Llagas de cicatrización lenta o infecciones frecuentes

Los médicos y las personas con diabetes han observado que las infecciones parecen más comunes si tienes diabetes. Sin embargo, las investigaciones en esta área no han probado si esto es completamente cierto, ni por qué. Puede ser que los niveles altos de azúcar en la sangre perjudiquen el proceso natural de curación de tu cuerpo y tu capacidad de combatir las infecciones. Para las mujeres, las infecciones vaginales y en la vejiga son especialmente comunes.

Hormigueo en las manos y pies

El exceso de azúcar en tu sangre puede provocar daño en tus nervios Puedes notar hormigueo y pérdida de la sensibilidad en tus manos y pies, así como ardor en tus brazos, manos, piernas y pies.

Encías sensibles, inflamadas y rojas

La diabetes puede debilitar tu capacidad para combatir los gérmenes, lo que incrementa el riesgo de tener una infección en tus encías y en los huesos que mantienen tus dientes en su lugar. Tus encías pueden separarse de tus dientes, éstos pueden aflojarse o puedes desarrollar heridas o bolsas de pus en tus encías — en especial si tienes infección en las encías antes de que se desarrolle la diabetes.

Toma en serio las señales de tu cuerpo

Si notas cualquier posible signo o síntoma de diabetes, consulta a tu médico. Entre más temprano sea el diagnóstico de la enfermedad, más pronto podrá comenzar el tratamiento. La diabetes es una enfermedad grave, pero con tu participación activa y el apoyo de tu equipo de profesionales de la salud, puedes controlar la diabetes al mismo tiempo que disfrutas de una vida activa y saludable.

April 21, 2016