Vacuna contra la COVID-19: obtén la información verdadera

¿Buscas información sobre las vacunas contra la COVID-19? Aquí encontrarás lo que debes saber acerca de las diferentes vacunas y los beneficios de vacunarte.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

A medida que continúa la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), es posible que tengas preguntas acerca de las vacunas contra la COVID-19. Infórmate sobre los diferentes tipos de vacunas contra la COVID-19, cómo funcionan, los posibles efectos secundarios y los beneficios para ti y para tu familia.

Beneficios de la vacuna contra la COVID-19

¿Cuáles son los beneficios de darse una vacuna contra la COVID-19?

Mantenerte al día con una vacuna contra la COVID-19 puede tener los siguientes beneficios:

  • Ayudar a prevenir un cuadro grave de la enfermedad y la muerte debido a la COVID-19, tanto en niños como en adultos.
  • Ayudar a evitar que debas acudir al hospital debido a la COVID-19.
  • Aumentar la inmunidad, que es la protección del cuerpo, para no contagiarte el virus que causa la COVID-19.
  • Ser una forma más segura de protegerte, en comparación con enfermarte del virus que causa la COVID-19.

El nivel de protección que proporciona una vacuna contra la COVID-19 depende de diferentes factores. Algunos de los factores que pueden influenciar el nivel de protección de una vacuna son tu edad, si tuviste COVID-19 antes o si tienes otras enfermedades, como cáncer.

El nivel de protección que te brinda una vacuna contra la COVID-19 también depende de cómo cambia el virus que causa la enfermedad y contra cuáles variantes protege la vacuna. La protección también se ve influenciada por factores temporales, por ejemplo, el momento en que se te administró la dosis.

Habla con el equipo de atención médica sobre cómo mantenerte al día con las vacunas contra la COVID-19.

¿Debo darme la vacuna contra la COVID-19 aun si ya tuve la COVID-19?

Sí. Después de que hayas tenido la COVID-19, recibir la vacuna puede aumentar la protección de tu cuerpo para no contagiarte otra vez del virus que causa la COVID-19.

Contraer la COVID-19 o recibir la vacuna contra la COVID-19 te brinda protección, también conocida como inmunidad, para no infectarte otra vez con el virus que causa esta enfermedad. Sin embargo, esta protección parece desaparecer con el tiempo. Contraer de nuevo la COVID-19 puede causar un cuadro grave de la enfermedad o complicaciones médicas, especialmente en personas con factores de riesgo para la COVID-19 grave.

Los investigadores continúan estudiando lo que pasa cuando alguien contrae la COVID-19 por segunda vez. Sin embargo, para algunas personas, el riesgo de tener que ir al hospital y de presentar problemas médicos como la diabetes aumenta con cada infección por la COVID-19.

Las investigaciones demostraron que las personas que tuvieron la COVID-19 y luego recibieron todas las vacunas sugeridas para la COVID-19 tienen menos posibilidades de necesitar tratamiento en el hospital debido a la COVID-19 que las personas a quienes no se les administró la vacuna o que no recibieron todas las dosis sugeridas. Esta protección desaparece meses después de recibir la vacuna.

Además, como el virus que causa la COVID-19 puede mutar, lo cual significa que cambia, una vacuna con la última cepa o variante que se esté propagando, o que se espera que empiece a contagiarse, puede ayudar a evitar que enfermes de nuevo.

Seguridad y efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19

¿Qué vacunas contra la COVID-19 han sido autorizadas o aprobadas?

En Estados Unidos, se encuentran disponibles tres vacunas contra la COVID-19. Son las siguientes:

  • Vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 2023-2024, disponible para personas a partir de los 6 meses.
  • Vacuna de Moderna contra la COVID-19 2023-2024, disponible para personas a partir de los 6 meses.
  • Vacuna de Novavax contra la COVID-19 2023-2024, disponible para personas a partir de los 12 años de edad.

Al inicio de la pandemia de la COVID-19, la necesidad de vacunas para combatir esta enfermedad fue inmediata. Sin embargo, el proceso de aprobación de vacunas por el que se rige la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos puede demorar años.

Para poder brindar las vacunas necesarias con mayor rapidez, la Administración de Alimentos y Medicamentos otorgó una autorización de emergencia para las vacunas contra la COVID-19. Esta autorización se basa en una cantidad menor de datos de la que se requiere habitualmente. Sin embargo, los datos aún deben demostrar que las vacunas son seguras y eficaces.

