Síntomas de la diabetes: Cuando los síntomas de la diabetes son una preocupación

Los síntomas de la diabetes a menudo son imperceptibles. Aquí está lo que hay buscar — y cuándo consultar a tu médico.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los primeros síntomas de la diabetes, especialmente los de la diabetes de tipo 2, pueden ser sutiles o parecer inofensivos, si es que los presentas. Sin embargo, con el tiempo, puedes presentar complicaciones relacionadas con la diabetes, incluso si no tuviste síntomas.

Según la Asociación Americana de la Diabetes, solamente en los Estados Unidos, más de 8 millones de personas tienen diabetes no diagnosticada. Sin embargo, no tienes que ser parte de las estadísticas. Comprender los posibles síntomas de la diabetes puede provocar el diagnóstico y el tratamiento tempranos, y toda una vida de mejor salud. Si presentas alguno de los siguientes signos y síntomas de diabetes, consulta al médico.

Sed excesiva y aumento de la cantidad de micciones

La sed excesiva (también llamada «polidipsia») y el aumento de la cantidad de micciones (también conocido como «poliuria») son síntomas clásicos de la diabetes.

Cuando tienes diabetes, se acumula un exceso de azúcar (glucosa) en la sangre. Los riñones tienen que funcionar más tiempo para filtrar y absorber el exceso de azúcar. Si los riñones no pueden hacer su trabajo, el exceso de azúcar se elimina en la orina, y también se eliminan líquidos de los tejidos. Esto desencadena una micción frecuente, lo cual podría hacer que te deshidrates. Cuanto más líquido bebas para aplacar la sed, más orinarás.

Fatiga

Es posible que sientas fatiga. Muchos factores pueden contribuir con este cuadro. Entre ellos, se incluye la deshidratación por aumento de las micciones y la incapacidad del cuerpo para funcionar de manera adecuada dado que no puede usar el azúcar de manera eficiente para obtener energía.

Pérdida de peso

Las variaciones de peso también se incluyen en los posibles signos y síntomas de la diabetes. Cuando pierdes azúcar a través de la micción frecuente, también pierdes calorías. Al mismo tiempo, la diabetes puede evitar que el azúcar de la comida llegue a las células, lo que provoca hambre constante. El efecto combinado es que puedes bajar de peso rápidamente, en especial si padeces diabetes de tipo 1.

Visión borrosa

A veces, los síntomas de la diabetes afectan la vista. Los niveles elevados de azúcar en sangre extraen líquido de los tejidos, incluso de los cristalinos de los ojos. Esto afecta tu capacidad para enfocar con los ojos.

Si no se trata, la diabetes puede hacer que se formen vasos sanguíneos nuevos en la retina —la parte posterior del ojo— y dañar los vasos existentes. Para la mayoría de las personas, estos cambios iniciales no causan problemas de visión. Sin embargo, si estos cambios evolucionan y no se detectan, pueden provocar pérdida de la visión y ceguera.

Llagas que tardan en sanar o infecciones frecuentes

Los médicos y las personas con diabetes han observado que las personas con diabetes parecen más propensas a contraer infecciones. Sin embargo, las investigaciones sobre el tema no han comprobado si esto es del todo cierto, ni por qué. Es posible que los niveles más elevados de azúcar en sangre afecten el proceso de cicatrización y la capacidad de combatir infecciones naturales del cuerpo. En las mujeres, son especialmente frecuentes las infecciones vaginales y de vejiga.

Hormigueo en las manos y los pies

Un nivel excesivo de azúcar en sangre puede provocar lesiones a los nervios. Puedes notar hormigueo y pérdida de la sensibilidad en las manos y los pies, así como sentir un dolor con ardor en los brazos, las manos, las piernas y los pies.

Encías rojas, hinchadas y sensibles

La diabetes puede debilitar la capacidad de combatir los gérmenes, lo que aumenta el riesgo de infección en las encías y en los huesos que sostienen los dientes en su lugar. Es posible que las encías se separen de los dientes, los dientes pueden aflojarse o pueden formarse llagas o sacos de pus en las encías, especialmente si tienes una infección en las encías antes de que se manifieste la diabetes.

Toma las señales del cuerpo con seriedad

Comunícate con el médico si notas posibles signos o síntomas de diabetes. Cuanto antes se diagnostique la afección, más rápido puede comenzar el tratamiento. La diabetes es una afección grave. Sin embargo, con tu participación activa y el apoyo de tu equipo de atención médica, puedes controlar la diabetes y disfrutar de una vida saludable y activa.

Nov. 20, 2018 See more In-depth