Mitos sobre los tratamientos oncológicos: ¿hay alguna verdad en cuanto a estas creencias frecuentes?

Las ideas erróneas sobre el tratamiento oncológico podrían hacerte sentir confundido o inseguro al momento de elegir un tratamiento. Conoce la verdad para que puedas sentirte más cómodo con tu tratamiento oncológico.

Escrito por personal de Mayo Clinic
Timothy Moynihan, M.D.

Dr. Timothy Moynihan

Debido a los avances de los tratamientos del cáncer, es posible que hayas descubierto más oportunidades para obtener información sobre esta enfermedad. Sin embargo, sigue habiendo ideas equivocadas sobre el tratamiento oncológico.

Timothy J. Moynihan, M.D., oncólogo de Mayo Clinic de Rochester, Minnesota, ayuda a desmitificar algunos de los errores conceptuales más frecuentes sobre el tratamiento oncológico y explica la verdad.

Mito: una actitud positiva es todo lo que necesitas para vencer al cáncer

Verdad: No existe ninguna prueba científica de que una actitud positiva te otorgue ventajas en el tratamiento oncológico o mejore las posibilidades de que te cures.

Lo que una actitud positiva puede hacer es mejorar la calidad de tu vida durante el tratamiento oncológico y más allá de este. Podrías tener más probabilidades de permanecer activo, de mantener los lazos con tus familiares y amigos, y de continuar con las actividades sociales. A su vez, esto puede mejorar tus sensaciones de bienestar y ayudarte a encontrar la fuerza para afrontar el cáncer.

Mito: si pudimos llevar a un hombre hasta la luna, ya deberíamos haber encontrado la cura del cáncer

Verdad: encontrar la cura del cáncer parece ser más complejo que dominar los conocimientos de ingeniería y física requeridos para lograr un viaje al espacio.

En realidad, el cáncer comprende un gran grupo de enfermedades. Cada enfermedad puede tener diferentes causas. A pesar de los avances en el diagnóstico y el tratamiento, los médicos todavía tienen mucho para aprender sobre qué provoca que una célula se vuelva cancerosa y por qué algunas personas con cáncer responden mejor que otras.

Además, el cáncer es un blanco en movimiento. Las células cancerosas pueden seguir mutando y cambiando durante el transcurso de la enfermedad. Esto puede provocar que las células cancerosas ya no respondan a los medicamentos de la quimioterapia o a los tratamientos con radiación que se administraron al principio.

Mito: Las compañías farmacéuticas y la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) están bloqueando o reteniendo nuevos tratamientos oncológicos

Verdad: Tu médico y la FDA, que debe aprobar los medicamentos nuevos antes de que se puedan comercializar, son tus aliados. Como tales, le dan alta prioridad a tu seguridad.

Lamentablemente, los estudios científicos para determinar la seguridad y la eficacia de tratamientos oncológicos nuevos llevan tiempo. Eso podría crear la impresión de que se están bloqueando tratamientos eficaces o podría dar lugar a notas que así lo afirmen.

Si aun así crees que están reteniendo intencionalmente una cura, pregúntate por qué un médico elegiría especializarse en la investigación sobre el cáncer. Los médicos a menudo se dedican a la investigación sobre el cáncer porque tienen un familiar o amigo afectado por la enfermedad.

Los médicos están tan interesados en hallar una cura tanto como cualquier otra persona, por el mismo motivo: los afecta personalmente. Odian ver sufrir a un ser querido y no quieren perder a esa persona. También quieren evitarles a otras personas tener que vivir lo que ellos han vivido.

Mito: los controles periódicos y la tecnología médica actual pueden detectar en forma precoz todo tipo de cáncer

Verdad: aunque la atención médica periódica puede de hecho aumentar la capacidad de detectar el cáncer en forma precoz, no puede garantizarlo. El cáncer es una enfermedad complicada, y no hay una forma segura de descubrirlo siempre.

Los análisis para detección de rutina se han asociado a una disminución de las muertes provocadas por los tipos de cáncer de cuello uterino, de mama, de colon y rectal.

Mito: someterse al tratamiento oncológico significa que no puedes vivir en tu hogar, ir a trabajar ni hacer tus actividades habituales

Verdad: la mayoría de las personas que padece cáncer recibe tratamiento como paciente ambulatorio en sus comunidades de origen.

A veces, puede ser útil viajar a un centro médico especializado para recibir tratamiento. Pero, a menudo, los médicos de dicho establecimiento pueden trabajar con médicos de tu ciudad para que puedas estar cerca de familiares y amigos, e incluso puedas seguir trabajando.

Se han realizado muchas investigaciones con el objetivo de facilitarles a los pacientes la posibilidad de tener una vida más normal durante el tratamiento oncológico. Por ejemplo, ahora hay medicamentos que te ayudan a controlar mejor las náuseas. Como resultado, en general, puedes trabajar y mantenerte activo durante el tratamiento.

May 05, 2014