Marihuana medicinal

La marihuana medicinal ya está disponible en varios estados. Las personas la usan para tratar el dolor, las náuseas y algunos síntomas de enfermedades para los que otros tratamientos no funcionan.

La marihuana medicinal se utiliza para tratar el dolor, las náuseas y otros efectos secundarios de tratamientos médicos, además de algunos síntomas de enfermedades. Se fabrica a partir de las hojas y los cogollos secos de la planta Cannabis sativa. Normalmente, se fuma, pero también está disponible en pastillas o aceite.

En los Estados Unidos, la marihuana medicinal (también conocida como cannabis medicinal) es legal en casi la mitad de los estados y en Washington D. C., y puede beneficiar a adultos y niños que padecen determinadas enfermedades. El tratamiento puede ser a corto plazo o continuar durante años según los motivos por los que una persona use marihuana medicinal.

¿Cuándo se considera apropiada la marihuana medicinal?

Existen estudios que demuestran que la marihuana tiene beneficios potenciales para varias enfermedades. Las leyes de cada estado contemplan diferentes enfermedades autorizadas para el tratamiento con marihuana medicinal.

De acuerdo con el estado en el que vivas, podrías reunir las condiciones para recibir tratamiento con marihuana medicinal si cumples con determinados requisitos y padeces alguna de las siguientes enfermedades:

  • Esclerosis múltiple o espasmos musculares graves
  • Tipos de cáncer que provoquen dolor crónico, náuseas o vómitos, o mucho desgaste
  • Epilepsia o convulsiones
  • Glaucoma, aunque American Academy of Ophthalmology no recomienda la marihuana medicinal
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedad terminal
  • VIH/SIDA
  • Síndrome de Tourette
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Anorexia
  • Dolor crónico producto de cualquier enfermedad, aunque esto solo es válido en unos pocos estados

Si experimentas síntomas molestos o efectos secundarios debido a un tratamiento médico, especialmente dolor y náuseas, habla con tu médico para conocer todas las opciones que puedes probar antes que la marihuana. Es posible que los médicos consideren la marihuana medicinal si otros tratamientos no funcionan.

¿Es segura la marihuana medicinal?

Todavía hacen falta más estudios, pero algunos posibles riesgos a corto y largo plazo del uso de marihuana para el tratamiento de enfermedades son los siguientes:

  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Ojos inyectados de sangre
  • Mareos
  • Alteración de la memoria y la concentración
  • Tiempos de reacción más lentos
  • Interacción negativa con otros medicamentos
  • Adicción, que ocurre en alrededor del 10 % de los usuarios que comienzan a fumar marihuana antes de los 25 años
  • Síntomas de abstinencia
  • Enfermedades mentales en personas con tendencia a padecerlas
  • Mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular
  • Problemas respiratorios para quienes fuman marihuana

¿Es legal la marihuana medicinal?

En los Estados Unidos, la marihuana es una sustancia controlada por el gobierno federal. Hasta hace poco tiempo, la venta, la tenencia y el consumo eran ilegales. Hoy en día y a pesar de la prohibición federal, la marihuana medicinal es legal en casi la mitad de los estados de EE. UU. y en Washington D. C. Debido a las diferencias entre las leyes estatales y federales, las personas todavía pueden ser arrestadas y acusadas de tenencia de marihuana en estados donde la marihuana medicinal es legal, o si utilizan un producto que no esté incluido en un programa estatal.

Cada estado que ha legalizado la marihuana medicinal reglamenta quiénes pueden usarla y el método de distribución del producto dentro del estado. Algunos estados han establecido procesos para certificar y registrar a las personas que reúnan las condiciones. Otros también han designado dispensarios o centros de marihuana medicinal, donde las personas pueden obtener el producto y asesoramiento sobre dosis y métodos de administración según la enfermedad que tengan. Si te interesa la marihuana medicinal, consulta las leyes de tu estado.

La FDA ha aprobado dos medicamentos que tienen algunos beneficios equivalentes a los de la marihuana medicinal: el dronabidol (Marinol) y el nabilone (Cesamet). En estas pastillas, se sintetizan algunos ingredientes de la marihuana. Es posible recetarlas legalmente.

La FDA también autorizó a dos compañías farmacéuticas (Insys Therapeutics y GW Pharmaceuticals) a realizar proyectos de investigación clínica para obtener nuevos ingredientes orgánicos y sintéticos a partir de la marihuana.

Qué debes esperar

La marihuana medicinal puede usarse de varias maneras, entre ellas:

  • Aceite
  • Pastillas
  • Líquido vaporizado
  • Vaporizador nasal
  • Hojas y cogollos secos
  • Planta

Los lugares y las formas de comprar estas sustancias varían en función de cada estado donde está permitido el uso medicinal de la marihuana. Una vez que tienes el producto, lo usas cuando lo necesites. La frecuencia de uso varía de acuerdo con el método de administración y tus síntomas. El alivio y los efectos secundarios también varían. Es posible que notes que la marihuana surte efecto en 30 minutos o en varias horas. El alcance y la duración de los efectos puede ser más difícil de controlar si consumes pastillas en lugar de fumar marihuana.

Existen fórmulas de marihuana medicinal que alivian los síntomas sin provocar los efectos de intoxicación y cambios de humor relacionados con el consumo recreativo.

Dec. 04, 2015 See more In-depth