Exposición a la radiación

Durante una exploración por TC, estás expuesto brevemente a la radiación ionizante. La cantidad de radiación es mayor que la que recibirías durante una radiografía simple porque la exploración por TC recopila información más detallada. No se ha demostrado que las exploraciones por TC causen daño a largo plazo, aunque podría haber una muy pequeña posibilidad de que aumenten tu riesgo de padecer cáncer.

Las exploraciones por TC tienen muchos beneficios que superan este pequeño riesgo potencial. Los médicos usan la dosis más baja de radiación posible para obtener la información médica necesaria. Además, las técnicas y los aparatos más nuevos y más rápidos requieren menos radiación que la utilizada anteriormente. Habla con tu médico acerca de los beneficios y los riesgos de someterte a una exploración por TC.

Daño al feto

Cuéntale al médico si estás embarazada. Aunque la radiación de una exploración por TC es poco probable que le haga daño al bebé, el médico puede recomendar otro tipo de examen, como una ecografía o RM, para evitar exponer al bebé a la radiación.

Reacciones al material de contraste

En ciertos casos, el médico puede recomendar que recibas un tinte especial llamado «material de contraste» por vía intravenosa en el brazo, antes de la exploración por TC. Aunque es poco frecuente, el material de contraste puede causar problemas médicos o reacciones alérgicas.

La mayoría de las reacciones son leves y dan como resultado una erupción cutánea o picazón. En raras ocasiones, una reacción alérgica puede ser grave, y hasta poner en riesgo la vida. Informa al médico si alguna vez tuviste una reacción al material de contraste.

March 25, 2015