Panorama general

¿Qué es una migraña? Explicación de un experto de Mayo Clinic

Informarte sobre el trastorno de la migraña puede ser intimidante. La Dra. Amaal Starling, neuróloga de Mayo Clinic, te orienta a través de la información, las preguntas y las respuestas para ayudarte a entender mejor esta afección.

Hola, soy la Dra. Amaal Starling, neuróloga de Mayo Clinic y especialista en trastornos de dolor de cabeza. En este video, hablaremos sobre los conceptos básicos de la migraña. ¿Qué es? Quién puede tenerla, los síntomas, el diagnóstico y, lo más importante, el tratamiento. Ya sea que busques respuestas para ti o para un ser querido, estamos aquí para darte la mejor información disponible. Existe mucho estigma asociado a la migraña, o que es solo un dolor de cabeza y no es muy grave. Sin embargo, la migraña es una enfermedad neurológica genética. Afecta de formas diferentes a las personas, y la gravedad de la enfermedad puede variar ampliamente. Algunas sufren ataques poco frecuentes, pero otras pueden padecer ataques frecuentes e incapacitantes. Sugerirle a alguien que soporte la migraña o que se olvide de ella no es un buen consejo.

¿Quién puede tenerla?

La migraña es muy frecuente: afecta a una de cada cinco mujeres, a uno de cada 16 hombres y a uno de cada 11 niños. Los ataques de migraña son tres veces más frecuentes en las mujeres, lo que probablemente se deba a las diferencias hormonales. Sin duda, los factores genéticos y ambientales afectan el desarrollo de la migraña. Además, al ser genética, es hereditaria. Esto significa que, si el padre o la madre tiene migrañas, hay un 50 % de posibilidades de que su hijo también la padezca. Si tienes migrañas, algunos factores pueden desencadenar un ataque. Sin embargo, esto no significa que sea tu culpa si tienes un ataque de migraña, ni que debas sentir culpa o vergüenza por los síntomas. Los cambios hormonales, en particular las fluctuaciones de estrógeno durante la menstruación, el embarazo y la perimenopausia, pueden desencadenar un ataque de migraña. Otros factores desencadenantes conocidos son algunos medicamentos, el consumo de alcohol, en particular vino tinto, el consumo excesivo de cafeína y el estrés, el estímulo sensorial, como la luz brillante o los olores fuertes, los cambios en el sueño, los cambios climáticos, saltearse comidas o incluso algunos alimentos, como los quesos maduros y los alimentos procesados.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más frecuente de la migraña es un dolor de cabeza intenso y palpitante. El dolor puede ser muy intenso e interferir en tus actividades diarias. También puedes tener náuseas, vómitos, y sensibilidad a la luz y al ruido. Sin embargo, la migraña puede variar mucho según la persona. Algunas personas pueden tener pródromos, que son los síntomas al comienzo de un ataque de migraña. Estos pueden ser pequeñas advertencias, como estreñimiento, cambios en el estado de ánimo, antojos de comida, rigidez en el cuello, aumento de la frecuencia de micción o incluso bostezos frecuentes. Algunas personas no se dan cuenta de que son señales de advertencia de un ataque de migraña. En aproximadamente un tercio de las personas que tienen migrañas, el aura puede aparecer antes o durante un ataque de migraña. El aura es el término que utilizamos para referirnos a estos síntomas neurológicos temporales reversibles. Por lo general, son visuales, pero también pueden incluir otros síntomas neurológicos. Normalmente, aparecen durante varios minutos y pueden durar hasta una hora. Algunos ejemplos del aura de la migraña incluyen fenómenos visuales, como ver formas geométricas, manchas brillantes o destellos de luz, o incluso la pérdida de la visión. Algunas personas pueden sentir entumecimiento o una sensación de hormigueo en un lado de la cara o del cuerpo, o incluso tener dificultad para hablar. Al final de un ataque de migraña, es posible que te sientas agotado, confundido o sin fuerzas hasta por un día. Esto se conoce como la fase del pósdromo.

¿Cómo se diagnostica?

