Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado

Cuando tienes dolor, no hay nada que quieras más que alivio, inmediato. Para muchas personas, eso significa tomar el frasco de analgésicos del botiquín.

Sin embargo, antes de tratar el dolor por tu cuenta, debes entender cuál es su origen. Algunas fuentes de dolor son más fáciles de descifrar: tienes un dolor de cabeza tensional después de un largo día de trabajo con tu computadora o dolor de espalda después de una tarde de rastrillar el jardín o dolor articular por artritis. Otras fuentes de dolor no son tan evidentes, especialmente cuando estás experimentando el dolor por primera vez (como dolor de rodilla o de cadera cuando sales a caminar) o cuando el dolor dura más de lo normal (como una rigidez en el cuello o dolor en la parte baja de la espalda que no desaparece).

En estos casos, consulta a tu médico para descartar o tratar una posible afección grave. Sin embargo, para muchos tipos de dolor agudo, una cantidad de opciones de cuidado personal puede ser de ayuda. Además de los analgésicos de venta libre, también pueden ser efectivos varios enfoques de estilo de vida sencillos.

Medicamentos de venta libre

Cuando visitas el supermercado o gran almacén de tu localidad, siempre encuentras una gran selección de analgésicos. Estos medicamentos, también llamados calmantes, ayudan a controlar el dolor al interferir con la forma en que se desarrollan, transmiten o interpretan los mensajes de dolor.

Los analgésicos de venta libre pueden ser eficaces para aliviar muchos tipos de dolor leve a moderado. Algunos analgésicos también reducen la hinchazón y el enrojecimiento de la inflamación.

  • Analgésicos orales. El frasco de analgésicos que tienes en tu botiquín probablemente contenga aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o naproxeno sódico (Aleve). Estos medicamentos son más eficaces para el dolor leve a moderado que va acompañado de hinchazón e inflamación, como artritis, esguinces y torceduras.

    Sin embargo, estos tipos de medicamentos pueden tener efectos secundarios graves, como náuseas, dolor de estómago o incluso sangrado y úlceras estomacales. Las dosis altas también pueden causar problemas renales y presión arterial alta. Estos riesgos son más elevados en las personas mayores, especialmente los mayores de 75 años.

    El acetaminofén (Tylenol u otros) es otro analgésico de uso común. Se suele recomendar para el dolor leve a moderado que no está acompañado de inflamación, como, por ejemplo, para dolores de cabeza, cólicos menstruales y dolores por resfriado y gripe. El acetaminofén también puede ayudar a aliviar el dolor, aunque no la inflamación, que se asocia con los dolores musculares y la artrosis.

    Se ha creído durante mucho tiempo que el acetaminofén, cuando se lo toma de la forma recomendada, tiene un bajo riesgo de efectos secundarios. Sin embargo, tomar dosis más altas conlleva un mayor riesgo de daño hepático o renal. El riesgo es mayor en las personas que ya padecen enfermedad hepática o alcoholismo de larga data. De hecho, de las investigaciones recientes se desprende que la dosis recomendada para el uso de acetaminofén a largo plazo debe reducirse de 4 a 2 gramos al día para las personas de estas poblaciones debido al riesgo de problemas hepáticos.

  • Analgésicos tópicos. Los analgésicos tópicos son cremas, geles, atomizadores y parches que se aplican en la piel en el área donde se siente el dolor, como en las articulaciones dolorosas o en los músculos con distensión. Los analgésicos tópicos como diclofenac (Voltaren, Solaraze) y salicilatos (Bengay, Icy Hot u otros) pueden ayudar a reducir el dolor de leve a moderado sin efectos secundarios graves, en parte porque se aplican localmente en lugar de circular por el organismo. Se los suele recomendar para personas mayores que tienen un mayor riesgo de experimentar los efectos secundarios de los analgésicos orales.

Aplicación de calor y frío

Algunas veces, el alivio puede provenir de una bolsa de arvejas congeladas o un baño caliente. Esto se debe a que la aplicación de calor y frío a menudo puede ayudar a aliviar el dolor articular, las distensiones de espalda, el dolor de cuello y otros tipos de dolor.

Así es como funcionan estos métodos:

  • El frío puede adormecer el dolor al provocar que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que ayuda a reducir la inflamación. Por eso, cuando sufres una lesión, ya sea una picadura de abeja o un esguince de tobillo, colocarse hielo suele ser una buena primera opción. Puedes usar una bolsa de hielo o un paquete de vegetales congelados, o puedes sumergir el área afectada en un recipiente con agua helada.
  • El calor, por otro lado, es un relajante muscular. El calor ayuda a aflojar los músculos tensos, lo que contribuye a aliviar el dolor. El calor también aumenta el flujo sanguíneo que llega a una lesión, lo cual puede ayudar a promover la curación. Las fuentes de calor pueden ser una almohadilla térmica o un baño caliente.

