Descripción general

La conducta sexual compulsiva, a veces, recibe el nombre de «hipersexualidad», «trastorno de hipersexualidad» o «adicción sexual». Es una preocupación excesiva por fantasías, impulsos o conductas sexuales que es difícil de controlar, provoca angustia o afecta, de manera negativa, la salud, el trabajo, las relaciones u otros aspectos de la vida.

La conducta sexual compulsiva puede comprender una variedad de experiencias sexuales normalmente agradables. Los ejemplos son la masturbación, el cibersexo, múltiples parejas sexuales, el consumo de pornografía o pagar por sexo. Cuando estas conductas sexuales se transforman en un elemento esencial de tu vida, son difíciles de controlar y son disruptivas o perjudiciales para ti o para los demás, pueden considerarse conductas sexuales compulsivas.

Sin importar cómo se llame ni su naturaleza exacta, la conducta sexual compulsiva que no se trata puede dañar la autoestima, las relaciones, la carrera, la salud y a otras personas. Sin embargo, con tratamiento y autoayuda, puedes aprender a controlar la conducta sexual compulsiva.

Síntomas

Algunos indicios de que podrías estar luchando contra una conducta sexual compulsiva comprenden los siguientes:

  • Tienes fantasías, conductas sexuales e impulsos intensos y recurrentes que te consumen mucho tiempo y sientes que no puedes controlar.
  • Te sientes atraído a mantener ciertas conductas sexuales, después sientes una liberación de tensión, pero también sientes culpa o remordimiento.
  • Has intentado reducir o controlar tus fantasías, impulsos y conductas sexuales sin éxito.
  • Usas la conducta sexual compulsiva para escapar de otros problemas, como la soledad, la depresión, la ansiedad o el estrés.
  • Continúas teniendo conductas sexuales que tienen consecuencias graves, como la posibilidad de contraer o contagiar una infección de transmisión sexual, la pérdida de relaciones importantes, problemas en el trabajo, complicaciones económicas o problemas legales.
  • Tienes problemas para establecer y mantener relaciones saludables y estables.

Cuándo consultar al médico

Busca ayuda si sientes que perdiste el control de tu conducta sexual, especialmente si tu conducta provoca problemas para ti u otras personas.  La conducta sexual compulsiva suele empeorar con el tiempo, por lo que debes buscar ayuda apenas reconozcas que puede haber un problema.

Al momento de decidir si quieres buscar ayuda profesional, debes preguntarte lo siguiente:

  • ¿Puedo controlar mis impulsos sexuales?
  • ¿Mis conductas sexuales me provocan ansiedad?
  • ¿Mi conducta sexual daña mis relaciones, afecta mi trabajo o provoca consecuencias negativas, como quedar detenido?
  • ¿Trato de ocultar mi conducta sexual?

Buscar ayuda para la conducta sexual compulsiva puede ser difícil por ser un asunto muy personal. Intenta lo siguiente:

  • Deja de lado la culpa y la vergüenza, y concéntrate en los beneficios de obtener tratamiento.
  • Recuerda que no estás solo; muchas personas luchan contra la conducta sexual compulsiva. Los profesionales de salud sexual están capacitados para ser comprensivos y discretos. Sin embargo, no todos los profesionales de salud mental cuentan con pericia en el tratamiento de la conducta sexual compulsiva; por lo tanto, asegúrate de encontrar un terapeuta competente en el área.
  • Debes tener en cuenta que lo que hablas con un médico o profesional de salud mental es confidencial, excepto si informas que vas a lastimarte o lastimar a otra persona, el abuso sexual de un niño, o el abuso o abandono de alguien que forma parte de un grupo demográfico vulnerable.