La migraña es un diagnóstico clínico. Es decir, el diagnóstico se basa en los síntomas informados por el paciente. No hay pruebas de laboratorio ni estudios por imágenes que puedan confirmar o descartar una migraña. Según los criterios del diagnóstico en los exámenes de detección, si tienes síntomas de dolor de cabeza relacionados con la sensibilidad a la luz, una disminución de la función y náuseas, es probable que tengas migraña. Visita a un profesional de la salud para el posible diagnóstico de la migraña y recibir un tratamiento específico.

¿Cómo se trata?

Como la gravedad de la enfermedad de la migraña puede variar ampliamente, también hay muchos tratamientos disponibles para controlarla. Algunas personas necesitan lo que conocemos como un tratamiento urgente o de rescate para los ataques de migraña poco frecuentes. Otras personas, sin embargo, necesitan un plan de tratamiento urgente y uno preventivo. El tratamiento preventivo disminuye la frecuencia y la gravedad de los ataques de migraña. Este incluye medicamentos orales diarios, una inyección mensual o incluso inyecciones e infusiones que se administran una vez cada tres meses. Los medicamentos adecuados, junto con un cambio en el estilo de vida, pueden ser útiles para mejorar la vida de las personas que sufren migrañas. Hay métodos para controlar y minimizar los factores desencadenantes de la migraña. Uno es el sueño. Para mejorar tu rutina de sueño, debes atenerte a un horario específico y reducir el uso de pantallas y las distracciones por la noche. Haz ejercicio. Comienza con algo simple, incluso cinco minutos por semana, y aumenta de a poco la duración y la frecuencia para crear un hábito. Haz movimientos y actividades que disfrutes. Come sano y de manera equilibrada al menos tres veces por día y mantente hidratado. Toma notas en un diario. Haz un seguimiento de los días que tienes migrañas y los síntomas en un diario. Usa un calendario, una agenda o una aplicación. Lleva el diario a las citas de seguimiento para que el médico lo revise. Maneja el estrés para disminuir los ataques de migraña desencadenados por el estrés. Considera la terapia, la atención plena, la biorretroalimentación y otras técnicas de relajación adecuadas para ti.

¿Qué sigue?

Los ataques de migraña pueden ser incapacitantes, pero hay maneras de controlar la enfermedad y de empoderarte para obtener la atención médica y el apoyo que necesitas. Primero, debemos acabar con el estigma asociado a la migraña. No es solo un dolor de cabeza, sino una enfermedad neurológica genética. Luego, debes informarle los síntomas a un profesional de la salud. Evita usar frases como "Estoy bien", y sé sincero con el profesional de la salud, tu empleador y tus seres queridos sobre cómo te sientes y sobre el tipo de apoyo que necesitas. Sé tu prioridad cuando tengas un ataque de migraña y reduce las posibilidades de ataques con cambios en el estilo de vida. Mantén un horario consistente, duerme bien y aprende estrategias para lidiar con el estrés de la vida, como la atención plena y la meditación. Empodérate para controlar la migraña con cambios en el estilo de vida y opciones de tratamientos específicos para la migraña. Juntos, tú y el médico pueden controlar la enfermedad de la migraña. Si quieres informarte más sobre la migraña, mira nuestros otros videos relacionados o visita mayoclinic.org. Te deseamos lo mejor.

La migraña es un dolor de cabeza que puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación pulsante generalmente de un solo lado. A menudo suele estar acompañada de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz y al sonido. Los ataques de migraña pueden durar de horas a días, y el dolor puede ser tan intenso que interfiere en tus actividades diarias.

Algunas personas experimentan un síntoma de advertencia conocido como aura que ocurre antes o con el dolor de cabeza. Un aura puede incluir alteraciones visuales, como destellos de luz o puntos ciegos, u otras alteraciones, como hormigueo en un lado de la cara o en un brazo o pierna y dificultad para hablar.

Los medicamentos pueden ayudar a prevenir algunas migrañas y hacerlas menos dolorosas. Los medicamentos correctos en combinación con medidas de autoayuda y cambios en el estilo de vida pueden ayudarte.

Síntomas

Las migrañas, que afectan a niños, a adolescentes o a adultos, pueden pasar por cuatro etapas: pródromo, aura, ataque y pósdromo. No todas las personas que tienen migrañas pasan por todas las etapas.