Podrías descubrir que el frío o el calor proporcionan más alivio. O bien, puedes alternar los dos, terminando con el tratamiento de frío.

Desafortunadamente, por lo general la simple aplicación de calor o frío no resuelve completamente el dolor. Es más probable que disminuya su gravedad y reduzca la inflamación. Pero, en muchos casos, se puede aplicar una almohadilla térmica o una bolsa de hielo además de otros tratamientos para el dolor, como los analgésicos, para aumentar las posibilidades de alivio.

Enfoques de estilo de vida

Una parte importante del tratamiento del dolor es controlar tu salud general. Cuidarte a ti mismo (hacer ejercicio regularmente, comer una dieta saludable, dormir lo suficiente, reducir el estrés y practicar relajación) puede ayudarte a controlar el dolor.

Otras prácticas no farmacéuticas para aliviar el dolor que puedes incluir en tu vida son:

  • Masajes. Los masajes (amasar, trabajar y manipular los tejidos blandos de tu cuerpo) pueden ayudar a aliviar la tensión muscular y el estrés. La investigación sugiere que el masaje es más útil para aliviar el dolor a corto plazo; solo una investigación mínima apoya sus efectos a largo plazo. Un estudio encontró que la acupresión (un masaje especializado que imita la acupuntura, pero sin las agujas) podría proporcionar más alivio que el masaje tradicional.
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. Parecido a un reproductor de MP3 portátil conectado a electrodos cableados, un dispositivo TENS ayuda a aliviar el dolor al suministrar corrientes eléctricas pulsadas de bajo nivel que pasan a través de la piel hacia el área del dolor. Estas corrientes estimulan los nervios periféricos para inducir el alivio del dolor. La investigación sugiere que la TENS funciona mejor para el dolor leve, pero no todos los que lo usan se benefician.

Hay muchos otros enfoques complementarios e integradores para el manejo del dolor que puedes incluir en tu estilo de vida. Estos incluyen acupuntura, tratamientos a base de hierbas, meditación, musicoterapia, hipnosis y otros. Explora qué te ayuda a sentirte mejor y, cuando encuentres algo que funcione, apégate a ello.

Cuándo visitar a un profesional de la salud

Has probado con analgésicos y masajes. Has probado tratamientos con calor y con hielo. Y aun así tu dolor persiste. No te desanimes. En su lugar, consulta a tu profesional de la salud para conversar sobre otras opciones para el alivio del dolor.

También debes consultar a tu profesional de la salud en los siguientes casos:

  • Tu dolor cambia. Por ejemplo, el dolor que comenzó como un 4 en la escala de dolor es ahora un 8.
  • Presentas nuevos síntomas. Consulta con tu médico si experimentas hormigueo, entumecimiento, ardor u otros síntomas nuevos.
  • Has agotado tus opciones. Si sientes la necesidad de tomar un medicamento de venta libre durante más de 10 días seguidos y no resulta ningún otro intento, como masajes o el uso de almohadillas térmicas, entonces consulta a tu profesional de la salud.
  • Estás frustrado o desanimado. Tu profesional de la salud debe ser capaz de recomendar un plan utilizando enfoques múltiples, que incluyan medicamentos recetados, métodos complementarios y cambios en el estilo de vida, para mejorar tu dolor y tu calidad de vida.
July 02, 2019