En agosto de 2022, la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó una actualización a las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech contra la COVID-19. Ambas incluían la variante original y la variante ómicron del virus que causa la COVID-19. En uno de los análisis, las vacunas tuvieron una eficacia de hasta el 62 % n evitar que los adultos con la COVID-19 tuvieran que ser hospitalizados.

En junio de 2023, la Administración de Alimentos y Medicamentos solicitó a los fabricantes de vacunas que actualizaran las vacunas contra la COVID-19. Los cambios que se aplicaron permiten que las vacunas combatan la cepa XBB.1.5 que causa la COVID-19.

En septiembre y octubre de 2023, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos autorizó el uso de las vacunas actualizadas de Novavax, Moderna y Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 2023-2024.

Entre las vacunas que tienen la autorización o aprobación de uso de emergencia por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos, se encuentran las siguientes:

  • Vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 2023-2024. Esta vacuna se probó por primera vez contra la cepa original del virus de la COVID-19. Dicha sepa comenzó a diseminarse a finales de 2019. En diciembre de 2020, se concluyó que la serie de dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 era segura y tenía de un 91 % a un 95 % de eficacia en la prevención de la infección por el virus de la COVID-19 en personas de 18 años o más. Estos datos ayudaron a predecir la eficacia de las vacunas para las personas más jóvenes. Esta eficacia varió según la edad.

    La vacuna de Pfizer-BioNTech está aprobada con el nombre de Comirnaty para las personas de 12 años o más. Está autorizada para su uso en personas que tienen entre 6 meses y 11 años de edad. La cantidad de dosis de esta serie de vacunas varía para cada persona en función de su edad y su historial de vacunación contra la COVID-19.

  • Vacuna de Moderna contra la COVID-19 2023-2024. Esta vacuna también se probó por primera vez contra la cepa original del virus que causa la COVID-19. En diciembre de 2020, se concluyó que la vacuna de Moderna contra la COVID-19 era segura y tenía alrededor del 93 % de eficacia en la prevención de la infección entre los voluntarios del estudio, todos de 18 años o más.

    Según la comparación entre personas que se contagiaron del virus de la COVID-19 en el grupo tratado con placebo, la vacuna de Moderna contra la COVID-19 tuvo un 98 % de eficacia a la hora de prevenir cuadros graves de esta enfermedad. El efecto de la vacuna en personas más jóvenes también se predijo en función de los datos obtenidos del ensayo clínico.

    La vacuna está aprobada con el nombre de Spikevax para las personas de 12 años o más. La vacuna está autorizada para su uso en personas que tienen entre 6 meses y 11 años de edad. La cantidad de dosis necesarias varía para cada persona en función de su edad y su historial de vacunación contra la COVID-19.

  • Vacuna de Novavax contra la COVID-19 2023-2024, adyuvante. La vacuna está disponible con una autorización de uso de emergencia en personas de 12 años y mayores. Requiere dos dosis que se administran con un intervalo de 3 a 8 semanas. Según investigaciones realizadas antes de la propagación de las variantes delta y ómicron, la vacuna tiene una eficacia del 90 % en la prevención de cuadros leves, moderados y graves de la COVID-19. Para las personas de 65 años o más, la vacuna tiene una eficacia del 79 %.

Por lo general, los niños que tienen 5 años o más y tienen un sistema inmunitario normal pueden recibir cualquier vacuna autorizada o aprobada para su edad. Normalmente, no necesitan colocarse la misma vacuna en cada oportunidad.

Sin embargo, algunas personas deben recibir las dosis del mismo fabricante de vacunas. Entre ellas, se encuentran las siguientes personas:

  • Los niños que tienen entre 6 meses y 4 años de edad.
  • Los niños que tienen 5 años o más y tienen un sistema inmunitario debilitado.
  • Las personas que tienen 12 años o más y que recibieron una dosis de la vacuna de Novovax deben recibir la segunda dosis de Novovax correspondiente a la serie de dos dosis.

Si tienes alguna pregunta sobre las vacunas para ti o tus hijos, habla con un profesional de la salud de confianza. El equipo de atención médica puede ayudarte en los siguientes casos:

  • La vacuna que recibiste o que recibió alguno de tus hijos no se encuentra disponible.
  • No sabes qué vacuna recibieron tú o uno de tus hijos.
  • Tú o uno de tus hijos inició una serie de vacunas, pero no pudieron finalizarla debido a los efectos secundarios.

