La pérdida de peso sin causa aparente o de forma involuntaria, especialmente si es significativa o persistente, puede ser un signo de un trastorno médico no diagnosticado.

El momento en el cual la pérdida de peso sin causa aparente se convierte en una preocupación médica no puede determinarse con exactitud. Pero muchos médicos están de acuerdo en que se requiere una evaluación médica si una persona pierde más del 5 por ciento de su peso en seis meses a un año, especialmente si se trata de adultos mayores. Por ejemplo, una pérdida de peso de un 5 por ciento en una persona que pesa 160 libras (72 kilogramos) es de 8 libras (3,6 kilogramos). En una persona que pesa 200 libras (90 kilogramos), la pérdida es de 10 libras (4,5 kilogramos).

El peso se ve afectado por la ingesta de calorías, el nivel de actividad, el estado de salud general, la edad, la absorción de nutrientes y los factores económicos y sociales.

Aug. 26, 2017