Comer durante el tratamiento oncológico: consejos para hacer que las comidas tengan mejor sabor

Puedes descubrir que el tratamiento oncológico te ha afectado el sentido del gusto. A continuación te damos algunas sugerencias para que las comidas tengan mejor sabor.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Puedes descubrir que el cáncer o el tratamiento oncológico han afectado el sentido del gusto. Puede parecer que la comida no tiene sabor o que es demasiado dulce, salada o metálica.

Por lo general, estos cambios son temporales, por lo que mejorarán con el tiempo. Mientras tanto, haz lo que esté a tu alcance para mantener la ingesta de calorías y satisfacer las proteínas, las vitaminas y los minerales que el organismo necesita.

Si normalmente sigues una dieta específica, como una que sea baja en sodio o en grasas, o que esté diseñada para personas con diabetes, puede ser necesario dejar de lado esas restricciones durante un tiempo. Desearás una mayor variedad para que puedas aumentar las posibilidades de obtener una nutrición adecuada. Consulta con el médico para asegurarte de que esté bien flexibilizar las restricciones en la dieta.

A continuación, te damos algunas sugerencias para seleccionar y para preparar los alimentos. Experimenta con estas ideas hasta encontrar combinaciones que te atraigan.

Nota: Si te duele la boca o la garganta, evita las especias, los alimentos ácidos y las comidas o las bebidas calientes que pueden ser irritantes.

Si los alimentos no tienen sabor

Prueba diferentes salsas, adobos, condimentos y otros ingredientes. Esto puede ayudar a mejorar el sabor de los alimentos.

Cuando cocines, agrega:

  • Salsa barbacoa
  • Extractos u otros condimentos
  • Kétchup
  • Adobos para carne
  • Mostaza
  • Salsa de soja
  • Especies y hierbas
  • Salsa teriyaki
  • Vinagre
  • Vino

Otros consejos para incorporar sabor son:

  • Trozos de tocino
  • Pimientos morrones rojos o verdes picados
  • Cebolla o ajo picados
  • Tiras de jamón
  • Frutos secos
  • Queso, en especial, los de sabor fuerte, como el queso cheddar

Prueba lo siguiente:

  • Azúcar o jarabe en la comida. Con los cereales, prueba azúcar morena, jarabe de arce, miel, canela, dátiles o uvas pasas en lugar de azúcar blanca.
  • Alimentos salados. Además, los alimentos salados, como carnes curadas, quesos y papitas fritas, pueden tener más sabor.

Si el sabor de la comida es demasiado dulce

Suaviza el sabor de los alimentos demasiado dulces:

  • Agrega un poco de sal o jugo de limón.
  • Agrega yogur natural, suero de leche, café instantáneo en polvo o leche adicional a los batidos, a las mezclas de bebidas instantáneas o a las bebidas nutritivas comercialmente preparadas.

Prueba alimentos que sean menos dulces:

  • Consume bebidas como jugos de fruta diluidos, leche, suero de leche, limonada, ginger ale o bebidas deportivas.
  • Elige postres que no sean tan dulces, como yogur, natilla, tarta de calabaza, frutas, frutas horneadas, frutas con queso cottage, crujiente de frutas, rosquillas sin glaseado o galletas Graham.

En lugar de tentempiés dulces, elige otros alimentos, por ejemplo:

  • Queso
  • Papas fritas o pretzels con salsa
  • Queso cottage
  • Galletas saladas con queso
  • Huevos bravos
  • Frutos secos
  • Mantequilla de maní

Si el jarabe, la mermelada o el azúcar son demasiado dulces, prueba ponerle mantequilla o margarina al cereal cocido, a las tostadas o a los panqueques.

July 23, 2015 See more In-depth