¿Cómo funcionan las vacunas contra la COVID-19?

Tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech como la de Moderna contra la COVID-19 usan ARN mensajero modificado genéticamente. Los coronavirus tienen una estructura en forma de espícula en su superficie, llamada proteína de la espícula. Las vacunas de ARNm contra la COVID-19 dan instrucciones a las células sobre cómo fabricar una proteína inofensiva de la espícula.

Después de la vacunación, las células musculares comienzan a producir las partes de la proteína de la espícula y a ubicarlas en la superficie de las células. El sistema inmunitario reconoce la proteína y comienza a armar una respuesta inmunitaria y a fabricar anticuerpos. Inmediatamente después de entregar las instrucciones, el ARNm se divide. Nunca ingresa al núcleo de las células, donde se almacena el ADN.

La vacuna con adyuvante de Novavax contra la COVID-19 es una vacuna con subunidades proteicas. Estas vacunas solo incluyen las partes de un virus (proteínas) que estimulan al sistema inmunitario. La vacuna contra la COVID-19 de Novavax contiene proteínas inofensivas de la espícula. También contiene como ingrediente un adyuvante, que ayuda con la respuesta del sistema inmunitario.

Una vez que el sistema inmunitario reconoce las proteínas de la espícula, esta vacuna crea anticuerpos y glóbulos blancos defensivos. Si más tarde te infectas con el virus de la COVID-19, los anticuerpos combatirán el virus.

Las vacunas con subunidades proteicas contra la COVID-19 no utilizan virus vivos y no pueden hacer que te infectes con el virus de la COVID-19. Las partes de la proteína tampoco ingresan al núcleo de las células, donde se almacena el ADN.

La vacuna contra la COVID-19, ¿puede contagiarte con la COVID-19?

No. Las vacunas contra la COVID-19 que se desarrollan y utilizan actualmente en los Estados Unidos no usan el virus vivo que causa la COVID-19. Por esta razón, las vacunas contra la COVID-19 no hacen que contraigas la enfermedad ni que liberes componentes de la vacuna.

Tu cuerpo puede tardar algunas semanas en generar inmunidad después de que recibas la vacuna contra la COVID-19. En consecuencia, es posible que te infectes con el virus que causa la COVID-19 justo antes o después de recibir la vacuna.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios generales de una vacuna contra la COVID-19?

Una vacuna contra la COVID-19 puede tener efectos secundarios leves tras la primera o la segunda dosis, entre ellos:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el sitio donde se administró la dosis.
  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Escalofríos.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Náuseas y vómitos.
  • Malestar general.
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos.

Los niños de 6 meses a 3 años también podrían presentar llanto, somnolencia o pérdida del apetito después de recibir la vacuna.

Un equipo de atención médica te mantendrá bajo observación durante 15 minutos después de recibir la vacuna contra la COVID-19 para ver si presentas una reacción alérgica.

Muchas personas no tienen efectos secundarios causados por la vacuna. Cuando sí se presentan efectos secundarios, la mayoría desaparece a los pocos días.

Si el enrojecimiento o la sensibilidad en el lugar donde se administró la dosis empeora después de 24 horas o si sientes preocupación por los efectos secundarios, comunícate con el médico.

¿Cuáles son los efectos secundarios a largo plazo de la vacuna contra la COVID-19?

Dado que los ensayos clínicos de las vacunas contra la COVID-19 no comenzaron hasta el verano de 2020, aún no está claro si estas vacunas tendrán efectos secundarios a largo plazo. Sin embargo, las vacunas rara vez causan efectos secundarios a largo plazo.

Si te preocupa, en los Estados Unidos, se comunicarán los datos de seguridad de las vacunas contra la COVID-19 a un programa nacional llamado Sistema de Notificación de Efectos Adversos de Vacunas. Estos datos están a disposición del público. Los CDC también han creado v-safe, una herramienta para teléfonos inteligentes que permite a los usuarios informar los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19.

Si tienes más preguntas o inquietudes acerca de tus síntomas, habla con el médico.

¿Pueden las vacunas contra la COVID-19 afectar el corazón?

En algunas personas, las vacunas contra la COVID-19 pueden derivar en miocarditis y pericarditis, que son complicaciones en el corazón. La miocarditis es la hinchazón, también llamada inflamación, del músculo cardíaco. La pericarditis es la hinchazón, también llamada inflamación, del revestimiento exterior del corazón.