Ver también

  1. 6 consejos para vivir bien con espondilitis anquilosante
  2. ¡Una señal de aprobación libre de dolor!
  3. Rotura del tendón de Aquiles
  4. Reflujo de ácido y enfermedad por reflujo gastroesofágico
  5. Lesión del ligamento cruzado anterior
  6. Síndrome coronario agudo
  7. Leucemia mielógena aguda
  8. Barotraumatismo
  9. Cáncer de ano
  10. Picazón anal
  11. Espondiloartritis anquilosante
  12. Espondilitis anquilosante: ¿estoy en riesgo de osteoporosis?
  13. Espondilitis anquilosante: comer bien para la salud de los huesos
  14. Espondilitis anquilosante: haz ejercicios de manera segura
  15. Espondilitis anquilosante: reduce tu riesgo de caerte
  16. Espondilitis anquilosante: conoce tus opciones de tratamiento
  17. Apendicitis
  18. Cremas para la artritis
  19. Necrosis avascular (osteonecrosis)
  20. Dolor de espalda
  21. Infographic: Back Pain
  22. Cirugía de espalda: ¿cuándo es una buena idea?
  23. Haz que el dolor de espalda desaparezca
  24. ¿Base de bronceado? Mala idea
  25. Picaduras de abejas
  26. Parálisis facial
  27. Trastorno bipolar
  28. Trastorno bipolar y alcoholismo: ¿están relacionados?
  29. Trastorno bipolar en niños
  30. Medicamentos para el trastorno bipolar y aumento de peso
  31. Tratamiento para el trastorno bipolar: Trastorno bipolar I en comparación con el trastorno bipolar II.
  32. Blood Cancers and Disorders
  33. Análisis de sangre para diagnosticar una enfermedad cardiaca
  34. Fractura de clavícula
  35. Mano fracturada
  36. Fractura de nariz
  37. Fracturas de costilla
  38. Juanetes
  39. Quemaduras
  40. Bursitis
  41. Suplementos de calcio: ¿Un factor de riesgo de ataque cardíaco?
  42. ¿Las vitaminas pueden ayudar a prevenir los ataques cardíacos?
  43. Choque cardiógeno
  44. Celulitis
  45. Celulitis: Cómo prevenir los episodios recurrentes
  46. Celulitis infecciosa: ¿Es contagiosa?
  47. Espondilosis cervical
  48. Terapia de quelación para las enfermedades del corazón: ¿funciona?
  49. Dolor en el pecho
  50. Dolores de cabeza crónicos diarios
  51. Dolor pélvico crónico en mujeres
  52. Sinusitis crónica
  53. Cefalea en racimos
  54. Recaudar centavos gracias al dolor
  55. Síndrome de dolor regional complejo
  56. Dermatitis de contacto
  57. Costocondritis
  58. Dolores de cabeza por tos
  59. Ciclotimia (trastorno ciclotímico)
  60. Terapia con aspirina diaria
  61. Tenosinovitis de De Quervain
  62. Tratamiento de calor profundo
  63. Cambios degenerativos en la columna vertebral: ¿Artritis?
  64. Hiperostosis esquelética idiopática difusa
  65. Difteria
  66. Diverticulitis
  67. Sarcoma de Ewing
  68. Factor V Leiden
  69. Ayuno: ¿Puede mejorar la salud del corazón?
  70. Fibromialgia
  71. Fibromialgia y acupuntura
  72. La vacuna contra la influenza previene los ataques cardíacos
  73. Vacunas contra la influenza y enfermedad cardíaca
  74. Foliculitis
  75. Lesión de la médula espinal por jugar al fútbol americano - La historia de Chris Norton
  76. Congelación
  77. Congelación: primeros auxilios
  78. Enfermedad de Gaucher
  79. Herpes genital
  80. Genital herpes: ¿puedes contagiártelo del asiento del inodoro?
  81. Lengua geográfica
  82. Volver a la actividad física después de un síndrome coronario agudo
  83. Arteritis de células gigantes
  84. Glucosamina: ¿protege a los cartílagos de la osteoartritis?
  85. El golf y el dolor en la muñeca
  86. Carne de res alimentada con pastura
  87. Greenstick fractures
  88. Fracturas del cartílago de crecimiento
  89. Dedo del pie en martillo y dedo del pie en maza
  90. Información básica sobre los dolores de cabeza: descubre qué tipo padeces
  91. Dolores de cabeza y hormonas
  92. Dolores de cabeza: el tratamiento depende del diagnóstico y de los síntomas
  93. Alimentación saludable: De a uno por vez
  94. ¡Un corazón saludable de por vida!
  95. Ataque cardíaco
  96. Prevención de los ataques cardíacos: ¿debo evitar el humo de cigarrillo que inhalo de otros fumadores?
  97. Síntomas de ataque cardíaco
  98. El momento del ataque cardíaco
  99. Enfermedad cardíaca
  100. Enfermedades del corazón en las mujeres: Comprende los síntomas y factores de riesgo
  101. Dieta saludable para el corazón: 8 medidas para evitar enfermedades cardíacas
  102. Presentación de diapositivas: Alimentación saludable para el corazón después del síndrome coronario agudo
  103. Ardor de estómago