Busca tratamiento de inmediato

Busca tratamiento inmediato si ocurre lo siguiente:

  • Piensas que puedes provocar daños con la conducta sexual descontrolada
  • Tienes otros problemas para controlar tus impulsos y piensas que tu conducta sexual se está volviendo incontrolable
  • Tienes tendencias suicidas: si estás pensando en suicidarte, llama al 911 o a tu número local de emergencias, o comunícate con la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) en los Estados Unidos

Causas

A pesar de que las causas de la conducta sexual compulsiva son inciertas, pueden comprender:

  • Un desequilibrio de las sustancias químicas naturales del cerebro. Ciertas sustancias químicas del cerebro (neurotransmisores), como la serotonina, la dopamina y la norepinefrina, ayudan a regular el estado de ánimo. Estos niveles elevados pueden estar relacionados con la conducta sexual compulsiva.
  • Cambios en las vías cerebrales. La conducta sexual compulsiva es una adicción que, con el paso del tiempo, podría provocar cambios en los circuitos neuronales del cerebro, especialmente en los centros de refuerzo del cerebro. Como ocurre con otras adicciones, con el tiempo, se suele necesitar contenido y estimulación sexuales más intensivos para obtener satisfacción o alivio.
  • Trastornos que afectan el cerebro. Ciertas enfermedades o problemas de salud, como la epilepsia y la demencia, pueden provocar daños a las partes del cerebro que controlan la conducta sexual. Además, el tratamiento de la enfermedad de Parkinson con algunos medicamentos agonistas de dopamina puede provocar conducta sexual compulsiva.

Factores de riesgo

La conducta sexual compulsiva puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, aunque puede ser más frecuente en los primeros. También puede afectar a cualquiera, sin importar la orientación sexual. Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener una conducta sexual compulsiva comprenden:

  • Facilidad de acceso a contenido sexual. Los avances tecnológicos y de las redes sociales permiten el acceso a una cantidad cada vez mayor de información e imágenes de contenido sexual intenso.
  • Privacidad. La discreción y la privacidad de las actividades sexuales compulsivas tienden a permitir que estos problemas empeoren con el tiempo.

Además, un mayor riesgo de tener una conducta sexual compulsiva puede presentarse en personas con las siguientes características:

  • Problemas de abuso de drogas o alcohol
  • Otra enfermedad de salud mental, como el trastorno del estado de ánimo (depresión o ansiedad) o la adicción al juego
  • Conflictos familiares o miembros de la familia con problemas, como la adicción
  • Antecedentes de abuso sexual o maltrato físico

Complicaciones

La conducta sexual compulsiva puede tener muchas consecuencias negativas que te afectan a ti y a los demás. Es posible que te ocurra lo siguiente:

  • Te enfrentes con problemas de culpa, vergüenza y baja autoestima
  • Padezcas otros trastornos de salud mental, como depresión, suicidio, angustia intensa y ansiedad
  • Descuides o le mientas a tu pareja y a tu familia, lo que dañará o destruirá relaciones importantes
  • Pierdas el objetivo o tengas actividad sexual, o busques pornografía en Internet en el trabajo, lo que pone en riesgo tu empleo
  • Acumules deudas financieras por la compra de pornografía y el pago de servicios sexuales
  • Contraigas VIH, hepatitis u otra infección de transmisión sexual o le contagies una infección de transmisión sexual a otra persona
  • Te involucres en el consumo de sustancias no saludables, como el abuso de drogas recreativas o el consumo excesivo de alcohol
  • Te arresten por delitos sexuales

Prevención

Como no se conocen las causas de la conducta sexual compulsiva, no está claro cómo se puede prevenir, pero existen algunas maneras de mantener esta conducta bajo control:

  • Buscar ayuda pronto para los problemas de conducta sexual. Identificar y tratar los primeros síntomas puede ayudar a prevenir que la conducta sexual compulsiva empeore con el tiempo o que se convierta en un espiral de vergüenza, problemas en las relaciones y actos que hacen daño.
  • Buscar tratamiento pronto para los trastornos de salud mental. La conducta sexual compulsiva puede empeorar con la depresión o la ansiedad.
  • Identificar problemas de alcoholismo y abuso de drogas, y buscar ayuda. El abuso de sustancias puede provocar pérdida del control y tristeza, y puede llevarte a no pensar con claridad y a tener una conducta sexual no saludable.
  • Evitar situaciones de riesgo. No pongas en peligro tu salud ni la de los demás exponiéndote a situaciones en las que te tentarás de participar en prácticas sexuales riesgosas.

