Descripción general

La prueba de hemoglobina glicosilada es un análisis de sangre común utilizado para diagnosticar la diabetes tipo 1 y tipo 2. Si tienes diabetes, la prueba se utiliza también para controlar los niveles de glucosa en la sangre. La prueba de A1C también es conocida como prueba de hemoglobina glicosilada, hemoglobina glicosilatada, hemoglobina A1C o HbA1c.

El resultado de una prueba de hemoglobina glicosilada indica el nivel promedio de glucosa en la sangre de los últimos dos o tres meses. En especial, la prueba de hemoglobina glicosilada mide el porcentaje de proteínas hemoglobina en la sangre que están cubiertas por azúcar (glicosilada). Las proteínas hemoglobina en los glóbulos rojos transportan el oxígeno.

Cuanto más elevado sea el nivel de hemoglobina glicosilada, menor será el control de la glucosa en la sangre y habrá un mayor riesgo de complicaciones de la diabetes.

Por qué se realiza

Los resultados de una prueba de hemoglobina glicosilada pueden ayudar a tu médico u otro proveedor de atención médica a hacer lo siguiente:

  • Diagnosticar la prediabetes. Si ya tiene prediabetes, el riesgo de que se produzca una diabetes y una enfermedad cardiovascular es mayor.
  • Diagnosticar la diabetes tipo 1 y tipo 2. Para confirmar un diagnóstico de diabetes, es posible que tu médico observe los resultados de dos análisis de sangre que se hayan realizado en días diferentes: ya sean dos pruebas de hemoglobina glicosilada o la prueba de hemoglobina glicosilada más otra prueba, como una prueba aleatoria o con ayuno de glucosa sanguínea.
  • Controlar tu plan de tratamiento para la diabetes. El resultado de una prueba inicial de prueba de hemoglobina glicosilada ayuda también a establecer tu valor de referencia del nivel de hemoglobina glicosilada. Luego, se repite la prueba con regularidad para controlar tu plan de tratamiento para la diabetes.

La frecuencia con la que debes hacer la prueba de hemoglobina glicosilada dependerá del tipo de diabetes, de tu plan de tratamiento y de si estás cumpliendo con los objetivos del tratamiento y del criterio clínico del médico de atención primaria. Por ejemplo, es posible que te recomienden realizar la prueba de hemoglobina glicosilada:

  • Una vez al año si tienes prediabetes.
  • Dos veces al año si no te administras insulina y tu nivel de glucosa en la sangre se mantiene constantemente dentro de tus límites objetivo.
  • Cuatro veces al año si te administras insulina o tienes problemas para mantener el nivel de glucosa en la sangre dentro de los límites objetivo.

Es posible que necesites hacerte la prueba de hemoglobina glicosilada con más frecuencia si el médico te cambia el plan de tratamiento para la diabetes o si comienzas a tomar un nuevo medicamento para la diabetes.

Cómo te preparas

La prueba de A1C es un simple análisis de sangre. No necesitas ayunar para la prueba de A1C, por lo que puedes comer y beber normalmente antes de realizarla.

Lo que puedes esperar

Durante la prueba de hemoglobina glicosilada, un miembro del equipo de atención médica insertará una aguja en una vena del brazo o pinchará la punta del dedo con una pequeña lanceta puntiaguda para tomar una muestra de sangre. Si se extrae sangre de una vena, se envía la muestra de sangre a un laboratorio para su análisis.

La sangre extraída de un pinchazo en el dedo se puede analizar en el consultorio del médico para obtener los resultados el mismo día. Esta prueba en el consultorio se utiliza solo para controlar tu plan de tratamiento, no para hacer un diagnóstico ni exámenes de detección.

