Tasa de supervivencia del cáncer: qué significado tiene para el pronóstico

Descubre lo que la tasa de supervivencia puede indicarte y lo que no. Esto puede ayudarte a poner en perspectiva las estadísticas de supervivencia.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando reciben el diagnóstico de cáncer, muchas personas preguntan sobre su pronóstico. Es posible que quieras saber si el cáncer es relativamente fácil o más difícil de curar. El médico no puede predecir el futuro, pero puede hacer una estimación según las experiencias de otras personas con el mismo tipo de cáncer.

Depende de ti si deseas conocer las tasas de supervivencia relacionadas con el cáncer que padeces. Las cifras pueden ser confusas y atemorizantes.

¿Qué es la tasa de supervivencia del cáncer?

Las tasas o las estadísticas de supervivencia del cáncer te indican el porcentaje de personas que sobreviven a un determinado tipo de cáncer durante un período específico. Las estadísticas del cáncer generalmente se basan en una tasa de supervivencia general de cinco años.

Por ejemplo, la tasa de supervivencia general de cinco años para el cáncer de vejiga es del 78 por ciento. Eso significa que de todas las personas que tienen cáncer de vejiga, 78 de cada 100 viven cinco años después del diagnóstico. A la inversa, 22 de cada 100 mueren dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico de cáncer de vejiga.

Las tasas de supervivencia del cáncer se basan en una investigación de la información obtenida de cientos o miles de personas con un tipo de cáncer específico. Una tasa de supervivencia general comprende personas de todas las edades y trastornos de salud de todo tipo que han recibido diagnóstico de cáncer, incluso los que recibieron un diagnóstico muy temprano y los que recibieron uno muy tardío.

Es posible que tu médico pueda brindarte estadísticas más específicas según tu estadio del cáncer. Por ejemplo, el 52 por ciento (o alrededor de la mitad) de las personas que recibieron un diagnóstico de cáncer de pulmón en estadio temprano viven durante al menos cinco años después del diagnóstico. La tasa de supervivencia de cinco años para personas que recibieron un diagnóstico de cáncer de pulmón en estadio tardío que se ha extendido (ha hecho metástasis) a otras partes del cuerpo es del 4 por ciento.

Las tasas de supervivencia generales no especifican si quienes sobreviven al cáncer continúan recibiendo tratamiento a los cinco años o si ya no tienen cáncer (alcanzaron la remisión). Otros tipos de tasas de supervivencia que aportan información más específica comprenden los siguientes:

  • Tasa de supervivencia sin enfermedad. Es la cantidad de personas con cáncer que alcanzan la remisión. Eso significa que ya no tienen signos de cáncer en el cuerpo.
  • Tasa de supervivencia sin avance. Es la cantidad de personas que aún tienen cáncer, pero no está avanzando. Esto comprende personas que quizás han tenido algún tipo de resultado satisfactorio con el tratamiento, pero el cáncer no ha desaparecido por completo.

Las tasas de supervivencia del cáncer generalmente usan una tasa de supervivencia de cinco años. Eso no significa que el cáncer no pueda reaparecer una vez pasados los cinco años. Ciertos tipos de cáncer pueden reaparecer muchos años después de haberse detectado y tratado por primera vez. En algunos tipos de cáncer, si no han reaparecido dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico inicial, la probabilidad de recurrencia es muy baja. Habla con tu médico sobre el riesgo de que el cáncer reaparezca.

¿Cómo se utilizan las tasas de supervivencia del cáncer?

Tú y tu médico podrían utilizar las estadísticas de supervivencia para lo siguiente:

  • Comprender el pronóstico. La experiencia de otras personas que están en tu misma situación pueden brindarte a ti y a tu médico una idea de tu pronóstico, la probabilidad de que el cáncer se cure. Otros factores comprenden la edad y el estado general de salud. El médico utiliza estos factores para ayudarte a entender la gravedad de tu enfermedad.
  • Elabora un plan de tratamiento. Las estadísticas también muestran cómo las personas con tu mismo tipo y estadio de cáncer responden al tratamiento. Puedes utilizar esta información, junto con tus objetivos del tratamiento, para evaluar las ventajas y las desventajas de cada opción de tratamiento.

    Por ejemplo, si dos tratamientos te brindan posibilidades similares de remisión, pero uno tiene más efectos secundarios, podrías elegir aquel que tiene menos.

    Otro ejemplo, un tratamiento puede ofrecerte la posibilidad de curarte, pero solo 1 o 2 personas de cada 100 lo lograron. Para algunos pacientes, esas posibilidades son lo suficientemente alentadoras como para tolerar los efectos secundarios. Para otros, no vale la pena someterse a los efectos secundarios del tratamiento con esa probabilidad.

    El médico puede ayudarte a comprender los beneficios y los riesgos de cada tratamiento.

April 15, 2014 See more In-depth