Pastillas para dormir de venta con receta: ¿Qué es lo correcto para ti?

Las pastillas para dormir pueden servirte cuando el estrés, los viajes u otras interrupciones te mantienen despierto. Para el insomnio prolongado, el mejor tratamiento suele ser aprender cambios de comportamiento en el marco de una terapia conductual.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si regularmente tienes problemas para dormir o para permanecer dormido (insomnio), pide una cita médica con el médico. El tratamiento dependerá de lo que esté causando el insomnio. En ocasiones, se puede detectar y tratar una causa oculta, como una enfermedad o un trastorno del sueño; este enfoque es mucho más eficaz que simplemente tratar el síntoma del insomnio en sí.

Los cambios en el comportamiento aprendidos a través de la terapia cognitivo-conductual generalmente son el mejor tratamiento para el insomnio persistente. Tener un horario de sueño regular, hacer ejercicio habitualmente, evitar la cafeína y las siestas durante el día, y mantener el estrés controlado también puede ser de ayuda. Pero hay ocasiones en las que agregar pastillas para dormir recetadas puede ayudarte a tener el descanso que tanto necesitas.

Todas las pastillas para dormir recetadas presentan riesgos, especialmente para las personas con determinadas enfermedades, como enfermedad renal o hepática. Habla siempre con el médico antes de probar un nuevo tratamiento para el insomnio.

A continuación, encontrarás información sobre algunos de los tipos de pastillas para dormir recetadas más comunes que se usan actualmente.

Tipos de pastillas para dormir con receta médica

Las pastillas para dormir con receta médica pueden ayudarte a dormir con más facilidad, durante más tiempo o ambas. Los riesgos y los beneficios de las diversas pastillas para dormir con receta médica son diferentes. Para buscar el medicamento con receta médica adecuado para poder dormir, el médico generalmente hace lo siguiente:

  • Hace preguntas para conocer mejor tus patrones de sueño
  • Solicita pruebas para descartar cualquier afección subyacente que pueda provocar dificultades para dormir
  • Analiza las opciones respecto de cómo tomar los medicamentos para dormir con receta médica, entre ellas, la frecuencia, el momento para tomarlos y la presentación, como por ejemplo, pastillas, un atomizador bucal o tabletas para disolver
  • Te receta una pastilla para dormir durante un tiempo limitado para determinar los beneficios y los efectos secundarios que te produce
  • Prueba otra pastilla para dormir con receta médica si, después de terminar los comprimidos recetados, observa que el primer medicamento no funcionó
  • Te ayuda a determinar si hay una versión genérica, que generalmente es menos costosa que los medicamentos de marca

Las empresas de seguro pueden tener restricciones en la cobertura de las pastillas para dormir, y es posible que primero debas probar otros enfoques para tratar el insomnio.

Algunas opciones de medicamentos para dormir con receta médica son las siguientes.

Medicamentos para dormir Te ayudan a dormir Te ayudan a permanecer dormido Pueden provocar dependencia
Doxepina (Silenor)
Estazolam
Eszopiclona (Lunesta)
Ramelteon (Rozerem)
Temazepam (Restoril)
Triazolam (Halcion)
Zaleplon (Sonata)
Zolpidem (Ambien, Edluar, Intermezzo, Zolpimist)
Zolpidem de liberación prolongada (Ambien CR)
Suvorexant (Belsomra)

Efectos secundarios de las pastillas para dormir recetadas

Antes de decidir qué pastilla para dormir tomar, siempre pregúntale al médico los posibles efectos secundarios. Según el tipo de pastillas para dormir, las que son recetadas pueden producir los siguientes efectos secundarios:

  • Mareos o aturdimiento, que pueden provocar caídas
  • Dolor de cabeza
  • Problemas gastrointestinales, como diarrea y náuseas
  • Somnolencia prolongada, en mayor medida con medicamentos que te ayudan a permanecer dormido
  • Reacción alérgica grave
  • Comportamientos relacionados con el sueño, como conducir o comer cuando no estás completamente despierto
  • Problemas de memoria y de desempeño durante el día

Antidepresivos con efecto sedante

A veces, los medicamentos recetados que se utilizan principalmente para tratar la depresión pueden aliviar el insomnio si se toman en dosis más bajas. Si bien su uso está muy difundido, estos medicamentos no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para el tratamiento del insomnio. Cuando el insomnio ocurre como consecuencia de la depresión o de la ansiedad, los antidepresivos pueden mejorar ambas afecciones al mismo tiempo.

