Descripción general

La resaca es un grupo de signos y síntomas desagradables que pueden presentarse después de tomar demasiado alcohol. Como si sentirse mal no fuera suficiente, las resacas frecuentes también están asociadas con un desempeño deficiente y conflictos en el trabajo.

Como regla general, cuanto más alcohol tomas, más probabilidades tienes de sufrir resaca el día siguiente. Sin embargo, no hay una fórmula mágica que indique cuánto alcohol se puede tomar de manera segura y, aun así, evitar la resaca.

Si bien son desagradables, la mayoría de los casos de resaca desaparecen solos, aunque pueden durar hasta 24 horas. En el caso de que elijas tomar alcohol, hacerlo de manera responsable puede ayudarte a evitar futuras resacas.

Síntomas

Los síntomas de la resaca, habitualmente, comienzan cuando el alcohol en sangre baja de manera importante hasta alcanzar, o casi alcanzar, cero grados. Por lo general, su efecto es máximo la mañana siguiente después de una noche de haber bebido mucho. Según qué bebida y cuánta cantidad hayas tomado, podrías tener los siguientes síntomas:

  • Fatiga y debilidad
  • Sed excesiva y sequedad de boca
  • Dolores musculares y dolores de cabeza
  • Náuseas, vómitos y dolor estomacal
  • Menos horas de sueño o sueño de mala calidad
  • Aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido
  • Mareos o sensación de que la habitación gira
  • Temblores
  • Menor capacidad para concentrarte
  • Alteraciones del estado de ánimo, como depresión, ansiedad e irritabilidad
  • Latidos del corazón rápidos

Cuándo consultar al médico

Las resacas después de una sola noche de haber bebido se van solas. Habla con un médico si te preocupa porque bebes mucho y en forma frecuente, y esto te causa una abstinencia de alcohol grave, o si las resacas regulares afectan tu calidad de vida; por ejemplo, las relaciones personales y tu desempeño en el trabajo. Hay muchos tratamientos disponibles para los problemas de alcohol.

Cuándo es una urgencia

Los signos y síntomas más graves que acompañan al consumo excesivo de alcohol pueden indicar una intoxicación por alcohol, una urgencia que pone en riesgo la vida. Llama al 911 o al número local de emergencias si una persona que estuvo bebiendo presenta los siguientes signos:

  • Confusión
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Respiración lenta (menos de ocho respiraciones por minuto)
  • Respiración irregular (una pausa de más de 10 segundos entre las respiraciones)
  • Color de la piel azulada o pálida
  • Temperatura corporal baja (hipotermia)
  • Dificultad para mantenerse consciente
  • Desmayo (pérdida del conocimiento) e imposibilidad para despertarla

Una persona que perdió el conocimiento y que no se la puede despertar corre el riesgo de muerte. Si crees que una persona tiene intoxicación por alcohol, incluso cuando no veas los signos y síntomas clásicos, busca atención médica de inmediato.

Causas

Las resacas son provocadas por beber demasiado alcohol. Para algunas personas, un solo trago con alcohol es suficiente para provocar una resaca, mientras que otras pueden beber mucho sin tener resaca.

Son varios los factores que contribuyen a causar la resaca. Por ejemplo:

  • El alcohol hace que el cuerpo produzca más orina. A su vez, orinar más de lo normal puede provocar deshidratación; esto se manifiesta con sed, mareos y aturdimiento.
  • El alcohol desencadena una respuesta inflamatoria por parte del sistema inmunitario. El sistema inmunitario puede activar ciertos agentes que con frecuencia producen síntomas físicos, como incapacidad para concentrarte, problemas de memoria, disminución del apetito y falta de interés en las actividades habituales.
  • El alcohol irrita el revestimiento del estómago. El alcohol aumenta la producción de ácido en el estómago y demora el vaciado estomacal. Cualquiera de estos factores puede causar dolor abdominal, náuseas o vómitos.
  • El alcohol puede provocar una caída del azúcar en sangre. Si el nivel de azúcar en sangre cae a niveles muy bajos, puedes tener fatiga, debilidad, temblores, alteración del estado de ánimo e, incluso, convulsiones.
  • El alcohol hace que los vasos sanguíneos se dilaten, y esto puede provocar dolores de cabeza.
  • El alcohol puede producirte sueño, pero impide que se alcancen las fases del sueño más profundas y suele provocar que te despiertes en medio de la noche. Quizás te sientas atontado y cansado.

Congéneres

Las bebidas alcohólicas tienen unos ingredientes llamados «congéneres» que le dan a las bebidas alcohólicas el sabor y pueden contribuir a causar la resaca. Los congéneres están concentrados en cantidades más grandes en las bebidas alcohólicas oscuras, como el brandy y el whisky de Bourbon, que en las bebidas transparentes, como el vodka y la ginebra.

Los congéneres aumentan la probabilidad de tener resaca o de que esta sea más intensa. Sin embargo, beber demasiado alcohol siempre puede hacer que te sientas mal a la mañana siguiente, más allá del color de la bebida.

Factores de riesgo

Cualquier persona que toma alcohol puede tener resaca, aunque algunas personas son más propensas a las resacas que otras. Una variación genética que afecta la forma en que se metaboliza el alcohol puede hacer que algunas personas se ruboricen, suden o se enfermen después de beber aunque sea una pequeña cantidad de alcohol.