Aún es poco frecuente, pero en los Estados Unidos, se registró un aumento de los casos informados de miocarditis y pericarditis después del uso de vacunas de ARNm contra la COVID-19, sobre todo en hombres de 12 a 39 años. Las investigaciones también indican que hay un mayor riesgo de que se produzcan estas afecciones luego de que se administra la vacuna de Novavax contra la COVID-19.

De los casos informados, el problema se produjo con mayor frecuencia después de la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 y, por lo general, una semana después de la vacunación contra la COVID-19. La mayoría de las personas que recibieron atención médica se sintieron mejor después de tomar medicamentos y descansar.

Esté atento a si presenta síntomas como los siguientes:

  • Dolor en el pecho.
  • Falta de aire.
  • Sensación de que el corazón late rápido, aletea o palpita fuertemente.

Si tú o tu hijo tienen alguno de estos síntomas en la semana siguiente a la aplicación de la vacuna contra la COVID-19, busca atención médica.

Si tú o tu hijo tienen miocarditis o pericarditis después de recibir una dosis de la vacuna contra la COVID-19 de ARNm, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan evitar recibir otra dosis de cualquier vacuna contra la COVID-19.

Las variantes y las vacunas contra la COVID-19

Las vacunas contra la COVID-19, ¿son gratuitas?

En Estados Unidos, se puede acceder a las vacunas contra la COVID-19 sin costo a través de la cobertura del seguro de salud. Sin embargo, hay otras opciones disponibles para las personas que no cuentan con cobertura para las vacunas o que no tienen un seguro de salud. Todas las personas menores de 18 años pueden acceder a las vacunas sin costo gracias al programa Vacunas para Niños. Las personas adultas pueden acceder a vacunas contra la COVID-19 a través del programa temporal Puente de Acceso, que dejará de funcionar en diciembre de 2024.

¿Se me puede administrar una vacuna contra la COVID-19 si tengo una enfermedad preexistente?

Sí. Las vacunas contra la COVID-19 son seguras para las personas que tienen enfermedades preexistentes, entre ellas las afecciones que aumentan el riesgo de presentar un cuadro grave de la COVID-19.

El equipo de atención médica puede sugerir dosis adicionales de la vacuna contra la COVID-19 si tienes un sistema inmunitario debilitado de moderada a gravemente.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan el intervalo más corto entre la primera y la segunda dosis de las vacunas de ARNm contra la COVID-19 para las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, las personas de 65 años y mayores y aquellas que necesitan una protección rápida debido a preocupaciones respecto al desarrollo de un cuadro grave de la enfermedad. Un intervalo de ocho semanas entre la primera y la segunda dosis podría ser lo mejor para algunas personas, especialmente para los hombres de 12 a 39 años. Un intervalo más largo podría aumentar la protección contra la COVID-19 y reducir el riesgo de presentar problemas cardíacos poco frecuentes, como miocarditis y pericarditis.

¿Está bien tomar un medicamento de venta libre antes o después de recibir una vacuna contra la COVID-19?

No tomes medicamentos antes de recibir la vacuna contra la COVID-19, a fin de prevenir posibles malestares. No está claro cómo estos medicamentos podrían afectar la eficacia de las vacunas. Sin embargo, puedes tomar este tipo de medicamento después de recibir la vacuna contra la COVID-19, siempre que no tengas ningún otro motivo médico que te impida tomarlo.

Las reacciones alérgicas y las vacunas contra la COVID-19

¿Cuáles son los signos de una reacción alérgica a la vacuna contra la COVID-19?

Quizás estés teniendo una reacción alérgica inmediata a la vacuna contra la COVID-19 si presentas estos síntomas dentro de las cuatro horas después de haberla recibido:

  • Urticaria.
  • Hinchazón de los labios, de los ojos o de la lengua.
  • Sibilancia.

Si presentas signos de una reacción alérgica, busca de inmediato ayuda. Infórmale al médico sobre la reacción, aunque ya haya desaparecido o no hayas necesitado atención de emergencia. La reacción puede indicar que eres alérgico a la vacuna. Es posible que no puedas recibir una segunda dosis de la misma vacuna. Sin embargo, quizás sí puedas recibir otra vacuna como segunda dosis.

¿Puedo darme la vacuna contra la COVID-19 si tengo antecedentes de reacciones alérgicas?

Si tienes antecedentes de reacciones alérgicas graves que no se relacionan con vacunas o con medicamentos inyectables, se te puede administrar la vacuna contra la COVID-19. Por lo general, estarás bajo observación durante 30 minutos después de recibir la vacuna.

