Antidepresivos: ¿son seguros durante el embarazo?

Es posible que tomar medicamentos durante el embarazo presente riesgos y beneficios. Obtén información sobre la toma de antidepresivos durante el embarazo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los antidepresivos son la principal opción de tratamiento para la mayoría de los tipos de depresión. Sin embargo, hay que tener en cuenta los beneficios y los riesgos de tomar antidepresivos durante el embarazo. Esto es lo que tienes que saber.

¿Por qué es importante el tratamiento de la depresión durante el embarazo?

Si tienes depresión no tratada, es posible que no busques una atención médica prenatal óptima y que no consumas los alimentos saludables que tanto tú como tu bebé necesitan. La depresión mayor durante el embarazo está asociada con un aumento del riesgo de parto prematuro, un bajo peso al nacer, la disminución del crecimiento fetal y otros trastornos del recién nacido. La depresión inestable durante el embarazo también aumenta el riesgo de depresión posparto, la terminación temprana de la lactancia materna y la dificultad para establecer un vínculo con tu bebé.

¿Los antidepresivos son una opción durante el embarazo?

La decisión de usar antidepresivos durante el embarazo se basa en el equilibrio entre los riesgos y los beneficios. En general, el riesgo de defectos congénitos y otros problemas para los bebés de madres que toman antidepresivos durante el embarazo es muy bajo. Aun así, se ha comprobado que pocos medicamentos son seguros durante el embarazo y ciertos tipos de antidepresivos se han asociado con un riesgo más alto de que los bebés tengan complicaciones.

Si tomas antidepresivos durante el embarazo, el proveedor de atención médica intentará minimizar la exposición de tu bebé al medicamento. Esto se puede llevar a cabo con la receta de la dosis eficaz más baja de un solo medicamento (monoterapia), especialmente durante el primer trimestre.

¿Qué antidepresivos se pueden tomar durante el embarazo?

Por lo general, los siguientes antidepresivos son una opción durante el embarazo:

  • Ciertos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina generalmente se consideran una opción durante el embarazo, incluido el citalopram (Celexa), la fluoxetina (Prozac) y la sertralina (Zoloft). Las posibles complicaciones incluyen aumento del riesgo de sangrado intenso después del parto (hemorragia posparto), parto prematuro y bajo peso al nacer. La mayoría de los estudios muestran que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina no están asociados con defectos congénitos. No obstante, la paroxetina (Paxil) parece estar asociada con un leve aumento del riesgo de defecto cardíaco congénito en el feto.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN). Los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina también se consideran una opción durante el embarazo, incluida la duloxetina (Cymbalta) y la venlafaxina (Effexor XR). No obstante, hay investigaciones que sugieren que tomar inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina al final del embarazo se asocia con hemorragia posparto.
  • Bupropión (Wellbutrin). Este medicamento se usa tanto para tratar la depresión como para abandonar el tabaquismo. Si bien el bupropión generalmente no se considera un tratamiento de primera línea para la depresión durante el embarazo, podría ser una opción para mujeres que no han respondido a otros medicamentos. Las investigaciones sugieren que tomar bupropión durante el embarazo podría estar asociado con defectos cardíacos.
  • Antidepresivos tricíclicos. Esta clase de medicamentos incluye la nortriptilina (Pamelor). Si bien los antidepresivos tricíclicos generalmente no se consideran un tratamiento de primera o segunda línea, podrían ser una opción para mujeres que no han respondido a otros medicamentos. El antidepresivo tricíclico clomipramina podría estar asociado con defectos congénitos en el feto, incluidos defectos cardíacos. El uso de estos medicamentos durante el segundo o tercer trimestre también podría estar vinculado a la hemorragia posparto.

¿Qué antidepresivos deben evitarse durante el embarazo?

Por lo general, no se recomienda el uso de paroxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina paroxetina (Paxil), durante el embarazo. Algunas investigaciones indican que la paroxetina podría estar asociada a un leve aumento de defectos cardíacos fetales.

Tampoco se recomienda el uso de los inhibidores de la monoaminooxidasa, entre ellos, la fenelzina (Nardil) y la tranilcipromina (Parnate), durante el embarazo. Los inhibidores de la monoaminooxidasa podrían limitar el crecimiento fetal.

¿Existe algún otro riesgo para el bebé?

Si tomas antidepresivos durante el último trimestre del embarazo, tu bebé podría experimentar síntomas de interrupción temporaria, como nerviosismo, irritabilidad, alimentación deficiente y dificultad respiratoria, hasta durante un mes después del nacimiento. Sin embargo, no hay evidencia de que interrumpir o reducir las dosis cerca del fin del embarazo reduzca el riesgo de estos síntomas en el recién nacido. Además, esto podría aumentar el riesgo de sufrir un recaída posparto.

La conexión entre el uso de antidepresivos durante el embarazo y el riesgo de autismo en los hijos no es evidente, pero la mayoría de los estudios muestran que el riesgo es muy pequeño y otros estudios no muestran ningún riesgo en absoluto. Se necesita más investigación.

¿Debo cambiar los medicamentos?

La decisión de continuar o cambiar los medicamentos antidepresivos dependerá de la estabilidad de tu trastorno del estado de ánimo. Habla con tu proveedor de atención médica. Las preocupaciones sobre los posibles riesgos se deben sopesar frente a la posibilidad de que una sustitución de medicamentos no resulte eficaz y cause una recaída en la depresión.

¿Qué sucede si dejo de tomar los antidepresivos durante el embarazo?

Si suspendes los antidepresivos en el embarazo, corres riesgo de tener una recaída de la depresión, con las complicaciones asociadas, como peor estado de ánimo, incapacidad de cuidar de ti misma o del embarazo y depresión posparto o psicosis posparto o puerperal.

¿Cuál es la conclusión?

Si tienes depresión y estás embarazada o estás pensando en quedar embarazada, consulta con el proveedor de atención médica. No es fácil decidir cómo tratar la depresión durante el embarazo. Se deben evaluar detenidamente los riesgos y los beneficios de tomar medicamentos durante el embarazo. Trabaja con el proveedor de atención médica para tomar una decisión informada que les ofrezca a ti y a tu bebé las mayores probabilidades de gozar de buena salud a largo plazo.

June 13, 2018 See more In-depth