Oct. 05, 2017
References
  1. Substance-related and addictive disorders (Trastornos adictivos y relacionados con las sustancias). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://dsm.psychiatryonline.org. Último acceso: 17 de julio de 2017.
  2. Krueger RB. Diagnosis of hypersexual or compulsive sexual behavior can be made using ICD-10 and DSM-5 despite rejection of this diagnosis by the American Psychiatric Association (El diagnóstico de conducta sexual compulsiva o hipersexual se puede realizar con la Clasificación Internacional de Enfermedades, décima versión, y el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, quinta edición, a pesar de que la American Psychiatric Association [Asociación Estadounidense de Psiquiatría] se opone a este diagnóstico). Adicción. 2016;111:2110.
  3. Derbyshire KL, et al. Compulsive sexual behavior: A review of the literature (Conducta sexual compulsiva: revisión de la bibliografía). Journal of Behavioral Addictions (Revista de Adicciones Conductuales). 2015;4:37.
  4. Walton MT, et al. Hypersexuality: A critical review and introduction to the "sexhavior cycle" (Hipersexualidad: revisión crítica e introducción al ciclo de la conducta sexual). Archives of Sexual Behavior (Archivos de la Conducta Sexual). En prensa. Último acceso: 17 de julio de 2017.
  5. Montgomery-Graham S. Conceptualization and assessment of hypersexual disorder: A systematic review of the literature (Conceptualización y evaluación del trastorno hipersexual: revisión sistemática de la bibliografía). Sexual Medicine Reviews (Revisiones de la Medicina Sexual). 2017;5:146.
  6. Krause SW, et al. Neurobiology of compulsive sexual behavior: Emerging science (Neurobiología de la conducta sexual compulsiva: una ciencia emergente). Neuropsychopharmacology Reviews (Revisiones de la Neuropsicofarmacología). 2016;41:385.
  7. von Franque F, et al. Which techniques are used in psychotherapeutic interventions for nonparaphillic hypersexual behavior? (¿Qué técnicas se utilizan en las intervenciones psicoterápicas para el comportamiento hipersexual no parafílico?). Sexual Medicine Reviews (Revisiones de la Medicina Sexual). 2015;3:3.
  8. Turner D, et al. Assessment methods and management of hypersexual and paraphilic disorders. Current Opinion on Psychiatry (Métodos de evaluación y tratamiento de los trastornos hipersexuales y parafílicos. Opinión actual en psiquiatría). 2014;27:413.
  9. Rosenberg KP, et al. Evaluation and treatment of sex addiction (Evaluación y tratamiento de la adicción sexual). Journal of Sex and Marital Therapy (Revista de Terapia Matrimonial y Sexual). 2014;40:77.
  10. Hook JN, et al. Methodological review of treatments for nonparaphilic hypersexual behavior (Revisión metodológica de los tratamientos para la conducta hipersexual no parafílica). Journal of Sex and Marital Therapy (Revista de Terapia Matrimonial y Sexual). 2014;40:294.
  11. Dawson GN, et al. Evaluating and treating sexual addiction (Evaluación y tratamiento de la adicción sexual). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia). 2012;86:75.
  12. Crosby JM, et al. Acceptance and commitment therapy for problematic internet pornography use: A randomized trial (Terapia de aceptación y compromiso para el uso problemático de pornografía en internet: un ensayo aleatorizado). Behavior Therapy (Terapia conductual). 2016;47:355.
  13. Cantor JM, et al. A treatment-oriented typology of self-identified hypersexuality referrals (Tipología orientada al tratamiento de derivaciones hipersexuales autodefinidas). Archives of Sexual Behavior (Archivos de la Conducta Sexual). 2013;42:883.
  14. Sawchuk CN (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de agosto de 2017.