Disfunción eréctil y diabetes: toma el control hoy

La disfunción eréctil es un problema frecuente para los hombres con diabetes, pero no es inevitable. Ten en cuenta las estrategias de prevención, las opciones de tratamiento y más.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La disfunción eréctil, es decir, la incapacidad de lograr una erección o mantenerla con la suficiente firmeza como para tener una relación sexual, es un problema frecuente en hombres con diabetes, especialmente si tienen diabetes de tipo 2. Esto puede deberse a lesiones en los nervios y en los vasos sanguíneos causadas por un control deficiente de los niveles de azúcar en sangre a largo plazo.

La disfunción eréctil también puede estar relacionada con otras afecciones frecuentes en los hombres con diabetes, como la presión arterial alta y la enfermedad cardíaca. La disfunción eréctil puede presentarse más pronto en los hombres con diabetes que en los hombres sin esta enfermedad. La dificultad para mantener una erección puede incluso anticiparse al diagnóstico de diabetes.

Tener disfunción eréctil puede ser todo un desafío. Puede provocar que tú y tu pareja se sientan frustrados y desanimados. Toma medidas para lidiar con la disfunción eréctil y recupera tu vida sexual.

Habla con un experto

Muchos hombres se niegan a tratar la disfunción eréctil con sus médicos. Pero no dejes que la vergüenza te impida buscar ayuda. Una pequeña conversación puede marcar una gran diferencia. A continuación, te explicamos qué debes hacer:

  • Infórmale al médico lo que está ocurriendo. El médico considerará las causas subyacentes de tu disfunción eréctil y podrá darte información sobre los medicamentos y otros tratamientos para la disfunción eréctil. Infórmate sobre tus opciones.
  • Pregunta si hay algo que puedes hacer para controlar mejor la diabetes. Mejorar los niveles de azúcar en sangre puede ayudarte a prevenir lesiones en los nervios y los vasos sanguíneos que pueden provocar disfunción eréctil. También te sentirás mejor en general y mejorarás tu calidad de vida. Consulta con el médico si estás dando los pasos correctos para controlar la diabetes.
  • Pregunta sobre otros problemas de salud. Con frecuencia, los hombres que tienen diabetes presentan otras afecciones crónicas que pueden provocar o empeorar la disfunción eréctil. Trabaja con el médico para asegurarte de abordar cualquier otro problema de salud.
  • Controla los medicamentos que tomas. Pregúntale al médico si alguno de los medicamentos que tomas puede empeorar la disfunción eréctil, como fármacos para tratar la depresión o la presión arterial alta. Modificar tus medicamentos puede ayudar.
  • Busca asesoramiento psicológico. La ansiedad y el estrés pueden empeorar la disfunción eréctil. Además, la disfunción eréctil puede tener consecuencias negativas en la relación con tu pareja íntima. Un psicólogo, un asesor u otro especialista en salud mental puede ayudarte a ti y a tu pareja a encontrar formas de afrontar la situación.

Considera las opciones de tratamiento

Hay muchos tratamientos disponibles para la disfunción eréctil. Pregúntale al médico si alguno de estos sería una buena opción para ti:

  • Medicamentos orales. Los medicamentos para tratar la disfunción eréctil comprenden sildenafilo (Viagra), tadalafilo (Cialis, Adcirca), vardenafilo (Levitra, Staxyn) o avanafilo (Stendra). Estas píldoras facilitan el paso del flujo sanguíneo por el pene, lo que hace que sea más sencillo lograr una erección y mantenerla. Consulta con el médico para ver si alguno de estos medicamentos es una opción segura para ti.
  • Otros medicamentos. Si las píldoras no son una buena opción para ti, el médico puede recomendarte un supositorio diminuto que insertas en la punta del pene antes de tener relaciones sexuales. Otra posibilidad es un medicamento que inyectas en la base o en un costado del pene. Al igual que sucede con los medicamentos orales, estos medicamentos aumentan el flujo sanguíneo, lo que te ayuda a lograr y a mantener una erección.
  • Bomba de vacío. Este dispositivo, también llamado «bomba peniana» o «bomba aspiradora», es un tubo hueco que colocas sobre el pene. Tiene una bomba para llevar sangre al pene y crear una erección.

    Una vez que se saca el tubo, la erección se mantiene con un anillo que se coloca en la base del pene. Este dispositivo, que funciona manualmente o con batería, es fácil de usar y tiene un riesgo bajo de causar problemas.

    Si la bomba de vacío es una buena opción de tratamiento para ti, el médico podría recomendarte o recetarte un modelo específico. De esta manera, estarás seguro de que la bomba se adapta a tus necesidades y de que fue hecha por un fabricante acreditado.

  • Implantes penianos. En los casos en los que ni los medicamentos ni la bomba peniana funcionan, el implante quirúrgico peniano puede ser una opción. Los implantes penianos semirrígidos o inflables son una opción segura y eficaz para muchos hombres con disfunción eréctil.

Opta por un estilo de vida saludable

No subestimes la diferencia que se puede hacer con unos pocos cambios. Prueba estas estrategias para mejorar la disfunción eréctil y tu salud general:

  • Deja de fumar. El uso de tabaco, lo que incluye fumar, estrecha los vasos sanguíneos, lo cual puede causar o empeorar la disfunción eréctil. Fumar también puede reducir los niveles de óxido nítrico, la cual le da una señal a tu cuerpo para que permita el flujo sanguíneo hacia el pene.

    Si has intentado dejar de fumar por tu cuenta, pero no has podido, no te des por vencido; pide ayuda. Existen distintas estrategias que pueden ayudarte a dejar de fumar, lo que incluye el uso de medicamentos.

  • Bajar esas libras de más. El sobrepeso puede causar o empeorar la disfunción eréctil.
  • Incorpora la actividad física a tu rutina diaria. El ejercicio puede ayudar con los trastornos no diagnosticados que juegan un papel en la disfunción eréctil de varias maneras, entre ellas, reduce el estrés, te ayudar a bajar de peso y aumenta el flujo sanguíneo.
  • Limita o elimina el consumo de alcohol. El exceso de alcohol puede contribuir a la disfunción eréctil. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. En el caso de los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menos.
June 13, 2018 See more In-depth