El ejercicio y las enfermedades crónicas: infórmate al respecto

Si tienes una afección crónica, es probable que tengas preguntas con respecto al ejercicio. ¿Con qué frecuencia puedes hacer ejercicio? ¿Qué ejercicios son seguros? Comprende los conceptos básicos del ejercicio y las enfermedades crónicas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tienes una enfermedad crónica, como una enfermedad cardíaca, diabetes, asma o dolor de espalda o articular, el ejercicio puede ofrecer beneficios considerables para la salud. Sin embargo, es importante que hables con tu médico antes de comenzar una rutina de ejercicios. Podría aconsejarte sobre qué ejercicios son seguros y las precauciones que debes tomar al ejercitarte.

Descubre lo que debes saber sobre el ejercicio y las enfermedades crónicas.

¿Cómo puede el ejercicio mejorar una afección crónica?

Si tienes una afección crónica, el ejercicio regular puede ayudarte a manejar los síntomas y mejorar tu salud.

El ejercicio aeróbico puede ayudar a mejorar la salud del corazón y la resistencia y a perder peso. El entrenamiento interválico de alta intensidad por lo general es seguro y efectivo para la mayoría de las personas y puede tomar menos tiempo. En el entrenamiento interválico de alta intensidad, alternas ejercicio a altos niveles de intensidad y ejercicio a una intensidad menor durante períodos cortos de tiempo. Incluso las actividades como caminar a intensidades más altas cuentan.

El entrenamiento de fuerza puede mejorar la fuerza muscular y la resistencia, facilitar las actividades diarias, detener la disminución de la fuerza muscular relacionada con una enfermedad y proporcionar estabilidad a las articulaciones.

Los ejercicios de flexibilidad pueden ayudarte a tener una amplitud óptima de los movimientos en las articulaciones, de manera que estas puedan funcionar mejor, y los ejercicios de estabilidad pueden reducir el riesgo de caídas.

Por ejemplo:

  • Enfermedad cardíaca. El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la salud de tu corazón. Estudios recientes han demostrado que el entrenamiento interválico a menudo se tolera bien en personas con enfermedad cardíaca y puede producir beneficios significativos.

    Para las personas con hipertensión arterial, el ejercicio puede reducir el riesgo de morir de enfermedad cardíaca y disminuir el riesgo de que la enfermedad cardíaca progrese.

  • Diabetes. El ejercicio regular puede ayudar a que la insulina reduzca de manera más eficaz tu nivel de azúcar en la sangre. La actividad física también puede ayudarte a controlar el peso y aumentar tu energía. Si tienes diabetes tipo 2, el ejercicio puede reducir tu riesgo de morir de enfermedad cardíaca.
  • Asma. Con frecuencia el ejercicio puede ayudar a controlar la frecuencia y gravedad de los ataques de asma.
  • Dolor de espalda. Las actividades aeróbicas regulares de bajo impacto pueden aumentar la fuerza y la resistencia de la espalda y mejorar la función muscular. Los ejercicios para los músculos abdominales y de la espalda (ejercicios de fortalecimiento del tronco) pueden ayudar a reducir los síntomas al fortalecer los músculos que rodean la columna vertebral.
  • Artritis. El ejercicio puede reducir el dolor, ayudar a mantener la fuerza muscular en las articulaciones afectadas y reducir la rigidez articular. También puede mejorar la función física y la calidad de vida de las personas que tienen artritis.
  • Cáncer. El ejercicio puede mejorar la calidad de vida de las personas que han tenido cáncer y también puede mejorar su estado físico. El ejercicio también puede reducir el riesgo de morir de cáncer de mama, colorrectal y de próstata.
  • Demencia. El ejercicio puede mejorar la cognición en personas con demencia, y las personas que son activas de forma regular tienen menos riesgo de demencia y deterioro cognitivo.

¿Qué ejercicios son seguros?

El médico podría recomendarte ejercicios específicos para reducir el dolor o fortalecerte. Según cuál sea tu afección, es posible que también debas evitar ciertos ejercicios por completo o durante los brotes. En algunos casos, es posible que debas consultar a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional antes de comenzar a hacer ejercicio.

