Recientemente, mi médico me recetó un betabloqueante para reducir la presión arterial. Ahora, cuando hago ejercicio, me cuesta llegar a una frecuencia cardíaca superior a 135. ¿Es normal?

Respuesta de Sheldon G. Sheps, M.D.

Los betabloqueadores disminuyen la frecuencia cardíaca, lo que puede impedir el aumento de la frecuencia cardíaca que se produce generalmente durante el ejercicio. Esto quiere decir que, tal vez, no puedas alcanzar tu frecuencia cardíaca ideal, es decir, la cantidad de latidos por minuto que quieres lograr para asegurarte de que estás haciendo ejercicio con la intensidad adecuada.

Sin importar cuán extenuante sea el ejercicio, cuando tomas un betabloqueador, es posible que nunca alcances la frecuencia cardíaca ideal. Ten en cuenta que no poder alcanzar tu frecuencia cardíaca ideal anterior no quiere decir que no estés obteniendo los beneficios cardiovasculares del ejercicio.

No hay una manera precisa de predecir el efecto de los betabloqueadores en la frecuencia cardíaca. Una prueba de esfuerzo que controla el flujo sanguíneo que pasa por el corazón mientras haces ejercicio puede medir la potencia con la que bombea el corazón mientras tomas betabloqueadores. El médico puede usar esta información para ajustar la frecuencia cardíaca ideal que debes tratar de alcanzar.

Si no te sometes a una prueba de esfuerzo con ejercicio, puedes usar una escala de esfuerzo percibido, como la escala de Borg de esfuerzo percibido, que tiene en cuenta tu percepción de cuánto te estás esforzando sobre la base del esfuerzo, la dificultad para respirar y la fatiga. Pídele ayuda al médico para encontrar y utilizar una escala de esfuerzo.

Para la mayoría de los ejercicios, lo mejor es que intentes hacer actividad física que sientas un poco difícil, es decir, que exija esfuerzo pero que puedas continuar. Si no puedes hablar mientras estás haciendo ejercicio, probablemente te estés exigiendo demasiado.

June 13, 2018 See more Expert Answers