Sobrevivientes del cáncer: Control de las emociones después del tratamiento oncológico

Identifica las emociones que son frecuentes en los sobrevivientes de cáncer y aprende a controlar tus sentimientos. Descubre qué es normal y qué indica que deberías considerar la posibilidad de obtener ayuda.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuando comenzaste el tratamiento oncológico, no veías la hora de terminarlo. Pero ahora que has completado el tratamiento, no estás seguro de si estás listo para vivir la vida después del tratamiento como un sobreviviente del cáncer.

Ahora que finalizaste el tratamiento, es probable que no veas a tu equipo de atención de cáncer con tanta frecuencia. A pesar de que tú, tus amigos y tus familiares están ansiosos por volver a tener a una vida más normal, te puede dar miedo dejar la burbuja protectora de médicos y personal de enfermería que te brindaron apoyo a lo largo del tratamiento.

Todos lo que sientes ahora es normal para los sobrevivientes del cáncer. La recuperación de un tratamiento oncológico no es algo físico únicamente, sino que también implica recuperar la mente.

Tómate el tiempo para reconocer el miedo, el dolor y la soledad que sientes en este momento. Luego, toma medidas para comprender por qué sientes estas emociones y qué puedes hacer al respecto.

Miedo de recurrencia en los sobrevivientes del cáncer

El miedo de recurrencia es común en los sobrevivientes del cáncer. Si bien pueden pasar años sin signos de la enfermedad, los sobrevivientes del cáncer afirman que nunca dejan de pensar en la recurrencia. Podrías preocuparte por cada dolor o molestia, pensando que es una señal de recurrencia del cáncer. Con el tiempo, estos miedos desaparecerán, pero es posible que nunca lo hagan por completo.

Aprende a sobrellevar tus miedos siendo honesto contigo mismo acerca de tus sentimientos. Intenta no sentirte culpable acerca de tus sentimientos ni los ignores pensando que así desaparecerán. Pregúntale al médico qué puedes hacer para reducir el riesgo de recurrencia del cáncer.

Una vez que hayas hecho todo lo que puedes para reducir el riesgo, reconoce tus miedos. Toma el control de esos miedos y haz lo que puedas para influir en tu salud en el futuro. Intenta lo siguiente:

  • Cuida tu cuerpo. Enfócate en mantenerte saludable. Sigue una dieta saludable con abundantes frutas y vegetales. Incorpora el ejercicio en tu rutina diaria. Comienza lentamente, pero intenta aumentar la intensidad y la cantidad del ejercicio que hagas a medida que te recuperes. Duerme lo suficiente para despertarte renovado.

    Estas acciones pueden ayudar a tu cuerpo a recuperarse del tratamiento oncológico y brindarte tranquilidad al darte una mayor sensación de control sobre tu vida.

  • Asiste a todas las citas médicas de seguimiento. Quizás temas lo peor cuando llegue el momento de la próxima cita médica de seguimiento. No dejes que esto evite que acudas a tu cita.

    Aprovecha el tiempo con el médico para hacerle preguntas acerca de cualquier signo o síntoma que te preocupe. Anota tus preguntas y coméntalas con el médico en la próxima cita médica.

    Pregúntale acerca de tu riesgo de recurrencia y a qué signos y síntomas debes prestar atención. Conocer esto puede ayudarte a sentir que controlas más la situación.

  • Hazte todas las pruebas de seguimiento. Conversa con el médico acerca de los planes para el seguimiento y el control del cáncer. Juntos, podrán elaborar un plan de seguimiento específico basado en tu situación particular. No todas las personas necesitan exploraciones o análisis de sangre periódicos.

    Pregúntale a tu médico acerca de crear un plan para prestar atención a los efectos secundarios tardíos del tratamiento oncológico. Muchos tratamientos oncológicos pueden causar efectos secundarios incluso años después.

  • Sé abierto acerca de tus miedos. Habla de lo que te preocupa con tus amigos, familiares, con otros sobrevivientes del cáncer y con tu médico o un consejero. Si no te sientes cómodo con la idea de hablar de tus miedos, intenta registrar tus pensamientos en un diario.
  • Mantente ocupado. Sal de tu casa y haz otras actividades que te ayuden a no pensar en tus miedos.