  104. ¿Ardor de estómago o dolor en el pecho?
  105. Terapia de calor
  106. Hemofilia
  107. Preguntas frecuentes sobre la hernia de disco
  108. Alto nivel de potasio (hiperpotasiemia)
  109. Urticaria y angioedema
  110. ¿Cómo se afectan mutuamente la espondilitis anquilosante y el embarazo?
  111. Terapia con hielo
  112. Muelas del juicio retenidas
  113. Vellos encarnados
  114. Hernia inguinal
  115. Intervención: Ayuda a un ser querido a superar una adicción
  116. Picaduras de medusa
  117. Queratitis
  118. Infección renal
  119. Bursitis de la rodilla
  120. Intoxicación por plomo
  121. Living better with ankylosing spondylitis
  122. Enfermedad de Lyme
  123. Mayo Clinic Minute: Las precauciones de salud que debes saber sobre la pedicura
  124. Mayo Clinic Minute: ¿Por qué el riesgo de congelación es mayor de lo que crees?
  125. Calambres menstruales
  126. Salud mental: cómo superar el estigma de las enfermedades mentales
  127. Proveedores de atención de la salud mental: consejos para encontrar uno
  128. Enfermedad mental
  129. Menús para una alimentación saludable para el corazón
  130. Dolor intermenstrual
  131. Paperas
  132. Mielofibrosis
  133. Mielofibrosis
  134. Terapia de liberación miofascial: ¿alivia el dolor de espalda?
  135. Hongos en las uñas
  136. Neurofibromatosis
  137. ¿Qué es la colitis ulcerosa? Explicación de un experto de Mayo Clinic
  138. Dolores de cabeza nocturnos: Alivio
  139. AINE: ¿aumentan mi riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular?
  140. Los frutos secos y el corazón: comer frutos secos para la salud del corazón
  141. Omega-3 del pescado
  142. Ácidos grasos omega 6
  143. Liquen plano oral
  144. Candidosis oral
  145. Osteoartritis
  146. Osteocondritis disecante
  147. Osteomalacia
  148. Osteomielitis
  149. Control del dolor
  150. Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)
  151. Síndrome de dolor patelofemoral
  152. Enfermedad inflamatoria pélvica
  153. Periodontitis
  154. Dolor fantasma
  155. Quiste pilonidal
  156. Pinzamiento de un nervio
  157. Fascitis plantar
  158. Verrugas plantares
  159. Polimialgia reumática
  160. Polipíldora: ¿sirve para tratar la enfermedad cardíaca?
  161. Neuralgia posherpética
  162. Priapismo
  163. Proteínas: fuentes saludables para el corazón
  164. Incorpora pescado a tus menús
  165. Síndrome de Ramsay Hunt
  166. Mayo Clinic Minute: Serpientes de cascabel, escorpiones y otros peligros del desierto
  167. Artritis reactiva
  168. Red wine, antioxidants and resveratrol (Vino tinto, antioxidantes y resveratrol)
  169. Raquitismo
  170. Rotura de bazo
  171. Sacroilitis
  172. Ciática
  173. Picadura de escorpiones
  174. Masas escrotales
  175. Aféitate mejor para reducir los vellos encarnados
  176. Zóster
  177. Culebrilla y alcohol
  178. Vacuna contra la culebrilla: ¿puedo transmitir el virus de la vacuna a otras personas?
  179. Vacuna contra la culebrilla: ¿debo vacunarme?
  180. Ataque cardíaco asintomático
  181. Dolor de cabeza sinusal
  182. Posiciones para dormir que reducen el dolor de espalda
  183. Causas del dolor de espalda
  184. Trastorno de síntomas somáticos
  185. Picaduras de arañas
  186. Lesiones de la médula espinal
  187. Estenosis del conducto vertebral
  188. Esguinces
  189. Prevención de enfermedades del corazón
  190. Estrés y dolores de cabeza: Detén el ciclo
  191. Fracturas por sobrecarga
  192. Alergia al sol
  193. Quemaduras solares
  194. Oído de nadador
  195. Siringomielia
  196. Dolor de cóccix
  197. Tendinitis
  198. Dolor a causa de la tendinitis: ¿debería aplicarme hielo o calor?
  199. Enfoques integrales para el tratamiento del dolor
  200. Nutrición y dolor
  201. Rehabilitación del dolor
  202. Artritis del pulgar
  203. Reconstrucción del pulgar
  204. Dolores de cabeza del tipo trueno
  205. Mielitis transversa
  206. Neuralgia del trigémino
  207. Colitis ulcerosa
  208. Exacerbaciones de colitis ulcerosa: 5 consejos para controlarlas
  209. Varicocele
  210. Video: Alergia o irritante: la verdad acerca de tu erupción
  211. Video: El corazón y el sistema circulatorio
  212. Acidez estomacal y hernia hiatal
  213. Cáncer vulvar
  214. Virus del Nilo Occidental
  215. ¿Qué significa el término “edad del corazón”?
  216. Extracción de las muelas de juicio: ¿Cuándo es necesario?
  217. Infographic: Women and Heart Disease
  218. Dolor en la muñeca