La diabetes y el ejercicio: Cómo medir tu azúcar en sangre

El ejercicio es una parte importante de cualquier plan para tratamiento de la diabetes. Para evitar posibles problemas, revisa tu nivel de azúcar en sangre antes, durante, y después de hacer ejercicio.Escrito por el personal de Mayo Clinic

El ejercicio es un componente vital del control de la diabetes. El ejercicio puede ayudarte a:

  • Mejorar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Mejorar tu estado físico general.
  • Controlar tu peso.
  • Reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular.
  • Mejorar tu bienestar.

Pero la diabetes y el ejercicio también plantean desafíos únicos. Para hacer ejercicio de manera segura, necesitarás hacer un seguimiento de tu nivel de azúcar en la sangre antes, durante y después de la actividad física. Esto te mostrará cómo responde tu cuerpo al ejercicio, lo que puede ayudarte a prevenir fluctuaciones potencialmente peligrosas del azúcar en la sangre.

Antes de hacer ejercicio: Controla tu nivel de azúcar en sangre antes del entrenamiento

Antes de comenzar un programa de entrenamiento, obtén la aprobación de tu médico para hacer ejercicio, en especial si has estado inactivo. Pregúntale a tu médico de qué modo las actividades que estás contemplando podrían afectar tu nivel de glucemia. Tu médico también puede sugerirte el mejor momento para hacer ejercicio y explicarte el impacto potencial de los medicamentos en tu nivel de glucemia a medida que te vuelves más activo.

Para obtener los mejores beneficios para la salud, los expertos recomiendan al menos 150 minutos a la semana de actividad física de intensidad moderada, tales como:

  • Caminata rápida
  • Hacer largos de natación
  • Andar en bicicleta

Los expertos también recomiendan que los niños, incluso aquellos con diabetes tipo 1, realicen al menos 60 minutos de actividad moderada a vigorosa todos los días.

Si estás tomando insulina u otros medicamentos que pueden causar un nivel bajo de azúcar en la sangre (hipoglucemia), hazte una prueba de azúcar en la sangre de 15 a 30 minutos antes de hacer ejercicio.

Si no tomas medicamentos para la diabetes o no usas medicamentos que se relacionan normalmente con niveles bajos de azúcar en la sangre, es probable que no necesites tomar ninguna precaución especial antes de hacer ejercicio. Consulta con tu médico.

A continuación se presentan algunas pautas generales para los niveles de azúcar en la sangre antes del ejercicio. Las medidas se expresan en miligramos por decilitro (mg/dL) o milimoles por litro (mmol/L).

  • Inferior a 100 mg/dL (5.6 mmol/L). Tu nivel de azúcar en la sangre puede ser demasiado bajo para que hacer ejercicio sea seguro. Come un bocadillo pequeño que contenga de 15 a 30 gramos de carbohidratos, como un jugo de frutas, una fruta, galletas saladas o incluso tabletas de glucosa, antes de comenzar el entrenamiento.
  • 100 a 250 mg/dL (5.6 a 13.9 mmol/L). Estás listo para empezar. Para la mayoría de las personas, este es un nivel seguro de azúcar en la sangre antes de hacer ejercicio.
  • 250 mg/dL (13.9 mmol/L) o más. Esta es una zona de precaución; tu nivel de azúcar en la sangre puede estar demasiado alto para hacer ejercicio de manera segura. Antes de hacer ejercicio, examina la presencia de cetonas en la orina, sustancias que se producen cuando tu cuerpo descompone grasas en busca de energía. La presencia de cetonas indica que tu cuerpo no tiene suficiente insulina para controlar tu nivel de azúcar en la sangre.

    Si haces ejercicio cuando tienes un nivel alto de cetonas, corres el riesgo de padecer cetoacidosis, una complicación grave de la diabetes que necesita tratamiento inmediato. En lugar de hacer ejercicio de inmediato, corrige primero los niveles altos de azúcar en la sangre y espera hasta que la prueba de cetonas indique que no hay cetonas en tu orina.

Durante el ejercicio: Presta atención a los síntomas del nivel bajo de azúcar en sangre

Durante el ejercicio, el nivel bajo de azúcar en la sangre a veces es una preocupación. Si estás planeando un entrenamiento largo, contrólate el nivel de azúcar en la sangre cada 30 minutos, especialmente si estás probando una nueva actividad o si estás aumentando la intensidad o duración del entrenamiento. Controlarte cada media hora más o menos te permite saber si tu nivel de azúcar en la sangre está estable, subiendo o bajando, y si es seguro seguir haciendo ejercicio.

Esto puede ser difícil si estás participando en actividades o deportes al aire libre. Pero esta precaución es necesaria hasta que sepas cómo responde tu nivel de azúcar en la sangre a los cambios en los hábitos de ejercicio.

Deja de hacer ejercicio en esos casos:

  • Tu nivel de azúcar en la sangre es de 70 mg/dL (3.9 mmol/L) o menor
  • Te sientes tembloroso, débil o confundido

Come o bebe algo (con aproximadamente 15 gramos de carbohidratos de acción rápida) para elevar tu nivel de azúcar en la sangre, como lo siguiente:

  • Tabletas o gel de glucosa (revisa la etiqueta para ver cuántos gramos de carbohidratos contienen)
  • 1/2 taza (4 onzas/118 mililitros) de jugo de fruta
  • 1/2 taza (4 onzas/118 mililitros) de refresco común (NO dietético)
  • Caramelos duros, gominolas o maíz dulce (revisa la etiqueta para ver cuántos gramos de carbohidratos contienen)

Vuelve a controlarte el nivel de azúcar en la sangre 15 minutos después. Si todavía está muy bajo, come otra porción de 15 gramos de carbohidratos y contrólate nuevamente 15 minutos más tarde.

Repite este procedimiento según sea necesario hasta que tu nivel de azúcar en la sangre alcance al menos 70 mg/dL (3.9 mmol/L). Si no has terminado el entrenamiento, puedes continuar una vez que tu nivel de azúcar en la sangre vuelva a estar dentro de un rango seguro.

Después del ejercicio, haz lo siguiente: Contrólate el nivel de azúcar en sangre de nuevo

Revisa tu nivel de azúcar en la sangre en cuanto termines de hacer ejercicio y varias veces durante las siguientes horas. El ejercicio agota el azúcar de reserva que guardan los músculos y el hígado. Para que tu cuerpo reconstruya estas reservas, necesita usar el azúcar de la sangre.

Cuanto más agotador sea el ejercicio, más tiempo se verá afectado el nivel de azúcar en la sangre. Es posible que el nivel de azúcar en la sangre sea bajo incluso de cuatro a ocho horas después de hacer ejercicio. Comer un bocadillo con carbohidratos de digestión lenta, como una barra de granola o una mezcla de frutos secos, después del ejercicio puede ayudar a evitar la caída del azúcar en la sangre.

Si tienes bajo el nivel de azúcar en la sangre después de hacer ejercicio, come un bocadillo pequeño que contenga carbohidratos, como fruta, galletas saladas o tabletas de glucosa, o bebe media taza (4 onzas/118 mililitros) de jugo de fruta.

El ejercicio es beneficioso para la salud de muchas maneras, pero si tienes diabetes, revisar el nivel de azúcar en la sangre antes, durante y después del ejercicio puede ser tan importante como el ejercicio mismo.

June 01, 2018 See more In-depth