Ejercicio aeróbico: las 10 razones principales para hacer actividad física

Sin importar tu edad, peso o habilidades atléticas, el ejercicio aeróbico es bueno para ti . Ve por qué, y prepárate para empezar a moverte.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La actividad aeróbica regular, como caminar, ir en bicicleta o nadar, puede ayudarte a vivir más y con mejor salud. ¿Necesitas motivarte? Ve cómo afecta el ejercicio aeróbico a tu corazón, pulmones y flujo sanguíneo. Luego, comienza a moverte y a ver las recompensas.

Cómo responde tu cuerpo al ejercicio aeróbico

Durante la actividad aeróbica, se mueven repetidamente los músculos grandes de los brazos, las piernas y las caderas. Las respuestas del cuerpo se notan rápidamente.

La respiración se acelera y se vuelve más profunda. Esto maximiza la cantidad de oxígeno en sangre. La frecuencia cardíaca aumenta, lo que incrementa a su vez el flujo sanguíneo a los músculos y de vuelta a los pulmones.

Los pequeños vasos sanguíneos (capilares) se expanden para llevar más oxígeno a los músculos y quitar los residuos, como el dióxido de carbono y el ácido láctico.

El cuerpo incluso liberará endorfinas, analgésicos naturales que promueven un aumento de la sensación de bienestar.

Lo que el ejercicio aeróbico hace por tu salud

La actividad aeróbica es buena, sin importar edad, peso o habilidad atlética. A medida que el cuerpo se adapta al ejercicio aeróbico regular, te sentirás más fuerte y más en forma.

Ten en cuenta estas 10 maneras en las que la actividad aeróbica puede ayudarte a sentirte mejor y a disfrutar la vida al máximo.

La actividad aeróbica puede ayudarte a:

  1. Mantener a raya los kilos de más
    Combinado con una dieta saludable, el ejercicio aeróbico te ayuda a perder peso y a mantener esta pérdida.
  2. Aumentar tu energía
    El ejercicio aeróbico puede dejarte cansado a corto plazo. Pero al practicarlo a largo plazo, disfrutarás de un aumento de resistencia y una reducción de la fatiga.
  3. Mantener a raya las enfermedades virales
    El ejercicio aeróbico activa el sistema inmunitario de manera positiva. Esto puede hacerte menos susceptible a las enfermedades virales de menor importancia, como los resfriados o la influenza.
  4. Reducir los riesgos a tu salud
    El ejercicio aeróbico puede ayudar a reducir el riesgo de muchas enfermedades, incluyendo la obesidad, enfermedades cardíacas, la presión sanguínea alta, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, accidentes cardiovasculares, y algunos tipos de cáncer.

    Los ejercicios aeróbicos en los que se soporta peso, como caminar, reducen el riesgo de padecer osteoporosis.

  5. Controlar enfermedades crónicas
    El ejercicio aeróbico puede ayudar a reducir la presión sanguínea y controlar el azúcar en sangre. Si padeces enfermedad coronaria, el ejercicio aeróbico te ayudará a controlar la enfermedad.
  6. Fortalecer el corazón
    Un corazón fuerte no tiene que palpitar tan rápido. También bombea sangre con más eficacia, lo que mejora el flujo sanguíneo hacia todas las partes del cuerpo. .
  7. Mantener las arterias sin obstrucciones
    El ejercicio aeróbico estimula la lipoproteína de alta intensidad (HDL), el colesterol "bueno", y reduce la lipoproteína de baja densidad (LDL), el "malo". Esto puede resultar en menos acumulación de plaquetas en las arterias.
  8. Estimular el buen humor
    El ejercicio aeróbico puede aliviar el pesimismo de la depresión, reducir la tensión asociada a la ansiedad y promover la relajación.
  9. Mantenerte activo e independiente al envejecer
    El ejercicio aeróbico mantiene los músculos fuertes, lo que ayuda a mantener la movilidad al envejecer.

    También ayuda a mantener la mente sana. Los estudios han demostrado que la actividad física regular puede ayudar a proteger la memoria, el razonamiento, el juicio, y la capacidad de pensamiento have found that regular physical activity may help protect memory, reasoning, judgment and thinking skills (función cognitiva) en los adultos mayores, y puede mejorar la función cognitiva en los adultos jóvenes. Algunos estudios sugieren que incluso puede prevenir la aparición de la demencia.

  10. Vivir más
    Los estudios muestran que la gente que practica ejercicios aeróbicos regulares vive más que aquellos que no hacen ejercicio regular.

Da el primer paso

¿Listo para ser más activo? ¡Excelente! Pero recuerda, hay que empezar poco a poco. Si has estado inactivo durante mucho tiempo o si padeces una enfermedad crónica, pide a tu doctor que te dé el visto bueno antes de empezar.

Cuando estés preparado para empezar a hacer ejercicio, empieza despacio. Puedes empezar caminando cinco minutos por la mañana y cinco por la tarde.

Al día siguiente, añade algunos minutos más a cada sesión. También puedes acelerar un poco el ritmo. Pronto podrás caminar a un ritmo ligero al menos 30 minutos diarios y disfrutar de los beneficios de la actividad aeróbica regular.

Otras opciones pueden incluir el esquí de fondo, la danza aeróbica, la natación, subir escaleras, ir en bicicleta, trotar, la elíptica o el remo.

Si padeces una enfermedad que limita tu habilidad de participar en actividades aeróbicas, pregunta a tu doctor cuáles son las alternativas de las que dispones. Si tienes artritis, por ejemplo, los ejercicios acuáticos pueden darte los beneficios de la actividad aeróbica sin causar estrés a las articulaciones.

Feb. 24, 2017 See more In-depth