Si tienes dolor en la parte baja de la espalda, por ejemplo, puedes elegir actividades aeróbicas de bajo impacto, como caminar y nadar. Este tipo de actividades no forzarán ni sacudirán tu espalda.

Si tienes asma inducida por el ejercicio, asegúrate de tener a mano un inhalador mientras haces ejercicio.

Si tienes artritis, los mejores ejercicios para ti dependerán del tipo de artritis y de qué articulaciones estén involucradas. Trabaja con tu médico o un fisioterapeuta para crear un plan de ejercicios que te brinde el mayor beneficio con la menor repercusión para las articulaciones.

¿Con qué frecuencia, con qué intensidad y cuánta actividad física puedo hacer de forma segura?

Antes de comenzar una rutina de ejercicios, es importante que hables con tu médico sobre la duración de las sesiones de ejercicio y el nivel de intensidad que es seguro para ti.

En general, trata de acumular unos 30 minutos de actividad física por día al menos cinco días a la semana. Por ejemplo, trata de caminar enérgicamente durante unos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. Incluso puedes dividir la actividad física en períodos cortos repartidos a lo largo del día. Cualquier actividad es mejor que ninguna.

Si no puedes hacer esta cantidad de actividad, haz toda la que puedas. Incluso una hora a la semana de actividad física puede tener beneficios para la salud. Empieza a moverte más y a sentarte menos, y ve aumentando la actividad para moverte más cada día.

Si no has hecho actividad durante un tiempo, comienza despacio y aumenta progresivamente. Pregúntale a tu médico qué tipo de metas de ejercicio puedes fijarte con seguridad a medida que avanzas.

¿Es necesario que tome medidas especiales antes de comenzar?

Según cuál sea tu estado, el médico podría recomendarte tomar ciertas precauciones antes de hacer ejercicio.

Si tienes diabetes, por ejemplo, ten en cuenta que la actividad física reduce el nivel de azúcar en la sangre. Controla tu nivel de azúcar en sangre antes de cualquier actividad. Si tomas insulina o medicamentos para la diabetes que bajan el nivel de azúcar en la sangre, es posible que debas comer un bocadillo antes de hacer ejercicio para evitar una baja en el nivel de azúcar en la sangre.

Si tienes artritis, ten en cuenta que puedes tomar una ducha caliente antes de hacer ejercicio. El calor puede relajar las articulaciones y los músculos, y aliviar cualquier dolor que pueda tener antes de comenzar. Además, asegúrate de elegir calzado que proporcione amortiguación y estabilidad durante el ejercicio.

¿Qué clase de molestia puedo esperar?

Habla con tu médico acerca de qué tipo de malestar puedes esperar durante o después del ejercicio, así como de cualquier consejo para minimizar el dolor. Averigua qué tipo o grado de dolor podría ser normal y qué podría ser un signo de algo más grave.

Si tienes una enfermedad cardíaca, por ejemplo, los signos o síntomas de que debes dejar de hacer ejercicio incluyen mareos, falta de aire inusual, dolor en el pecho o latidos irregulares.

¿Qué más debo saber?

Puede ser difícil comenzar una rutina de ejercicios.

Para mantener la rutina, considera ejercitar con un amigo. También podrías pedirle al médico que te recomiende un programa de ejercicios para personas que sufren tu afección, tal vez, a través de un hospital local, una clínica o un club de salud.

Para mantener la motivación, elige actividades que sean divertidas, establece objetivos realistas y celebra tu progreso.

Cuéntale al médico cualquier inquietud que tengas sobre el programa de ejercicios, desde cómo comenzar hasta cómo continuar haciéndolo.