Resultados

Los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada se informan como porcentaje. Un porcentaje más elevado de hemoglobina glicosilada corresponde a niveles promedio más altos de glucosa en la sangre. Los resultados de un diagnóstico se interpretan de la siguiente manera:

  • Por debajo del 5,7 por ciento se considera normal.
  • Entre 5,7 por ciento y 6,4 por ciento se diagnostica como prediabetes.
  • 6,5 por ciento o más en dos pruebas separadas se considera diabetes.

Para la mayoría de las personas adultas con diabetes, un nivel de hemoglobina glicosilada inferior al 7 por ciento es un objetivo de tratamiento frecuente. Los objetivos inferiores o superiores pueden ser adecuados para algunas personas.

El objetivo de menos del 7 por ciento se asocia con un riesgo de complicaciones relacionadas con la diabetes. Si tu nivel de hemoglobina glicosilada está por encima del objetivo, el médico puede recomendarte un cambio en el plan de tratamiento para la diabetes.

Hemoglobina glicosilada y autocontrol

Parte del plan de tu tratamiento incluirá autocontrolarte en casa con un medidor de glucosa en la sangre u otro dispositivo. Tu equipo de atención médica te indicará con qué frecuencia y cuándo deberías medir la glucosa en la sangre.

Tu dispositivo para autocontrolarte informa los niveles de glucosa en la sangre en miligramos de glucosa por decilitro (mg/dL) o milimoles de glucosa por litro de sangre (mmol/L). La medición muestra tu nivel de glucosa en la sangre en el momento de realizarte la prueba. En consecuencia, existe una variabilidad durante todo el día en función de la alimentación, el ejercicio, el estrés y otros factores.

El autocontrol ayuda a hacer mejores elecciones sobre la alimentación y el ejercicio y los objetivos del tratamiento, pero también te ayuda a controlar si cumples con el objetivo de hemoglobina glicosilada. Por ejemplo, si tu objetivo de hemoglobina glicosilada es inferior al 7 por ciento, tu autocontrol de los niveles de glucosa en la sangre debería ser, en promedio, inferior a 154 mg/dL (8,6 mmol/L).

En general, los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada corresponden a los siguientes resultados de los niveles de glucosa en la sangre:

Nivel de hemoglobina glicosilada Nivel de glucosa en la sangre promedio estimada
6 % 126 mg/dL (7 mmol/L)
7 % 154 mg/dL (8,6 mmol/L)
8 % 183 mg/dL (10,2 mmol/L)
9 % 212 mg/dL (11,8 mmol/L)
10 % 240 mg/dL (13,4 mmol/L)
11 % 269 mg/dL (14,9 mmol/L)
12 % 298 mg/dL (16,5 mmol/L)

Limitaciones de la prueba de hemoglobina glicosilada

Algunos factores pueden interferir en la precisión de los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Embarazo
  • Pérdida de sangre reciente o excesiva
  • Transfusión de sangre reciente
  • Afecciones que provocan insuficiencia de glóbulos rojos (anemia)
  • Variantes de la hemoglobina

La forma más común de la proteína hemoglobina que transporta oxígeno se denomina hemoglobina A. La presencia de otras variantes de la proteína puede provocar que los resultados de la prueba de hemoglobina glicosilada sean imprecisos. Las variantes de hemoglobina son más comunes en personas de ascendencia africana, mediterránea o del sudeste asiático.

Si tienes una variante de la hemoglobina, es posible que sea necesario enviar tu prueba a un laboratorio especializado o podrías necesitar una prueba diferente para diagnosticar y controlar la diabetes.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

July 29, 2021
  1. American Diabetes Association, Professional Practice Committee. Standards of Medical Care in Diabetes — 2021. Diabetes Care. 2021; doi:10.2337/dc21-Sppc.
  2. AskMayoExpert. Type 2 diabetes mellitus (adult). Mayo Clinic; 2018.
  3. The A1C test & diabetes. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/tests-diagnosis/a1c-test. Accessed Jan. 6, 2021.
  4. Diabetes overview. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/all-content. Accessed Dec. 4, 2020.

Prueba de A1C