Si tuviste una reacción alérgica inmediata a otras vacunas o a otros medicamentos inyectables, pregunta al médico sobre si se te puede administrar la vacuna contra la COVID-19. Si alguna vez tuviste una reacción alérgica inmediata o grave a alguno de los componentes de una vacuna contra la COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que no recibas esa vacuna en particular.

Si presentas una reacción alérgica inmediata o grave después de recibir la primera dosis de una vacuna contra la COVID-19, no se te debe administrar una segunda dosis de dicha vacuna. Sin embargo, quizás sí puedas recibir otra vacuna como segunda dosis.

Embarazo, lactancia y fertilidad con las vacunas contra la COVID-19

¿Las mujeres embarazadas o que están amamantando pueden darse la vacunas contra la COVID-19?

Si estás en embarazo o amamantando, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que se te administre una vacuna contra la COVID-19.

El riesgo general de la COVID-19 para las mujeres embarazadas es bajo. Sin embargo, las mujeres que están en embarazo, o que lo estuvieron hace poco, presentan un mayor riesgo de tener un cuadro grave de la COVID-19. También es más probable que las mujeres embarazadas y que tienen la COVID-19 den a luz antes de que empiece la semana 37 del embarazo, lo que se conoce como trabajo de parto prematuro. Además, es posible que presenten mayor riesgo de tener ciertos problemas, como muerte fetal intraútero y pérdida del embarazo.

Recibir una vacuna contra la COVID-19 puede protegerte de un cuadro grave de la enfermedad. La vacuna también puede ayudar a las mujeres embarazadas a producir anticuerpos que podrían proteger a sus bebés. Las investigaciones demuestran que los bebés cuyas madres recibieron dos dosis de una vacuna de ARNm contra la COVID-19, como la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna, podrían tener un menor riesgo para hospitalización causada por la infección de la COVID-19 en los primeros seis meses de vida.

Las vacunas contra la COVID-19 no provocan la infección por el virus que causa la enfermedad, ni siquiera en las mujeres embarazadas o sus bebés. Ninguna de las vacunas contra la COVID-19 contiene el virus vivo que causa la enfermedad. Además, ten en cuenta que las vacunas de ARNm contra la COVID-19 no alteran el ADN.

Los hallazgos de un estudio de más de 40 000 mujeres muestran que recibir una vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo no presenta riesgos graves para las embarazadas vacunadas ni para sus bebés. La mayoría de las mujeres del estudio recibieron una vacuna de ARNm.

Si el virus de la COVID-19 no suele derivar en un cuadro grave de la enfermedad en los niños, ¿por qué necesitan la vacuna?

Aunque no es frecuente, algunos niños pueden presentar un cuadro grave de la COVID-19 después de contraer el virus que causa esta enfermedad.

La vacuna contra la COVID-19 y las dosis de refuerzo, actualizadas para la cepa más frecuente del virus que causa la enfermedad, pueden evitar que tu hijo se contagie del virus. También puede prevenir que tu hijo presente un cuadro grave de la enfermedad o que sea necesario hospitalizarlo debido al virus de la COVID-19.

¿Puedo dejar de tomar las precauciones de seguridad después de vacunarme contra la COVID-19?

Se considera que estás al día con las vacunas si recibiste todas las dosis recomendadas de vacunas contra la COVID-19 cuando cumpliste los requisitos.

Después de que recibas la vacuna, puedes retomar con más seguridad las actividades que quizás antes no podías hacer a causa de la pandemia. Sin embargo, si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas hospitalizadas por la COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan usar una mascarilla con buen ajuste en espacios públicos cerrados, independientemente de si estás vacunado o no.

Si tienes el sistema inmunitario debilitado o tienes un mayor riesgo de presentar un cuadro grave de la enfermedad, usa una mascarilla que te proporcione la mayor protección posible cuando te encuentres en un área en la que haya una gran cantidad de personas hospitalizadas por la COVID-19. Pregunta al proveedor de atención médica si debes usar una mascarilla en otros momentos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar una mascarilla en los aviones, autobuses, trenes y otros medios de trasporte público en los que viajes hacia o desde los Estados Unidos, y dentro del país, y en lugares como aeropuertos y estaciones de tren.

Si se te han administrado todas las dosis recomendadas de las vacunas y tuviste contacto cercano con una persona que tiene el virus de la COVID-19, solicita que se te haga una prueba al menos cinco días después del contacto.