Pródromo

Uno o dos días antes de una migraña, podrías notar cambios sutiles que advierten de una migraña próxima, entre otros:

  • Estreñimiento
  • Cambios de estado de ánimo, de depresión a euforia
  • Antojos de comida
  • Rigidez en el cuello
  • Aumento de la cantidad de micciones
  • Retención de líquidos
  • Bostezos frecuentes

Aura

Para algunas personas, un aura puede ocurrir antes o durante las migrañas. El aura es un síntoma reversible del sistema nervioso. Generalmente, son visuales, pero también pueden incluir otras alteraciones. Por lo general, cada síntoma comienza progresivamente, se incrementa durante unos minutos y puede durar hasta 60 minutos.

Ejemplos de auras de migraña:

  • Fenómenos visuales, como la visualización de varias formas, puntos brillantes o destellos de luz
  • Pérdida de la visión
  • Sensaciones de hormigueo en un brazo o una pierna
  • Entumecimiento o debilidad en el rosto o en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar

Ataque

Una migraña suele durar de 4 a 72 horas si no se trata. La frecuencia con la que ocurren las migrañas varía de una persona a otra. Las migrañas pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes.

Durante una migraña, podrías presentar estos síntomas:

  • Dolor generalmente en un lado de la cabeza, pero a menudo en ambos lados
  • Dolor que palpita o late
  • Sensibilidad a la luz, al sonido y, a veces, a los olores y al tacto
  • Náuseas y vómitos

Postdromo

Después de un ataque de migraña, es posible que te sientas agotado, confundido y sin fuerzas hasta por un día. Algunas personas indican sentirse eufóricas. El movimiento repentino de la cabeza podría provocar dolor de nuevo brevemente.

Cuándo debes consultar con un médico

Las migrañas a menudo no se diagnostican ni se tratan. Si tienes signos y síntomas de migraña con regularidad, lleva un registro de los ataques y cómo los trataste. Luego, programa una cita con el médico para hablar sobre tus dolores de cabeza.

Incluso si tienes antecedentes de dolores de cabeza, consúltale al médico si el patrón cambia o si los dolores de cabeza repentinamente se sienten diferentes.

Consulta al médico inmediatamente o dirígete a la sala de emergencias si presentas cualquiera de los siguientes signos y síntomas, que podrían indicar un problema médico más grave:

  • Un dolor de cabeza abrupto e intenso como un trueno
  • Dolor de cabeza con fiebre, rigidez de cuello, confusión, convulsiones, visión doble, entumecimiento o debilidad en cualquier parte del cuerpo, lo que podría ser un indicio de accidente cerebrovascular
  • Dolor de cabeza después de una lesión en la cabeza
  • Un dolor de cabeza crónico que empeora después de toser, hacer un esfuerzo o un movimiento repentino
  • Dolor de cabeza nuevo después de los 50 años

Causas

Aunque las causas de la migraña no se entienden completamente, la genética y los factores ambientales parecen jugar un papel importante.

Los cambios en el tronco encefálico y sus interacciones con el nervio trigémino, una importante vía de dolor, podrían estar involucrados. También podrían existir desequilibrios en las sustancias químicas cerebrales, incluida la serotonina, que ayuda a regular el dolor en el sistema nervioso.

Los investigadores están estudiando el papel de la serotonina en las migrañas. Otros neurotransmisores juegan un papel en el dolor de la migraña, como el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP).

Desencadenantes de la migraña

Hay una serie de factores que desencadenan la migraña, entre otros:

  • Cambios hormonales en las mujeres. Las fluctuaciones en el estrógeno, que se producen antes o durante los períodos menstruales, el embarazo y la menopausia, parecen desencadenar dolores de cabeza en muchas mujeres.

    Los medicamentos hormonales, como los anticonceptivos orales, también pueden empeorar las migrañas. Sin embargo, algunas mujeres notan que sus migrañas ocurren con menos frecuencia cuando toman estos medicamentos.