Los factores que hacen que la resaca sea más probable o más grave son:

  • Beber con el estómago vacío. Cuando no hay alimento en el estómago, el alcohol se absorbe más rápido.
  • Consumir otras drogas, como la nicotina, junto con el alcohol. La combinación del alcohol con el tabaco parece aumentar la probabilidad de despertarse con resaca.
  • No dormir bien o lo suficiente después de beber. Algunos investigadores creen que los síntomas de la resaca, en general, se deben, al menos en parte, al ciclo de sueño corto y de mala calidad que suele seguir a una noche en la que se bebió alcohol.
  • Tener antecedentes familiares de alcoholismo. Tener familiares cercanos con antecedentes de alcoholismo puede indicar un problema hereditario con la forma en que el organismo procesa el alcohol.
  • Tomar bebidas alcohólicas de color más oscuro. Las bebidas de color más oscuro suelen tener un volumen alto de congéneres y aumentan la probabilidad de tener resaca.

Complicaciones

Cuando tienes resaca, es probable que sufras problemas con las siguientes funciones biológicas:

  • Memoria
  • Concentración
  • Destreza

No es de extrañar que este entorpecimiento transitorio de tus habilidades aumente el riesgo de una cantidad de problemas en la escuela o en el trabajo, tales como los siguientes:

  • Ausentismo
  • Dificultad para completar las tareas
  • Conflictos con otras personas
  • Quedarte dormido en la escuela o en el trabajo
  • Lesiones en el lugar de trabajo

Prevención

A pesar de que se afirma que varios comprimidos y tabletas de venta libre previenen las resacas, la única forma garantizada para prevenir una resaca es evitar el alcohol. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación.

El consumo moderado de alcohol para adultos sanos significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.

Mientras menos alcohol bebas, menos probabilidades hay de que tengas resaca. Los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Come antes de beber y mientras lo estés haciendo. Como el alcohol se absorbe más rápido si el estómago está vacío, comer algo antes de beber alcohol y mientras estás bebiendo puede ser útil.
  • Elige con cuidado. Las bebidas con menos congéneres tienen un poco menos de probabilidades de causar resacas que los tragos con más congéneres, pero recuerda que todos los tipos de alcohol pueden provocar resaca.
  • Toma algunos sorbos de agua entre las bebidas. Tomar un vaso lleno de agua después de cada bebida alcohólica te ayudará a mantenerte hidratado. También te ayudará a beber menos alcohol.
  • Conoce tus límites y solo bebe con moderación. Decide de antemano cuántas copas vas a tomar, y no te excedas. No te sientas presionado a beber.
  • Bebe lentamente. Evita tomar más de un trago con alcohol por hora. Deja de beber cuando llegues a tu límite (o antes).

Algunas personas toman analgésicos de venta libre, como aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, y otros), para prevenir los síntomas de la resaca. Sin embargo, pregúntale al médico si esto es seguro para ti y qué dosis es la más adecuada. Estos medicamentos pueden interactuar con otros medicamentos, y el paracetamol (Tylenol y otros) pueden provocar lesión hepática si consumes demasiado alcohol.

Feb. 24, 2018
References
  1. Beyond hangovers: Understanding alcohol's impact on your health. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/Hangovers/beyondHangovers.htm. Accessed Oct. 31, 2017.
  2. Hangover cures. NHS Choices. https://www.nhs.uk/Livewell/alcohol/Pages/Hangovers.aspx. Accessed Oct. 31, 2017.
  3. Alcohol use and health. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/alcohol/fact-sheets/alcohol-use.htm. Accessed Oct. 31, 2017.
  4. Alcohol overdose: The dangers of drinking too much. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/alcoholoverdosefactsheet/overdosefact.htm. Accessed Oct. 31, 2017.
  5. van Schrojenstein Lantman M, et al. The impact of alcohol hangover symptoms on cognitive and physical functioning, and mood. Human Psychopharmacology Clinical and Experimental. 2017;32:e2623.
  6. Jayawardena R, et al. Interventions for treatment and/or prevention of alcohol hangover: Systematic review. Human Psychopharmacology Clinical and Experimental. 2017;32:e2600.
  7. Tipple CT, et al. A review of the physiological factors associated with alcohol hangover. Current Drug Abuse Reviews. 2016;9:93.
  8. Wang F, et al. Natural products for the prevention and treatment of hangover and alcohol use disorder. Molecules. 2016;21:64.
  9. Rodda LN, et al. Alcohol congener analysis and the source of alcohol: A review. Forensic Science, Medicine, and Pathology. 2013;9:194.
  10. Rohsenow DJ, et al. The role of beverage congeners in hangover and other residual effects of alcohol intoxication: A review. Current Drug Abuse Reviews. 2010;3:76.
  11. Mackus M, et al. Urine methanol concentration and alcohol hangover severity. Alcohol. 2017;59:37.
  12. Verster JC, et al. The Alcohol Hangover Research Group consensus statement on best practice in alcohol hangover research. Current Drug Abuse Reviews. 2010;3:116.
  13. Drinking too much too fast can kill you. National Council on Alcoholism and Drug Dependence, Inc. https://www.ncadd.org/images/stories/PDF/DrinkingTooMuchTooFastCanKillYou-NCADD.pdf. Accessed Nov. 5, 2017.
  14. A word about alcohol poisoning. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. https://www.niaaa.nih.gov/alcohol-poisoning. Accessed Nov. 5, 2017.
  15. Acetaminophen: Avoiding liver damage. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm168830.htm. Accessed Nov. 9, 2017.
  16. Hall-Flavin DK (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 9, 2017.
  17. 2015-2020 Dietary Guidelines for Americans. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. http://health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines. Accessed Nov. 15, 2017.
  18. How to help patients who drink too much: A clinical approach. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/Practitioner/CliniciansGuide2005/clinicians_guide5_help_p.htm. Accessed Nov. 15, 2017.