Llagas en la boca provocadas por el tratamiento oncológico: cómo afrontarlas

Aprende a controlar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como las llagas en la boca, de esta manera sentirás que tienes más control de la situación a medida que atravieses el tratamiento oncológico.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si estás por comenzar el tratamiento oncológico, ten en cuenta que determinados tratamientos puede causar llagas en la boca (mucositis oral).

Las llagas en la boca pueden ser dolorosas y angustiantes. Pueden variar desde una simple molestia hasta una complicación grave que quizás impida que continúes con el tratamiento oncológico.

¿Qué son las llagas en la boca asociadas con el cáncer?

Las llagas en la boca asociadas con el cáncer son llagas o úlceras que se forman en el revestimiento interior de la boca o en los labios. Las llagas en la boca tienen un aspecto similar a una quemadura y pueden ser dolorosas, lo que dificulta comer, hablar, tragar y respirar.

Las llagas pueden aparecer en cualquiera de los tejidos blandos de los labios o la boca, incluso en las encías, la lengua o el techo o piso de la boca. Las llagas también pueden extenderse al tubo (esófago) que lleva la comida al estómago.

¿Cómo los tratamientos oncológicos pueden provocar llagas en la boca?

La quimioterapia y la radiación, solas o combinadas, pueden provocar llagas en la boca. Esto se debe a que los tratamientos oncológicos están diseñados para matar las células que crecen rápidamente, como las células cancerosas.

Algunas células saludables del cuerpo también se dividen y crecen rápidamente, como las células que recubren el interior de la boca. Lamentablemente, estas células saludables también se dañan con la quimioterapia y la radiación.

El daño de estas células dificulta la capacidad de la boca de sanarse y de defenderse de los gérmenes, lo que provoca llagas e infecciones.

Tanto la quimioterapia como la radiación pueden afectar el sistema del cuerpo que combate los gérmenes (el sistema inmunitario). Con un sistema inmunitario afectado, los virus, las bacterias y los hongos pueden infectar con más facilidad la boca y producir llagas o complicar las que ya están presentes.

Los trasplantes de médula ósea o de células madre también pueden provocarte llagas en la boca si padeces la enfermedad del injerto contra el huésped. En esta enfermedad, las células o células madre trasplantadas intentan rechazar las células normales del cuerpo. Las células trasplantadas perciben las células del cuerpo como extrañas y las atacan. Las llagas de la boca son apenas una señal de la enfermedad del injerto contra el huésped.

A continuación, presentamos lo que puedes sentir con cada tipo de tratamiento oncológico.

Quimioterapia

Que sufras o no llagas en la boca mientras te sometes a la quimioterapia depende del tipo y la dosis de medicamento que recibas, así como de la frecuencia con la que recibes el tratamiento. Algunos medicamentos de quimioterapia con mayor propensión a provocar llagas en la boca son:

  • Capecitabina (Xeloda)
  • Cisplatino (Platinol)
  • Citarabina (Depocyt, Cytosar U)
  • Doxorubicina (Doxil)
  • Etopósido
  • Fluorouracilo (Carac, Fluoroplex, Efudex)
  • Metotrexato (Rheumatrex, Trexall)

Por lo general, las llagas de la boca provocadas por el tratamiento de quimioterapia aparecen algunos días después del comienzo del tratamiento y desaparecen dentro de dos o tres semanas después de suspender la quimioterapia. Las llagas de la boca normalmente llegan a su punto máximo alrededor del séptimo día después de que termina el tratamiento de quimioterapia.

Radioterapia en la cabeza o en el cuello

Únicamente la radiación que se apunta a la cabeza o al cuello provoca llagas en la boca. El hecho de que el tratamiento con radiación te provoque llagas en la boca depende de cuánta radiación recibas y de si también te aplican quimioterapia al mismo tiempo.

Es posible que comiences a sentir dolor en la boca dos o tres semanas después del inicio de la radiación. Las dosis más intensas de radiación harán que las llagas de la boca se formen más rápidamente. Las llagas de la boca provocadas por la radiación pueden durar de cuatro a seis semanas después del último tratamiento con radiación.

Trasplante de células madre o de médula ósea

Las llagas de la boca asociadas con la enfermedad del injerto contra el huésped aparecen dos o tres semanas después de un trasplante de células madre o de médula ósea.

Por lo general, las personas que reciben trasplantes se someten a altas dosis de quimioterapia o radiación para preparar su cuerpo para el trasplante. Debido a que estas terapias también provocan llagas en la boca, puede ser difícil determinar si las llagas provienen del tratamiento de preparación para el trasplante o de la enfermedad del injerto contra el huésped.

El médico puede analizar las células de la boca para determinar qué provoca las llagas.

Aug. 22, 2014 See more In-depth