Supervivientes de cáncer: Cuida tu cuerpo después del tratamiento

Pasos simples pueden mejorar tu sensación de bienestar y tu calidad de vida después de un tratamiento contra el cáncer. Descubre lo que puedes hacer.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Después de tu tratamiento contra el cáncer, como superviviente de esta enfermedad estás ansioso por retomar la buena salud. Sin embargo, más allá de tu recuperación inicial, existen formas de mejorar tu salud a largo plazo para que puedas disfrutar de los próximos años como superviviente del cáncer.

Las recomendaciones para los supervivientes del cáncer no son distintas de aquellas para cualquier persona que quiere mejorar su salud: Hacer ejercicio, llevar una dieta balanceada, mantener un peso saludable, evitar el consumo de tabaco y limitar la cantidad de alcohol que tomas.

Sin embargo, para los supervivientes del cáncer, estas estrategias tienen beneficios adicionales. Estos simples pasos pueden mejorar tu calidad de vida, al facilitar tu transición a la supervivencia. Aquí hay algunas recomendaciones para cuidar de ti mismo después del tratamiento contra el cáncer.

Ejercicio

El ejercicio regular incrementa tu sensación de bienestar después de un tratamiento contra el cáncer y puede acelerar tu recuperación.

Los supervivientes de cáncer que se ejercitan pueden experimentar:

  • Incremento de fuerza y resistencia
  • Menos señales y síntomas de depresión
  • Menos ansiedad
  • Menos fatiga
  • Mejor humor
  • Mayor autoestima
  • Menos dolor
  • Mejora del sueño

Agregar actividad física a tu rutina diaria no implica mucho trabajo extra. Enfócate en pequeños pasos para hacer tu vida más activa. Sube las escaleras más a menudo o estaciónate más lejos de tu destino y camina el resto del camino. Verifica con tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio.

Con la aprobación de tu médico, inicia gradualmente y trabaja en ello. La American Cancer Society recomienda a los adultos supervivientes de cáncer ejercitarse por al menos 30 minutos durante cinco o más días a la semana. Conforme te vas recuperando y acostumbrando, puedes encontrar que más ejercicio te hace sentir aún mejor.

A veces sentirás que no te estás ejercitando y eso está bien. No te sientas culpable si los efectos secundarios persistentes del tratamiento, como la fatiga, te mantienen al margen. Cuando te sientas capaz, sal a dar una caminata a la cuadra. Haz lo que puedas y recuerda que descansar también es importante para tu recuperación.

El ejercicio tiene muchos beneficios y algunos estudios recientes sugieren que también puede reducir los riesgos de que el cáncer vuelva a aparecer, así como el de una muerte por cáncer. Muchos supervivientes de cáncer se preocupan por la recurrencia del cáncer y quieren hacer todo lo que puedan para evitarlo.

Mientras que la evidencia de que el ejercicio puede reducir el riesgo de morir de cáncer es anticipada, la evidencia de los beneficios del ejercicio para tu corazón, pulmones y otros sistemas del cuerpo es importante. Por esta razón, se alienta a los supervivientes de cáncer a hacer ejercicio.

Lleva una dieta balanceada

Haz que tu dieta sea variada, incluyendo muchas frutas y verduras, así como granos enteros. Cuando sea el momento de escoger tus entradas, la American Cancer Society recomienda que los sobrevivientes al cáncer:

  • Coman por lo menos 2.5 tazas de frutas y verduras diariamente
  • Prefieran grasas saludables que incluyan ácidos grasos con Omega 3 en lugar de grasas saturadas o grasas trans
  • Seleccionen proteínas con bajo contenido de grasas saturadas como el pescado, carne magra, huevo, nueces, semillas y legumbres
  • Opten por fuentes saludables de hidratos de carbono como granos enteros, legumbres, frutas y verduras

Esta combinación de alimentos te garantizará que estarás comiendo alimentos llenos de vitaminas y nutrientes que necesitas para fortalecer tu cuerpo.

Se desconoce si una dieta específica o ciertos nutrientes pueden evitar que el cáncer sea recurrente. Los estudios que examinan las dietas bajas en grasas o dietas que contengan frutas y verduras específicas han obtenido resultados mixtos. En general, es una buena idea comer una dieta variada con alto contenido de frutas y verduras.

Puede ser tentador complementar tu dieta con un montón de complementos vitamínicos y minerales pero resiste el deseo. Algunos sobrevivientes del cáncer piensan que si es bueno tomar una baja cantidad de vitaminas, entonces una gran cantidad sería mucho mejor. Pero ese no es el caso. De hecho, el consumo de ciertos nutrientes en grandes cantidades puede hacerte daño.

Si estás preocupado por obtener todas las vitaminas que necesitas, pregunta a tu médico si tomar a diario algún multivitamínico está bien para ti.

Mantén un peso saludable.

Puede que ganes o pierdas peso durante el tratamiento. Trata de mantener tu peso en un nivel saludable. Habla con tu médico sobre cuál es el peso saludable para ti y la mejor forma para llegar a esa meta.

Para los sobrevivientes de cáncer que necesitan recuperar peso, esto probablemente involucrará propuestas de formas de hacer la comida más apetecible y fácil de comer. Habla con un nutricionista que pueda ayudarte a diseñar formas para recuperar peso de manera segura.

Tú y tu médico pueden trabajar juntos para controlar las náuseas, dolores u otros efectos secundarios del tratamiento de cáncer que puedan prevenir que obtengas la nutrición que necesitas.

Para los supervivientes de cáncer que necesitan perder peso, se deben tomar medidas para hacerlo lentamente — no más de 2 libras (1 kilogramo aproximadamente) por semana. Controla el número de calorías que comes y balancea esto con ejercicio. Si necesitas perder mucho peso, esto puede parecer desalentador. Tómalo con calma y apégate a ello.

Oct. 09, 2014 See more In-depth