convulsiones
  • Alteraciones oculares o de la vista, como pupilas más grandes que lo normal (pupilas dilatadas) o de distinto tamaño
  • Mareos duraderos o recurrentes
  • Dificultad evidente con la función mental o la coordinación física
  • Síntomas que empeoran con el tiempo
  • Protuberancias grandes en la cabeza o hematomas en áreas que no sean la frente en los niños, especialmente en bebés menores de 12 meses de edad

Atletas

Nunca vuelvas a practicar deportes o a realizar actividades intensas mientras tengas signos o síntomas de una conmoción.

Los atletas con sospecha de conmoción no deben volver a practicar deporte hasta que se hayan sometido a un examen médico por parte de un profesional de salud capacitado en la evaluación y tratamiento de conmociones.

Los niños y adolescentes deberían ser evaluados por un profesional de salud capacitado en la evaluación y el tratamiento de conmociones cerebrales en niños.

Los atletas adultos, niños y adolescentes con una conmoción no deben volver a practicar un deporte el mismo día en que se produce la lesión.

Causas

El cerebro tiene una consistencia similar a la de la gelatina. Está protegido por el líquido cefalorraquídeo, que está dentro del cráneo y amortigua los golpes e impactos cotidianos.

Un golpe violento en la cabeza, el cuello o la parte superior del cuerpo puede hacer que el cerebro se mueva abruptamente hacia adelante o hacia atrás contra las paredes internas del cráneo.

La aceleración o desaceleración repentina de la cabeza, ocasionada por sucesos como un accidente automovilístico o sacudidas violentas, también puede causar lesiones cerebrales.

Estas lesiones afectan la función cerebral, normalmente por un período breve, y ocasionan signos y síntomas de conmoción cerebral.

Este tipo de lesión cerebral puede causar sangrado dentro o alrededor del cerebro, lo que provoca síntomas como somnolencia prolongada y confusión. Estos síntomas pueden manifestarse de inmediato o más tarde.

Ese sangrado en el cerebro puede ser mortal. Es por ese motivo que las personas que sufren una lesión cerebral deben ser controladas durante las horas posteriores al hecho y recibir atención médica de urgencia si los síntomas empeoran.

Factores de riesgo

Las actividades y los factores que pueden aumentar el riesgo de tener una conmoción comprenden:

  • Caídas, especialmente en niños pequeños y adultos mayores
  • Participar en deportes de alto riesgo, como fútbol americano, hockey, fútbol, rugby, boxeo y otros deportes de contacto
  • Participar en deportes de alto riesgo sin el equipo de seguridad o la supervisión adecuados
  • Sufrir un accidente automovilístico
  • Sufrir un accidente como peatón o andando en bicicleta
  • Ser un soldado involucrado en combate
  • Ser víctima de maltrato físico
  • Haber tenido conmociones cerebrales previas

Complicaciones

Algunas de las posibles complicaciones de una conmoción cerebral son:

  • Dolores de cabeza postraumáticos. Algunas personas sufren dolores de cabeza de una semana a varios meses después de una lesión cerebral.
  • Vértigo postraumático. Algunas personas tienen mareos o una sensación de que todo gira por días, semanas o meses después de una lesión cerebral.
  • Síndrome posconmocional. Algunas personas tienen síntomas posconmocionales, como dolores de cabeza, mareos y dificultad para pensar, pocos días después de sufrir una conmoción cerebral. Los síntomas pueden continuar durante semanas o meses.
  • Efectos acumulativos de varias lesiones cerebrales. Es posible que algunas personas que sufrieron una o más lesiones cerebrales traumáticas en su vida corran mayor riesgo de padecer un deterioro de larga duración, posiblemente progresivo, que limite su funcionamiento. Esta es un área de investigación activa.
  • Síndrome del segundo impacto. Rara vez, sufrir una segunda conmoción cerebral antes de que hayan desaparecido los signos y síntomas de la primera conmoción puede provocar la inflamación rápida y, por lo general, mortal del cerebro.

    Una conmoción cerebral cambia los niveles de las sustancias químicas en el cerebro. Esos niveles suelen tardar alrededor de una semana en volver a estabilizarse, pero el tiempo de recuperación varía.

    Es importante que los deportistas jamás vuelvan a practicar deporte cuando todavía tienen signos y síntomas de conmoción cerebral.

