Hacer ejercicio aeróbico regularmente puede ayudarte a vivir más tiempo y más saludable. Después de todo, el ejercicio aeróbico puede reducir los riesgos para la salud, mantener a raya el exceso de peso, fortalecer el corazón y mejorar tu estado de ánimo. También puede ayudar a reducir el riesgo de muerte por cualquier causa.

Los adultos sanos deberían intentar realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica intensa a la semana, o una combinación equivalente de actividad moderada e intensa. Igualmente, no hace falta hacerlo todo a la vez. Por ejemplo, caminar a paso ligero durante 30 minutos, cinco días a la semana cumple con las pautas. El ejercicio aeróbico incluso se puede hacer en bloques de tiempo cortos, como tomar descansos breves para caminar unas cuantas veces durante el día. Cualquier actividad es mejor que ninguna.

Además, intenta reducir el tiempo que permaneces sentado. Cuantas más horas al día estés sentado, mayor será el riesgo de muerte por cualquier causa, incluso si haces la cantidad recomendada de actividad física diaria.

Estudios recientes informan los beneficios significativos para la salud del entrenamiento en intervalos, es decir, hacer ejercicio a tu intensidad casi máxima durante períodos cortos. Por ejemplo, puedes esprintar durante 30 segundos y luego caminar durante 60 segundos, y repetir esto varias veces.

Para muchas personas, caminar es una gran opción para el ejercicio aeróbico. De hecho, caminar es una de las formas de ejercicio más naturales. Es seguro, es simple, y todo lo que se necesita para comenzar es un buen par de zapatillas para caminar y el compromiso de incluir el ejercicio aeróbico en tu rutina diaria.

Por supuesto, hay más opciones para hacer ejercicio aeróbico además de caminar. Otras opciones populares incluyen nadar, andar en bicicleta y trotar. Actividades como bailar y saltar la cuerda también cuentan. Sé creativo.

Feb. 14, 2019