  • Bebidas. Entre ellas se incluyen las bebidas alcohólicas, especialmente el vino, y las bebidas con demasiada cafeína, como el café.
  • Estrés. El estrés en el trabajo o en casa puede causar migrañas.
  • Estímulos sensitivos. Las luces brillantes o parpadeantes, al igual que los sonidos fuertes, pueden provocar migrañas. Los olores fuertes, provenientes de perfumes, disolventes de pintura, el tabaquismo pasivo y otros, desencadenan migrañas en algunas personas.
  • Cambios en el sueño. La falta de sueño o dormir demasiado pueden desencadenar migrañas en algunas personas.
  • Factores físicos. El esfuerzo físico intenso, incluida la actividad sexual, podría provocar migrañas.
  • Cambios climáticos. Un cambio de clima o de presión barométrica puede provocar una migraña.
  • Medicamentos. Los anticonceptivos orales y los vasodilatadores, como la nitroglicerina, pueden agravar las migrañas.
  • Alimentos. Los quesos maduros, al igual que los alimentos salados y procesados, pueden desencadenar migrañas. Saltearse comidas también puede ser un factor desencadenante.
  • Aditivos alimentarios. Entre ellos se incluyen el edulcorante aspartamo y el conservante glutamato monosódico, que se encuentra en muchos alimentos.

Factores de riesgo

Hay varios factores que te predisponen a tener migrañas, entre ellos:

  • Antecedentes familiares. Si tienes un familiar con migrañas, entonces tienes bastante probabilidad de desarrollarlas también.
  • La edad. Las migrañas pueden comenzar a cualquier edad, aunque la primera suele ocurrir durante la adolescencia. Las migrañas tienden a llegar a su máxima intensidad a los 30 años de edad y, en forma gradual, se tornan menos intensas y frecuentes en las siguientes décadas.
  • Sexo. Las mujeres son tres veces más propensas a tener migrañas que los hombres.
  • Cambios hormonales. En el caso de las mujeres que tienen migrañas, los dolores de cabeza pueden comenzar justo antes del inicio de la menstruación o poco después. También pueden cambiar durante el embarazo o la menopausia. Por lo general, las migrañas mejoran después de la menopausia.

Complicaciones

Tomar analgésicos con demasiada frecuencia puede desencadenar dolores de cabeza graves por uso excesivo de medicamentos. El riesgo parece ser mayor con las combinaciones de aspirina, acetaminofén y cafeína. También pueden ocurrir dolores de cabeza por uso excesivo si tomas aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) durante más de 14 días al mes o triptanos, sumatriptán (Imitrex, Tosymra) o rizatriptán (Maxalt) durante más de nueve días al mes.

Los dolores de cabeza por el uso excesivo de medicamentos se producen cuando los medicamentos dejan de aliviar el dolor y comienzan a causar dolores de cabeza. Por lo tanto, usas más medicamentos analgésicos para el dolor, lo cual continúa el ciclo.

Migraña - atención en Mayo Clinic

July 02, 2021
  1. Cutrer FM, et al. Pathophysiology, clinical manifestations, and diagnosis of migraine in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2021.
  2. Migraine information page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/All-Disorders/Migraine-Information-Page. Accessed Jan. 31, 2021.
  3. Headache: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Hope-Through-Research/Headache-Hope-Through-Research. Accessed Feb. 6, 2021.
  4. Smith JH, et al. Acute treatment of migraine in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2021.
  5. Simon RP, et al. Headache & facial pain. In: Clinical Neurology. 10th ed. McGraw Hill; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Feb. 14, 2021.
  6. Ha H, et al. Migraine headache prophylaxis. American Family Physician. 2019;99:17.
  7. Kissoon NR (expert opinion). Mayo Clinic. March 16, 2021.
  8. Smith JH, et al. Preventive treatment of episodic migraine in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2021.
  9. Kleinman K, et al. Neurology. In: Harriet Lane Handbook. 22nd ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 7, 2021.
  10. Taylor FR. ABC's of headache trigger management. American Migraine Foundation. https://americanmigrainefoundation.org/resource-library/abcs-of-headache-trigger-management/. Accessed Feb. 6, 2021.
  11. AskMayoExpert. Migraine (adult) adjunctive therapy (adult). Mayo Clinic; 2020.
  12. Integrative and complementary migraine treatments. American Migraine Foundation. https://americanmigrainefoundation.org/resource-library/integrative-migraine-treatments/. Accessed Feb. 14, 2021.
  13. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 1, 2021.
  14. FDA approves new treatment for patients with migraine. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/fda-approves-new-treatment-adults-migraine. Accessed April 20, 2021.

Relacionado

Noticias de Mayo Clinic