Prevención

Aquí te damos algunos consejos que pueden ayudarte a prevenir o minimizar el riesgo de lesiones en la cabeza:

  • Usa equipos de protección al hacer deporte y otras actividades recreativas. Comprueba que los equipos calcen de manera apropiada, estén en buen estado de mantenimiento y se usen correctamente. Sigue las reglas del juego y ten espíritu deportivo.

    Al practicar ciclismo, motociclismo, snowboard o cualquier actividad recreativa que pueda provocar lesiones en la cabeza, usa casco de protección.

  • Usa cinturón de seguridad. El cinturón de seguridad puede prevenir lesiones graves, como lesiones en la cabeza, en un accidente de tráfico.
  • Haz que tu hogar sea seguro. Mantén tu casa bien iluminada y los pisos libres de cualquier cosa que pueda hacer que tropieces y te caigas. Las caídas en el hogar son una de las principales causas de lesiones en la cabeza.
  • Protege a tus hijos. Para disminuir el riesgo de lesiones en la cabeza para tus hijos, bloquea las escaleras e instala protección en las ventanas.
  • Haz ejercicio en forma regular. Haz ejercicio de forma regular para fortalecer los músculos de las piernas y mejorar el equilibrio.
  • Educa a otros acerca de las conmociones cerebrales. Educar a entrenadores, deportistas, padres y otros acerca de las conmociones puede contribuir a difundir el conocimiento acerca de ellas. Los entrenadores y padres también pueden ayudar a alentar el espíritu deportivo.

Conmoción care at Mayo Clinic

July 29, 2017
References
  1. Evans, RW. Concussion and mild traumatic brain injury (Conmoción y lesión cerebral traumática leve). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  2. Sprouse RA, et al. Sport-related concussion: How best to help young athletes (Conmoción relacionada con el deporte: cómo ayudar de la mejor manera a los atletas jóvenes). The Journal of Family Practice (Revista de Medicina de Familia). 2016;65:538.
  3. Conmoción: What can I do to feel better after a concussion? (Conmoción: ¿qué puedo hacer para sentirme mejor luego de una conmoción?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/recovery.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  4. Signs and symptoms (Signos y síntomas). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/symptoms.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  5. What is a concussion? (¿Qué es una conmoción?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/headsup/basics/concussion_whatis.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  6. Head injury (Lesión en la cabeza). American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría). http://www.healthychildren.org/English/health-issues/injuries-emergencies/Pages/Head-Injury.aspx. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  7. Schutzman S. Minor head trauma in infants and children (Traumatismos de cabeza leves en lactantes y niños). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  8. Giza CC, et al. Summary of evidence-based guideline update: Evaluation and management of concussion in sports (Resumen de la actualización de las pautas basadas en la evidencia: evaluación y tratamiento de conmociones relacionadas con deportes). Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology (Informe del Subcomité de Desarrollo de Guías de la Academia Estadounidense de Neurología). Neurology (Neurología). 2013;80:2250.
  9. McCrory P, et al. Consensus statement on concussion in sport: The 4th International Conference on Concussion in Sport held in Zurich, November 2012 (Declaración de consenso sobre las conmociones relacionadas con deportes: 4.ª conferencia internacional sobre las conmociones relacionadas con deportes realizada en Zúrich en noviembre de 2012). Journal of Athletic Training (Revista de Entrenamiento para Atletas). 2013;48:554.
  10. Leibson CL, et al. Incidence of traumatic brain injury across the full disease spectrum: A population-based medical record review study (La incidencia de las lesiones cerebrales traumáticas en todo el espectro de la enfermedad: estudio de revisión poblacional de expedientes médicos). Epidemiology (Epidemiología). 2011;22:836.
  11. Olympia RB, et al. Return to learning after a concussion and compliance with recommendations for cognitive rest (El regreso al aprendizaje después de una conmoción y el cumplimiento de las recomendaciones de reposo cognitivo). Clinical Journal of Sports Medicine (Revista Clínica de Medicina Deportiva). 2015;26:115.
  12. Neurological diagnostic tests and procedures (Pruebas y procedimientos de diagnóstico neurológico). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/misc/diagnostic_tests.htm. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  13. Brown AW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de octubre de 2016.
  14. Heads up: Facts for physicians about mild traumatic brain injury (MTBI) (Advertencia: información para médicos acerca de lesiones cerebrales traumáticas leves). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/concussion/HeadsUp/physicians_tool_kit.html. Último acceso: 13 de octubre de 2016.
  15. Prideaux CC (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 1 de noviembre de 2016.
  16. Riggin, E. EPSi. 10 de noviembre de 2016