Descripción general

La hidrosadenitis supurativa es una afección cutánea que provoca la formación de pequeñas y dolorosas protuberancias debajo de la piel. Las protuberancias se pueden abrir o se pueden formar túneles debajo de la piel. La afección afecta principalmente las áreas donde la piel se roza, como axilas, ingle, glúteos y senos.

La hidrosadenitis supurativa tiende a comenzar después de la pubertad. Puede persistir durante muchos años y empeorar con el tiempo, con graves efectos en la vida diaria y el bienestar emocional. Los medicamentos y la cirugía pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir complicaciones.

Síntomas

La hidrosadenitis supurativa puede afectar un área o múltiples áreas del cuerpo. Los signos y síntomas de la afección incluyen los siguientes:

  • Comedones. Las pequeñas áreas con hoyos de piel que contienen comedones —que a menudo aparecen en pares o en un patrón de "doble cañón"— son una característica común.
  • Bultos dolorosos del tamaño de un guisante. La afección generalmente comienza con una sola protuberancia dolorosa debajo de la piel que persiste durante semanas o meses. Más tarde se forman más protuberancias. Suelen aparecer en áreas con folículos pilosos con muchas glándulas sudoríparas y sebáceas, como las axilas, la ingle y el área anal. También ocurren cuando la piel se roza, como la parte interna de los muslos, los senos y los glúteos.
  • Túneles. Con el tiempo, se pueden formar tractos que conectan las protuberancias debajo de la piel. Estas heridas sanan muy lentamente, si es que sanan, y pueden supurar con olor.

Algunas personas con esta afección solo experimentan síntomas leves. El exceso de peso, el estrés, los cambios hormonales, el calor o la humedad pueden empeorar los síntomas. En las mujeres, la gravedad de la enfermedad puede disminuir después de la menopausia.

Cuándo debes consultar con un médico

La detección precoz de la hidrosadenitis supurativa es fundamental para obtener un tratamiento eficaz. Consulta al médico si tu afección:

  • Es doloroso
  • No mejora en unas pocas semanas.
  • Regresa a las pocas semanas de tratamiento.
  • Aparece en varios lugares.
  • Te provoca brotes a menudo.

Si ya has recibido un diagnóstico de hidrosadenitis supurativa, ten en cuenta que los signos de advertencia de un brote de la enfermedad son a menudo similares a los que se produjeron originalmente. También presta atención a cualquier signo o síntoma nuevo. Esto puede indicar un brote o una complicación del tratamiento.

Es posible que necesites ver a un especialista en afecciones de la piel (dermatólogo) o a un cirujano para recibir atención a largo plazo.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la hidrosadenitis supurativa. Se desarrolla cuando se obstruyen los folículos pilosos de la piel. Los especialistas creen que tal vez tengan algo que ver con las hormonas, los genes hereditarios y con problemas en el sistema inmunitario. El tabaquismo, el sobrepeso y el síndrome metabólico también pueden tener cierta relación con la enfermedad.

La hidrosadenitis supurativa no es causada por una infección o por una higiene deficiente, y no es contagiosa.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan las posibilidades de desarrollar hidrosadenitis supurativa incluyen los siguientes:

  • La edad. La hidrosadenitis supurativa es más frecuente en mujeres entre los 18 y 29 años. Las personas que desarrollan la afección a una edad temprana pueden tener un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad más extendida.
  • Sexo. Las mujeres son más propensas a desarrollar hidrosadenitis supurativa que los hombres.
  • Antecedentes familiares. Una tendencia a desarrollar hidrosadenitis supurativa podría ser hereditaria.
  • Obesidad. Varios estudios han demostrado una relación entre el sobrepeso y la hidrosadenitis supurativa.
  • Tabaquismo. Fumar tabaco se ha relacionado con la hidrosadenitis supurativa.

Complicaciones

La hidrosadenitis supurativa persistente y grave a menudo causa complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Infección. El área afectada es susceptible a la infección.
  • Cicatrices y cambios en la piel. Las heridas pueden sanar pero dejan cicatrices similares a marcas causadas por una cuerda o piel con hoyos.
  • Movimiento restringido. Las úlceras y el tejido cicatricial pueden causar movimiento limitado o doloroso, especialmente cuando la enfermedad afecta las axilas o los muslos.
  • Drenaje linfático obstruido. Los sitios más comunes para la hidrosadenitis supurativa también contienen muchos ganglios linfáticos. El tejido cicatricial puede interferir en el sistema de drenaje linfático, lo que puede ocasionar hinchazón en los brazos, las piernas o los genitales.
  • Aislamiento social. La ubicación, el drenaje y el olor de las llagas pueden causar vergüenza y reticencia a salir en público, lo que conduce a la tristeza o la depresión.

Sept. 13, 2019
References
  1. AskMayoExpert. Hidradenitis suppurativa. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Ingram JR. Hidradenitis suppurativa: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  3. Orgill DP. Surgical management of hidradenitis suppurativa. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  4. Ingram JR, et al. Interventions for hidradenitis suppurativa. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://ovidsp.tx.ovid.com/sp-3.18.0b/ovidweb.cgi. Accessed Feb. 4, 2019.
  5. Ingram JR. Hidradenitis suppurativa: Pathogenesis, clinical features, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  6. Maarouf M, et al. The role of nutrition in inflammatory pilosebaceous disorders: Implication of the skin-gut axis. Australasian Journal of Dermatology. In press. Accessed Jan. 22, 2019.
  7. Shahi V, et al. Prevalence of hidradenitis suppurativa: A population-based study in Olmsted County, Minnesota. Dermatology. 2014;229:154.
  8. Habif TP. Acne, rosacea, and related disorders. In: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. St. Louis, Mo.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  9. Bolognia JL, et al., eds. Folliculitis and other follicular disorders. In: Dermatology. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  10. Roberts JR, et al., eds. Incision and drainage. In: Roberts and Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine and Acute Care. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  11. Thorlacius L, et al. Towards global consensus on core outcomes for hidradenitis suppurativa research: An update from the historic consensus meetings I and II. British Journal of Dermatology. 2018;178:715.
  12. Miller IM, et al. Prevalence, risk factors, and comorbidities of hidradenitis suppurativa. Dermatologic Clinics; 2016:7.
  13. Lebwohl MG, et al. Hidradenitis suppurativa. In: Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  14. Wang SC, et al. Hidradenitis suppurativa: A frequently missed diagnosis, part 2: Treatment options. Advances in Skin & Wound Care. 2015;28:372.
  15. Hidradenitis suppurativa. America Academy of Dermatology. https://www.aad.org/public/diseases/painful-skin-joints/hidradenitis-suppurativa. Accessed Feb. 5, 2019.
  16. Margesson LJ, et al. Hidradenitis suppurativa. Best Practice & Research Clinical Obstetrics and Gynaecology. 2014;28:1013.
  17. Deckers IE, et al. The handicap of hidradenitis suppurativa. Dermatologic Clinics. 2016;34:17.