Me preocupan las lesiones en la cabeza provocadas por los deportes de contacto en los niños. ¿Cuáles son los efectos posibles de la conmoción cerebral en los niños?

Answers from Sherilyn W. Driscoll, M.D.

La mayoría de las lesiones en la cabeza relacionadas con el deporte, como la conmoción cerebral, la cual interfiere temporalmente en el funcionamiento del cerebro, son leves y permiten una recuperación total. Sin embargo, la conmoción cerebral en los niños también puede representar riesgos graves para la salud.

Las lesiones en la cabeza tardan en sanar. Los niños necesitan tiempo de reposo hasta que desaparecen los síntomas, lo cual generalmente ocurre en el término de varios días o semanas. Los niños deben descansar y evitar todo tipo de actividad física e intelectual (cognitiva) durante uno o dos días después de una conmoción cerebral y, luego, retomar las actividades de manera gradual, a medida que los síntomas lo permitan.

Los niños que regresan a la escuela después de tener una conmoción cerebral pueden necesitar algunos cambios, como una carga de trabajo menor o una jornada escolar más corta. Si una actividad como leer o trotar provoca síntomas, como dolor de cabeza, el niño debe descansar y, luego, retomar la actividad por períodos más breves y, gradualmente, llegar a los niveles anteriores a la conmoción cerebral, a medida que los síntomas mejoren.

Si el niño retoma las actividades antes de que sane la conmoción cerebral, puede manifestar complicaciones. Otro golpe en la cabeza mientras la conmoción cerebral inicial sana puede, en ocasiones, provocar síntomas más duraderos o daños más permanentes.

Además, alguien que tiene una conmoción cerebral corre el riesgo de padecer el síndrome posconmocional. El síndrome provoca síntomas continuos de conmoción cerebral, entre los que se incluyen dolores de cabeza, mareos, cansancio, irritabilidad y dificultad con las habilidades de pensamiento, tales como memoria y atención. Sufrir conmociones cerebrales repetidas aumenta aún más el riesgo de que se presente el síndrome posconmocional.

Los investigadores siguen estudiando otros posibles efectos a largo plazo de la conmoción cerebral. Si un niño tiene una conmoción cerebral, corre más riesgos de tener otra. Los efectos de las conmociones cerebrales repetidas durante años pueden multiplicarse.

Para evitar que tu hijo sufra lesiones en la cabeza, insístele para use el equipo de protección adecuado y bien colocado, como los cascos, mientras practica deportes y otras actividades. Sin embargo, incluso el mejor equipo de protección no puede evitar todas las conmociones cerebrales.

Se puede tener una conmoción cerebral sin perder el conocimiento. Además, un golpe en el cuerpo que sacuda la cabeza puede provocar conmoción cerebral. Avísale al entrenador que tu hijo ha tenido una conmoción cerebral. Tu hijo no debe volver a jugar hasta que lo autorice un profesional médico.

Entre los signos y síntomas de la conmoción cerebral, pueden incluirse los siguientes:

  • Dolor de cabeza o sensación de «presión» en la cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Problemas de equilibrio o mareos
  • Visión borrosa o doble
  • Sensibilidad a la luz o al ruido
  • Lentitud, aturdimiento o mareos
  • Dificultad para prestar atención
  • Problemas de memoria
  • Confusión
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Problemas para dormir
  • Cambios de humor
  • Cambios de comportamiento

Si crees que tu hijo tiene una conmoción cerebral, solicita ayuda médica de inmediato. El médico determinará la gravedad de la conmoción cerebral y cuándo puede tu hijo volver a practicar deportes, regresar a la escuela y retomar otras actividades.

With

Sherilyn W. Driscoll, M.D.

March 25, 2015 See more Expert Answers