Por ejemplo:

  • Amitriptilina
  • Mirtazapina (Remeron)
  • Trazodona

Los efectos secundarios de los antidepresivos con efecto sedante

Los antidepresivos que tienen un efecto sedante pueden comprender los siguientes efectos secundarios:

  • Mareos y aturdimiento
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia prologada
  • Sequedad de la boca
  • Náuseas
  • Latidos del corazón irregulares
  • Aumento de peso
  • Problemas de memoria y de desempeño durante el día
  • Estreñimiento

Consideraciones de seguridad

Si estás embarazada, amamantando o eres un adulto mayor, es posible que algunas pastillas para dormir de venta con receta (e incluso algunas de venta libre), así como algunos antidepresivos, no sean seguros para ti. El uso de pastillas para dormir puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones nocturnas en adultos mayores. Si eres un adulto mayor, el médico puede recetarte una dosis más baja del medicamento para reducir el riesgo de tener algún problema.

Algunas enfermedades —por ejemplo, enfermedad renal, presión arterial baja, problemas del ritmo cardíaco (arritmias) o antecedentes de convulsiones— pueden limitar tus opciones. Además, las pastillas para dormir de venta con receta y de venta libre pueden interactuar con otros medicamentos. Tomar ciertas pastillas para dormir de venta con receta puede causar abuso de drogas o drogodependencia, por lo que es importante que sigas las indicaciones del médico.

Tomar pastillas para dormir

Si tus mejores intentos de dormir bien han fracasado, las pastillas para dormir recetadas pueden ser una opción. Los siguientes son consejos para tomarlas de manera segura.

  • Solicita una evaluación médica. Antes de tomar pastillas para dormir, programa una cita con el médico para que te haga un examen completo. El médico podría detectar causas específicas del insomnio. Si vas a tomar pastillas para dormir durante más de unas semanas, coordina con el médico un seguimiento adecuado para controlar el medicamento.
  • Lee la guía del medicamento. Lee la guía para pacientes del medicamento para entender cómo y cuándo tomar los medicamentos y cuáles son los posibles efectos secundarios más importantes. Si tienes dudas, consulta al farmacéutico o al médico.
  • Siempre toma las pastillas para dormir justo antes de ir a la cama. Las pastillas para dormir pueden reducir tu nivel de conciencia de lo que estás haciendo, y eso aumenta el riesgo de situaciones peligrosas. Toma la pastilla para dormir una vez que hayas finalizado todas tus actividades nocturnas, inmediatamente antes de irte a dormir.
  • Toma las pastillas para dormir cuando puedas dormir toda la noche. Solo debes tomarlas cuando sepas que puedes dormir toda la noche o, al menos, siete u ocho horas. Unas pocas pastillas para dormir de acción corta están previstas para cuando te despiertas en medio de la noche, para que puedas tomarlas cuando tengas al menos cuatro horas para dormir.
  • Controla los efectos secundarios. Si te sientes somnoliento o mareado durante el día o si presentas cualquier otro efecto secundario importante, habla con tu médico sobre cambiar la dosis o dejar las pastillas. No tomes una pastilla para dormir nueva la noche anterior a un compromiso o una actividad importantes porque no sabes cómo reaccionarás.
  • Evita el alcohol. No mezcles las pastillas para dormir con alcohol. El alcohol aumenta los efectos sedantes de las pastillas. Incluso una pequeña cantidad de alcohol combinada con las pastillas para dormir puede provocar mareos, confusión o desmayos. La combinación de alcohol con ciertas pastillas para dormir puede provocar una reducción peligrosa del ritmo de la respiración o falta de reacción. De hecho, el alcohol puede causar insomnio.
  • Toma las pastillas para dormir estrictamente como te lo haya indicado el médico. Algunas pastillas para dormir recetadas se pueden tomar solo en tratamientos a corto plazo. Comunícate con tu médico para que te asesore. No tomes dosis mayores a las que te hayan recetado. Si la dosis inicial no produce el efecto deseado, no tomes más pastillas sin antes hablar con el médico.
  • Déjalas con cuidado. Cuando estés preparado para dejar de tomar las pastillas para dormir, sigue las instrucciones del médico o del farmacéutico, o las indicaciones del prospecto. Algunos medicamentos deben suspenderse de forma gradual. Ten en cuenta que, cuando abandones las pastillas, puedes presentar algunos episodios de insomnio a corto plazo por efecto rebote durante unos días.

Si sigues teniendo problemas para dormir, pídele ayuda adicional a tu médico.

Nov. 20, 2018 See more In-depth