La diabetes y el ejercicio: Cómo medir tu azúcar en sangre

El ejercicio es una parte importante de cualquier plan para tratamiento de la diabetes. Para evitar posibles problemas, revisa tu nivel de azúcar en sangre antes, durante, y después de hacer ejercicio.Escrito por el personal de Mayo Clinic

La diabetes y el ejercicio van de la mano, al menos en lo que respecta al control de la diabetes. Hacer ejercicio puede ayudarte a mejorar el control del azúcar en sangre, aumentar tu estado físico general y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y de derrame cerebral.

Pero la diabetes y el ejercicio también suponen desafíos únicos. Para ejercitarte de manera segura, es fundamental controlar tu nivel de azúcar en sangre antes, durante y después de hacer ejercicio. Aprenderás cómo responde tu cuerpo al ejercicio, lo cual puede ayudar a prevenir variaciones potencialmente peligrosas del azúcar en sangre.

Antes de hacer ejercicio: Controla tu nivel de azúcar en sangre antes del entrenamiento

Antes de comenzar un programa para estar en forma, consigue la aprobación de tu médico para hacer ejercicio, sobre todo si has estado inactivo. Habla con tu médico sobre las actividades que estás pensando hacer, cuál es el mejor momento para hacer ejercicio y la posible repercusión de los medicamentos en el nivel de azúcar en sangre a medida que te vuelves más activo.

Para obtener los mejores beneficios para la salud, los expertos recomiendan que hagas un mínimo semanal de 150 minutos de actividad física de moderadamente intensa, como lo siguiente:

  • Caminata rápida
  • Natación
  • Ciclismo

Si usas insulina o tomas medicamentos que pueden disminuir el nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia), controla tu nivel de azúcar en sangre 30 minutos antes de hacer ejercicio.

Ten en cuenta estas pautas generales relacionadas con el nivel de azúcar en sangre, el cual se expresa en miligramos por decilitro (mg/dL) o en milimoles por litro (mmol/L).

  • Menor que 100 mg/dL (5,6 mmol/L). Tu nivel de azúcar en sangre podría ser demasiado bajo como para hacer ejercicio de manera segura. Come un refrigerio pequeño que contenga entre 15 y 30 g de carbohidratos, como jugo de fruta, frutas, galletas o incluso tabletas de glucosa, antes de comenzar el entrenamiento.
  • De 100 mg/dL a 250 mg/dL (de 5,6 mmol/L a 13,9 mmol/L). Estás apto para hacer ejercicio. En la mayoría de los casos, este nivel de azúcar en sangre antes de hacer ejercicio es seguro.
  • 250 mg/dL (13,9 mmol/L) o superior. Debes tener cuidado, ya que tu nivel de azúcar en sangre podría ser demasiado alto como para hacer ejercicio de manera segura. Antes de hacer ejercicio, verifica la presencia de cetonas en la orina, que son sustancias que se producen cuando el cuerpo descompone grasa para producir energía. La presencia de cetonas indica que el cuerpo no tiene suficiente insulina como para controlar el azúcar en sangre.

    Si haces ejercicio cuando presentas un nivel alto de cetonas, corres el riesgo de padecer cetoacidosis, una complicación grave de la diabetes que requiere tratamiento inmediato. En cambio, toma medidas para corregir los niveles altos de azúcar en sangre y espera hasta que el análisis de cetonas indique una ausencia de cetonas en la orina antes de hacer ejercicio.

Durante el ejercicio: Presta atención a los síntomas del nivel bajo de azúcar en sangre

Durante el ejercicio, el nivel bajo de azúcar en sangre a veces puede ser preocupante. Si planeas hacer ejercicio durante un tiempo prolongado, mide tu nivel de azúcar en sangre cada 30 minutos, especialmente cuando pruebas una actividad nueva o aumentas la intensidad o duración del ejercicio. Medir el nivel de azúcar en sangre cada media hora aproximadamente te permite saber si el azúcar en sangre es estable, aumenta o desciende, y si es seguro que continúes haciendo ejercicio.

Esto puede ser difícil cuando participas en actividades o deportes al aire libre. No obstante, es necesario tomar esta precaución hasta tanto sepas cómo responde el azúcar en sangre a los cambios en tus hábitos de actividad física.

Deja de hacer ejercicio si notas lo siguiente:

  • El nivel de azúcar en sangre es de 70 mg/dL (3,9 mmol/L) o menos
  • Te sientes inestable, débil o confundido

Come o bebe algo (que contenga 15 a 20 gramos aproximadamente de carbohidratos de acción rápida) para elevar el nivel de azúcar en sangre, por ejemplo:

  • Tabletas de glucosa o glucosa en gel (consulta la etiqueta para ver cuántos gramos de carbohidratos contienen)
  • 1/2 taza (4 onzas o 120 ml) de jugo de fruta
  • 1/2 taza (4 onzas o 120 ml) de una bebida sin alcohol regular (no dietética)
  • Caramelos duros, confites de gelatina o caramelos de maíz (consulta la etiqueta para ver cuántos gramos de carbohidratos contienen)

Vuelve a medirte el nivel de azúcar en sangre a los 15 minutos. Si aún es demasiado bajo, come otra porción de 15 gramos de carbohidratos y vuelve a controlarte después de 15 minutos.

Repite la prueba según sea necesario hasta que el nivel de azúcar en sangre sea de al menos 70 mg/dL (3,9 mmol/L). Si no has terminado de hacer actividad física, puedes continuar una vez que el azúcar en sangre esté dentro de los límites seguros.

Después del ejercicio, haz lo siguiente: Contrólate el nivel de azúcar en sangre de nuevo

Contrólate el nivel de azúcar en sangre apenas termines de ejercitarte y, luego, varias veces durante las próximas horas. Cuando te ejercitas, usas las reservas de azúcar almacenadas en los músculos y en el hígado. A medida que el cuerpo repone estas reservas, recurre al azúcar de la sangre.

Cuanto más intensa sea la actividad, más tiempo afectará al nivel de azúcar en sangre. Es posible que tengas un nivel bajo de azúcar en sangre incluso de cuatro a ocho horas después del ejercicio. Comer un tentempié con carbohidratos de acción lenta, como una barra de granola o una mezcla de frutos secos, después de hacer ejercicio puede ayudar a prevenir una disminución en el nivel de azúcar en sangre.

Si tienes un nivel bajo de azúcar en sangre después de ejercitarte, come un tentempié pequeño con carbohidratos, como una fruta, galletas o tabletas de glucosa, o bebe media taza (4 onzas/118 mililitros) de jugo de fruta.

El ejercicio es beneficioso para la salud en muchos aspectos, pero si tienes diabetes, controlar el nivel de azúcar en sangre antes y después de ejercitarte, y durante el ejercicio, puede ser tan importante como la actividad física en sí misma.

June 01, 2018 See more In-depth