Video: Imagen por resonancia magnética (IRM)

Transcript

La imagen por resonancia magnética (IRM, o MRI por sus siglas en inglés) utiliza un campo magnético y ondas de radio para crear imágenes claras y detalladas de cortes transversales de la cabeza y el cuerpo. No es necesario prepararse para una resonancia magnética. A menos que se indique lo contrario, coma normalmente (antes del procedimiento), y si toma medicamentos, continúe haciéndolo. Una vez que ingrese al hospital, probablemente se va a poner una bata.

Quítese todos los accesorios, tales como el reloj, joyas, y las horquillas para el cabello. También quítese cosas como pelucas, dientes postizos y audífonos. Informe a su técnico de IRM si tiene metal o dispositivos electrónicos en su cuerpo, ya que su presencia puede ser peligrosa para su seguridad. El imán puede interferir con el dispositivo electrónico o afectar la calidad de la imagen de la resonancia magnética.

Antes de su examen, puede que el técnico confirme sus problemas de salud y responda a cualquier pregunta de última hora que usted tenga.

La mayoría de los equipos para resonancia magnética tienen la forma de una rosca grande. Dentro de esa estructura circular hay un gran imán. Usted se acostará en una mesa que se desliza hacia la apertura del imán y, dependiendo de dónde necesite la resonancia magnética, puede que se le coloque un pequeño dispositivo llamado bobina, alrededor de la parte del cuerpo que se examina. Esta bobina recibe la señal de resonancia magnética.

El técnico le va a monitorear desde otra habitación, pero usted podrá hablar con él por un micrófono. En algunos casos, un amigo o un familiar podrá quedarse con usted, y si está especialmente ansioso o sufre de claustrofobia, se le puede ofrecer un sedante suave.

La resonancia magnética es segura para los niños y un adulto puede permanecer en la sala para la tranquilidad del niño. Los niños pequeños y los bebés pueden necesitar sedación, ya que deben permanecer quietos durante todo el proceso.

El examen en sí no duele, pero es ruidoso. Usted no siente el campo magnético ni las ondas de radio y no hay partes móviles que se vean. Sin embargo, el imán produce sonidos de golpecitos repetitivos y otros golpes más fuertes, así que lo más probable es que le ofrezcan tapones para los oídos o unos auriculares especiales, que no tienen metal, para ayudar a bloquear el ruido. Las resonancias magnéticas que requieren que su cabeza esté en la máquina a menudo incluyen un espejo para que usted pueda ver el exterior.

Así se crea una imagen de resonancia magnética. La mayoría de las máquinas utilizan imanes en forma de tubo. El fuerte campo magnético se produce pasando una corriente eléctrica a través de unos bucles metálicos en el interior de la capa protectora del imán, mientras que otras bobinas en el imán se encargan de enviar y recibir ondas de radio.

Una vez que usted esté ubicado en el interior del imán, algunos protones dentro de su cuerpo se alinearán con el campo magnético; esto no causa ningún daño y usted no lo siente mientras está ocurriendo.

Una vez alineados, estos protones responden a ondas de radio de baja potencia que estimulan de su cuerpo. Las ondas de radio son generadas por bobinas especializadas de radio frecuencia (bobinas RF), que son antenas diseñadas para generar imágenes médicas.

La señal que genera su cuerpo en respuesta es detectada por las bobinas que rodean la parte específica del cuerpo que es el objetivo del procedimiento. Una computadora procesa todas las señales y reconstruye una imagen muy detallada.

La imagen final es un montaje, una representación tridimensional de su cuerpo. Cualquier plano de dos dimensiones — o corte — puede crearse y mostrarse electrónicamente en una computadora para ser interpretado. Estas imágenes también se pueden convertir en película fotográfica para un estudio más exhaustivo.

Un examen de resonancia magnética dura entre 30 y 90 minutos. Como el movimiento puede distorsionar las imágenes resultantes, permanezca quieto y respire tranquilamente sin mover la cabeza ni el cuerpo.

Aunque no se muestra en este video, a veces se inyectan agentes de contraste en las venas para hacer más definida la apariencia de ciertos tejidos o los vasos sanguíneos.

Una vez que la resonancia magnética se haya completado, se le puede pedir que espere hasta que se revisen las imágenes para asegurarse de no es necesario tomar imágenes adicionales. Si no se necesitan más estudios, usted podrá irse y reanudar sus actividades habituales.

Aug. 19, 2016