La mayoría de los sobrevivientes del cáncer afirman que el miedo de recurrencia se desvanece con el tiempo. Pero ciertos episodios pueden desencadenar los miedos. Estos sentimientos podrían ser especialmente fuertes antes de las consultas de seguimiento con tu médico o del aniversario del diagnóstico de cáncer.

El estrés en los sobrevivientes del cáncer

Cuando te diagnosticaron cáncer, probablemente te hayas enfocado por completo en el tratamiento y en recuperarte. Ahora que terminaste con el tratamiento, todos los proyectos y las tareas de tu lista de cosas pendientes compiten por tu atención. Esto puede hacerte sentir estresado y abrumado.

No pienses que tienes que hacer todo junto. Tómate tiempo para ti mientras estableces una nueva rutina diaria. Prueba hacer ejercicio, hablar con otros sobrevivientes del cáncer y dedicarle tiempo a actividades que disfrutes.

Depresión y ansiedad en los sobrevivientes del cáncer

Los sentimientos persistentes de tristeza e ira pueden interferir en tu vida diaria. Para muchas personas, estos sentimientos se disiparán. Sin embargo, para otras, estos sentimientos pueden provocar depresión.

Habla con el médico sobre tus sentimientos. Si es necesario, te puede derivar a alguien que te ayude por medio de la terapia conversacional, los medicamentos o ambos. El diagnóstico temprano y el tratamiento inmediato son claves para superar con éxito la depresión.

La inseguridad en los sobrevivientes del cáncer

Si la cirugía u otro tratamiento cambió tu aspecto, podrías sentirte inseguro con respecto a tu cuerpo.

Los cambios en el color de la piel, el aumento o la pérdida de peso, la pérdida de una extremidad o la colocación de una ostomía podrían hacerte sentir ganas de permanecer en casa, apartado de otras personas. Podrías alejarte de tus familiares y amigos. Además, la inseguridad podría tensionar tu relación de pareja si no te sientes merecedor de amor o de afecto.

Tómate tu tiempo para asumirlo. Pero también debes aprender a enfocarte en las maneras en que el cáncer te convirtió en una persona más fuerte y comprender que eres mucho más que las cicatrices que te dejó la enfermedad. Cuando te sientas más seguro de tu aspecto, las personas se sentirán más cómodas cuando estén contigo.

La soledad en los sobrevivientes de cáncer

Es posible que sientas que los demás no pueden entender lo que pasaste; esto hace que te resulte difícil relacionarte con otras personas y te sientas solo. Es posible que tus amigos y familiares no sepan cómo ayudarte, y algunas personas pueden tener miedo de ti porque tuviste cáncer.

No afrontes la soledad por tu cuenta. Considera unirte a un grupo de apoyo con otros sobrevivientes de cáncer que tengan los mismos sentimientos que tú. Para obtener más información, comunícate con la delegación local de la Sociedad Americana contra el Cáncer. O bien, prueba participar en tableros de mensajes en línea para sobrevivientes de cáncer, como la Red de Sobrevivientes de Cáncer de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

Adónde dirigirse para obtener ayuda

A pesar de que es normal experimentar alguna de estas emociones, eso no significa que debes hacerlo solo. Si descubres que tus sentimientos son abrumadores o interfieren en tu vida diaria, una buena idea es considerar obtener algo de ayuda.

A veces, puede ser útil hablar con amigos o familiares. Sin embargo, es posible que sientas que esas personas no pueden entender realmente lo que estás atravesando si no han tenido cáncer. Podrías considerar consultar con las siguientes personas:

  • Un terapeuta. Tu médico puede derivarte a un profesional que pueda ayudarte a ordenar tus emociones y descubrir maneras de afrontar tus sentimientos.
  • Otros sobrevivientes del cáncer. Los grupos de apoyo, independientemente de si son presenciales o en línea, proporcionan un excelente espacio para compartir tus sentimientos y escuchar a otros que están atravesando lo mismo que tú. Puedes aprender nuevas maneras de afrontar tus miedos.

    También puedes compartir tu propia experiencia con otros pacientes en tratamiento activo y ayudarlos en su recorrido.

Idea tu propio plan para lidiar con tus emociones. Sabes qué es lo que te da mejores resultados. Mantén la mente abierta y prueba diferentes estrategias para descubrir qué te da mejores resultados.

June 13, 2018 See more In-depth