Cuándo consultar al doctor

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Busca atención médica de urgencia

Llama al 911 o al número local de emergencias o pídele a alguien que te lleve a la sala de urgencias si experimentas dificultades para respirar fuertes que aparecen en forma repentina y afectan tu capacidad de actuar. Busca atención médica de urgencia si la dificultad para respirar está acompañada de dolor en el pecho, desmayo o náuseas, ya que estos pueden ser signos de un ataque cardíaco o embolia pulmonar.

Pide una consulta con un médico

Pide una consulta con el médico si, además de la dificultad para respirar, tienes:

  • Hinchazón en los pies y tobillos
  • Problemas para respirar cuando estás recostado
  • Fiebre alta, escalofríos y tos
  • Silbido al respirar
  • Empeoramiento de la dificultad para respirar preexistente

Cuidado personal

Para ayudar a evitar que la dificultad para respirar crónica empeore:

  • Deja de fumar. Una vez que hayas dejado de consumir tabaco, tus riesgos de padecer cáncer o una enfermedad pulmonar o cardíaca comienzan a reducirse, incluso si has fumado por años.
  • Evita la exposición a sustancias contaminantes. Evita respirar toxinas ambientales o alérgenos, siempre que sea posible.
  • Si tienes sobrepeso, adelgaza.
  • Cuídate. Si padeces un trastorno médico no diagnosticado, ocúpate de él.
  • Ten un plan de acción. Debate con el médico qué hacer si tus síntomas empeoran.
  • Ten en cuenta la altura. Evita el esfuerzo a alturas mayores de 5000 pies (1524 metros).
  • Verifica regularmente tu equipo. Si dependes de oxígeno complementario, asegúrate de contar con el suministro adecuado y de que el equipo funcione adecuadamente.
Jan. 26, 2018