¿Todavía puedo contagiarme con la COVID-19 después de recibir la vacuna?

La vacunación contra la COVID-19 protegerá a la mayoría de las personas de enfermarse con la COVID-19. Sin embargo, algunas personas con el esquema completo de vacunación seguirán contagiándose con la COVID-19. Estas se denominan infecciones posvacunación.

Quienes contraen infecciones posvacunación pueden trasmitir la COVID-19 a otras personas. Sin embargo, hay menos posibilidades de que las personas que tienen el esquema completo de vacunación y se infectan después de haberse vacunado se enfermen de gravedad por la COVID-19 en comparación con aquellas que no están vacunadas. Incluso cuando las personas que están vacunadas presentan síntomas, suelen ser menos graves en comparación con las que no están vacunadas.

Reciba nuestro boletín informativo gratuito en español

El boletín informativo de Mayo Clinic en español es gratuito y se envía semanalmente por correo electrónico con consejos de salud, recetas deliciosas, descubrimientos médicos y más. Vea un ejemplo del correo electrónico e inscríbase a continuación.

Con el fin de proporcionarle la información más relevante y útil, y de entender qué información es beneficiosa, posiblemente combinemos tanto su correo electrónico como la información sobre el uso del sitio web con otro tipo de datos que tenemos acerca de usted. Si usted es un paciente de Mayo Clinic, esto puede incluir información confidencial de salud. Si se combinan esos datos con su información médica confidencial, toda esta información se tratará como información médica confidencial y solo se usará o revelará según lo descrito en nuestro aviso sobre políticas de privacidad. En cualquier momento, puede optar por no recibir las comunicaciones de correo electrónico si presiona en el mensaje el enlace para anular la suscripción.

Nov. 03, 2023 See more In-depth

Ver también

  1. Antibióticos: ¿Los estás usando de manera incorrecta?
  2. COVID-19 y la vitamina D
  3. Tratamiento con plasma de convalecientes
  4. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)
  5. COVID-19: ¿cómo puedo protegerme?
  6. Tos
  7. Inmunidad colectiva y coronavirus
  8. COVID-19 y las mascotas
  9. COVID-19 y tu salud mental
  10. Pruebas de anticuerpos para COVID-19
  11. COVID-19, resfriados, alergias y la gripe
  12. Medicamentos para la COVID-19: ¿hay alguno que sea eficaz?
  13. Efectos a largo plazo de COVID-19
  14. Pruebas de COVID-19
  15. La COVID-19 en bebés y niños
  16. Infección con coronavirus por raza
  17. Consejos para viajar durante la pandemia de la COVID-19
  18. Vacuna contra la COVID-19: ¿Debo cambiar mi cita para el mamograma?
  19. Vacunas contra la COVID-19 para niños: esto es lo que necesitas saber
  20. Variante de la COVID-19
  21. COVID-19 en comparación con la gripe: similitudes y diferencias
  22. COVID-19: ¿quién está a un mayor riesgo para los síntomas de gravedad?
  23. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)
  24. Diarrea
  25. Diiferentes vacunas contra la COVID-19
  26. Oxigenación por membrana extracorpórea
  27. Fiebre
  28. Fiebre: primeros auxilios
  29. Tratamiento de la fiebre: guía rápida para tratar la fiebre
  30. Combate el contagio de coronavirus (COVID-19) en casa
  31. Miel: ¿es eficaz para la tos?
  32. ¿En qué difieren los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19?
  33. Cómo tomarte el pulso
  34. Cómo medir tu fecuencia respiratoria
  35. Cómo tomarte la temperatura
  36. ¿Las mascarillas son una buena protección contra la COVID-19?
  37. Is hydroxychloroquine a treatment for COVID-19?
  38. Pérdida del olfato
  39. Mayo Clinic Minute: Te estás lavando las manos de forma incorrecta
  40. Mayo Clinic Minute: ¿Están muy sucias las superficies comunes?
  41. Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico
  42. Náuseas y vómitos
  43. Embarazo y COVID-19
  44. Conjuntivitis
  45. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  46. Consejos de seguridad para volver a la escuela durante la pandemia de la COVID-19
  47. Las relaciones sexuales y COVID-19
  48. Dificultad para respirar
  49. Termómetros: Comprender las opciones
  50. Tratamiento para COVID-19 en casa
  51. Síntomas inusuales del coronavirus
  52. Orientación de Mayo Clinic sobre las vacunas
  53. Ojos llorosos