Medicamentos de anticuerpo monoclonal para el cáncer: cómo funcionan

Si estás considerando la terapia con anticuerpos monoclonales como parte del tratamiento oncológico, infórmate acerca de estos medicamentos y pondera con cuidado los beneficios y los posibles efectos secundarios.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los medicamentos con anticuerpos monoclonales son tratamientos oncológicos que aprovechan las funciones del sistema inmunitario natural para combatir el cáncer. Estos medicamentos pueden utilizarse en combinación con otros tratamientos oncológicos.

Si tú y tu médico están considerando el uso de un medicamento con anticuerpos monoclonales como parte de tu tratamiento oncológico, averigua qué puedes esperar de este tratamiento. Juntos, tú y tu médico pueden decidir si un tratamiento con anticuerpos monoclonales puede ser lo correcto para ti.

¿De qué manera el sistema inmunitario combate el cáncer?

El sistema inmunitario está conformado por un equipo complejo de jugadores que detectan y destruyen los agentes que provocan las enfermedades, como las bacterias y los virus. De manera similar, este sistema puede eliminar las células dañadas o anormales, como las células cancerosas.

Un factor en el sistema inmunitario es la tarea de los anticuerpos. Un anticuerpo se adhiere a una molécula específica (antígeno) sobre la superficie de una célula problemática. Cuando un anticuerpo se une al antígeno, sirve como un indicador para atraer a las moléculas que combaten las enfermedades o como un desencadenante que promueve la destrucción de las células mediante otros procesos del sistema inmunitario.

Las células cancerosas pueden sobrecargar al sistema inmunitario, evitar la detección o bloquear la actividad del sistema inmunitario.

¿Qué es un anticuerpo monoclonal?

Los anticuerpos monoclonales son moléculas producidas en laboratorio diseñadas para servir como anticuerpos sustitutos que pueden restablecer, mejorar o imitar el ataque del sistema inmunitario a las células cancerosas. Están diseñados para unirse a los antígenos que, por lo general, son más numerosos en la superficie de las células cancerosas que en las células sanas.

¿Cómo funcionan los medicamentos con anticuerpos monoclonales?

Los anticuerpos monoclonales están diseñados para funcionar de diversas maneras. Un medicamento en particular podría en verdad funcionar de más de un modo. Para ayudar al sistema inmunitario, el medicamento puede cumplir las siguientes funciones:

  • Detectar células cancerosas. Algunas células del sistema inmunitario dependen de los anticuerpos para ubicar el blanco de un ataque. Las células cancerosas que están recubiertas con anticuerpos monoclonales pueden ser más fáciles de detectar y de atacar para destruirlas.
  • Ocasionar la destrucción de las membranas de las células. Algunos anticuerpos monoclonales pueden ocasionar una respuesta del sistema inmunitario que puede destruir la pared externa (membrana) de una célula cancerosa.
  • Bloquear el crecimiento celular. Algunos anticuerpos monoclonales bloquean la conexión entre una célula cancerosa y las proteínas que fomentan el crecimiento celular, una actividad que es necesaria para el crecimiento y la supervivencia del tumor.
  • Prevenir el crecimiento de vasos sanguíneos. Para que un tumor canceroso crezca y sobreviva, necesita un suministro de sangre. Algunos medicamentos con anticuerpos monoclonales bloquean las interacciones entre las proteínas y las células que son necesarias para la formación de nuevos vasos sanguíneos.
  • Bloquear los inhibidores del sistema inmunitario. Determinadas proteínas que se unen a las células del sistema inmunitario son reguladoras que evitan la hiperactividad del sistema. Los anticuerpos monoclonales que se unen a estas células del sistema inmunitario les proporcionan a las células que combaten contra el cáncer la oportunidad de trabajar con menos inhibición.
  • Atacar directamente las células cancerosas. Determinados anticuerpos monoclonales pueden atacar la célula más directamente, aunque estén diseñados con otro fin. Cuando algunos de estos anticuerpos se unen a una célula, una serie de eventos que se producen dentro de la célula pueden hacer que se autodestruya.
  • Entregar el tratamiento con radiación. Debido a la capacidad de un anticuerpo monoclonal de conectarse con una célula cancerosa, el anticuerpo puede estar diseñado como vehículo de entrega de otros tratamientos. Cuando un anticuerpo monoclonal se une a una pequeña partícula radioactiva, esta transporta el tratamiento con radiación directamente a las células cancerosas y puede minimizar el efecto de la radiación en las células sanas. Esta variación de la radioterapia estándar contra el cáncer se denomina «radioinmunoterapia».
  • Entregar quimioterapia. De manera similar, algunos anticuerpos monoclonales se unen a un medicamento quimioterapéutico para entregar el tratamiento directamente a las células cancerosas y evitar las células sanas.
  • Unirse a las células cancerosas y del sistema inmunitario. Algunos medicamentos combinan dos anticuerpos monoclonales, uno que se une a una célula cancerosa y otro que se une a una célula específica del sistema inmunitario. Esta conexión puede fomentar los ataques del sistema inmunitario a las células cancerosas.
Sept. 09, 2016 See more In-depth