Nov. 11, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Presentación de diapositivas: 5 opciones de ejercicios acertadas para la artritis psoriásica
  2. 6 consejos para una escapada activa que recordarás
  3. Acentúa lo positivo para hacer cambios permanentes en la salud
  4. ¿Una cita para hacer ejercicio? ¡Claro que sí!
  5. ¿Estás listo para hacer ejercicio?
  6. Dopaje sanguíneo
  7. Ejercicios de un campo de entrenamiento
  8. ¿Puedo hacer ejercicio si tengo dermatitis atópica?
  9. Ejercicios que trabajan el tronco
  10. Crea un gimnasio en casa sin romper la alcancía
  11. ¿Hiciste ejercicio hoy? ¡Recompénsate!
  12. ¿No te alcanza el presupuesto para hacer ejercicio? ¡Elige lo económico!
  13. Vístete bien para caminar en el invierno
  14. ¿Eres madrugador o una criatura de la noche? Planifica tus ejercicios en consecuencia
  15. Beneficios de la actividad física
  16. Ejercicio y enfermedad
  17. Alivio del estrés
  18. Ejercicio: cada minuto cuenta
  19. Cómo realizar ejercicios con artritis
  20. Ejercicio: consulta con el médico
  21. ¿Haces ejercicio regularmente? ¡Lleva un registro de tu progreso!
  22. Programa de entrenamiento
  23. Estar en forma: tómalo con calma
  24. Motivación para estar en forma
  25. Videos de ejercicios de balón suizo
  26. Obstáculos para estar en forma: supéralos
  27. Estar en forma y gastar menos
  28. Programa de entrenamiento
  29. Estar en forma supone mucho más que quedar exhausto
  30. Consejo para estar en forma: Haz actividad física en el hogar
  31. Consejo para estar en forma: haz actividad física en el trabajo
  32. Consejo para estar en forma: incluye a tus amigos
  33. Rutina de entrenamiento
  34. Ponerte en forma después de tener un bebé
  35. ¿Tienes que subir? Usa las escaleras
  36. Lesiones causadas por el golf
  37. Golfistas: aprendan cuándo dejarlo
  38. Golfistas: Apunten al sentido común
  39. ¿Te juntas con amigos? ¡La actividad física cuenta!
  40. ¿Odias hacer ejercicio? Prueba estos consejos
  41. Frecuencia cardíaca
  42. Volante de inercia para hockey
  43. ¿Cuán en forma estás?
  44. ¿La actividad física es una obligación? ¡Ya no más!
  45. Haz un entrenamiento divertido
  46. Cuándo trasladar tu rutina de ejercicios de invierno a un lugar cubierto
  47. La maratón y el calor
  48. BMI and waist circumference calculator
  49. Mayo Clinic Minute: Cómo alcanzar la frecuencia cardíaca objetivo
  50. ¿Faltaste a un entrenamiento? ¡No te rindas!
  51. ¿Necesitas un gimnasio para estar en forma?
  52. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Escríbelo
  53. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Prueba llevar un diario
  54. ¿Sin dolor no hay gloria? ¡De ninguna manera!
  55. ¿No tienes tiempo de hacer ejercicio? ¡Imposible!
  56. Prevención de las lesiones por sobrecarga
  57. Embarazo y ejercicio
  58. Ejercicios para fortalecer la zona media
  59. Guía de estiramientos
  60. Ejercicios de equilibrio
  61. Balón suizo
  62. ¿Estás comenzando con un programa de ejercicios? Tómatelo con calma
  63. Comenzar un programa de ejercicios: tómate tiempo para descansar
  64. Viajes y trabajo
  65. Fortalecimiento muscular: colección de videos tutoriales
  66. ¿Estás demasiado ocupado para hacer ejercicio? Levántate más temprano
  67. ¿Estás demasiado enfermo para hacer ejercicio?
  68. Caminar para estar en forma: cómo empezar
  69. ¿Quieres estar en forma? ¡Prueba hacer gimnasia aeróbica en tu propio patio!
  70. Ejercitarse cuando hace frío
  71. Consejo para la época invernal: presta atención a los signos de congelación
  72. ¿Estás entrenando? Recuerda beber líquidos
  73. ¿Estás desganado con el entrenamiento? ¡No lo hagas solo!