Recuento bajo de células sanguíneas: efectos secundarios de los tratamientos oncológicos

Un recuento bajo de células sanguíneas puede ser una complicación grave durante el tratamiento oncológico. Conoce por qué tu médico controla de cerca tu recuento de células sanguíneas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Tu médico puede controlar cuidadosamente los recuentos de células sanguíneas durante el tratamiento oncológico. Existe una buena razón por la cual te extraen sangre con tanta frecuencia: los recuentos bajos de células sanguíneas te ponen en riesgo de padecer complicaciones graves.

¿Qué se mide en un recuento de células sanguíneas?

Si estás recibiendo ciertos tratamientos oncológicos que podrían ocasionar un bajo recuento de células sanguíneas, es probable que el médico controle regularmente tu recuento de células sanguíneas mediante un análisis denominado hemograma completo. Un bajo recuento de células sanguíneas se detecta mediante el análisis de una muestra de sangre que se extrae de una vena del brazo.

Cuando el médico controle tu recuento de células sanguíneas, analizará las cantidades y los tipos de:

  • Glóbulos blancos. Estas células ayudan al cuerpo a combatir infecciones. Un recuento bajo de glóbulos blancos (leucopenia) hace que el cuerpo sea más propenso a contraer infecciones. En caso de que contraigas una infección, es posible que el cuerpo no pueda combatirla.
  • Glóbulos rojos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todo el cuerpo. La capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno se mide por la cantidad de hemoglobina en la sangre. Si tu nivel de hemoglobina es bajo, estás anémico y el cuerpo trabaja mucho más para llevar oxígeno a los tejidos. Esto puede hacerte sentir fatigado y con dificultad para respirar.
  • Plaquetas. Las plaquetas ayudan a que la sangre se coagule. Un recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) significa que el cuerpo no puede detener un sangrado.
Lo que se cuenta Lo que es normal Lo que preocupa
Glóbulos blancos 3500 a 10.500 Menos de 1000
Hemoglobina 13,5 a 17,5 para los hombres
12 a 15,5 para las mujeres
Menos de 8
Plaquetas 150.000 a 450.000 Menos de 20.000

¿Cuál es la causa de un recuento bajo de células sanguíneas?

Las causas del recuento bajo de células sanguíneas relacionadas con el cáncer comprenden:

  • Quimioterapia. Ciertos medicamentos para quimioterapia pueden dañar la médula ósea, el material esponjoso que está en los huesos. La médula ósea produce células sanguíneas, que crecen rápidamente, y eso hace que sean muy sensibles a los efectos de la quimioterapia. La quimioterapia mata muchas de las células en la médula ósea, pero las células se recuperan con el tiempo. Tu médico puede decirte si tu dosis y tratamiento de quimioterapia específico te pondrán en riesgo de tener bajos recuentos de células sanguíneas.
  • Radioterapia. Si recibes radioterapia en grandes zonas del cuerpo y, especialmente, en los huesos grandes que contienen la mayor parte de la médula ósea, como la pelvis, las piernas y el torso, podrías tener niveles bajos de glóbulos blancos y glóbulos rojos.
  • Tipos de cáncer de la sangre y la médula ósea. Los tipos de cáncer de la sangre y la médula ósea, como la leucemia, crecen en la médula ósea y no permiten la formación de células sanguíneas normales.
  • Tipos de cáncer que se propagan (hacen metástasis). Las células cancerosas que se desprenden de un tumor pueden propagarse hacia otras partes del cuerpo, incluso la médula ósea. Las células cancerosas pueden desplazar a otras células en la médula ósea, lo que dificulta que esta produzca las células sanguíneas que el cuerpo necesita. Esta es una causa poco común de recuentos bajos de células sanguíneas.

¿Por qué es importante que controles tu recuento de células sanguíneas?

Tener un recuento bajo de células sanguíneas puede ocasionar complicaciones graves que podrían retrasar tu siguiente ciclo de tratamiento. Controlar tu recuento de células sanguíneas le permite al médico prevenir o reducir tu riesgo de tener complicaciones.

Las complicaciones más graves del recuento bajo de células sanguíneas comprenden las siguientes:

  • Infección. Con un recuento bajo de glóbulos blancos y, en particular, un nivel bajo de neutrófilos (neutropenia), un tipo de glóbulo blanco que combate contra las infecciones, tienes un mayor riesgo de contraer una infección. Además, si contraes una infección cuando tienes un recuento bajo de glóbulos blancos, tu organismo no puede protegerse. En casos graves, una infección puede ocasionar la muerte.

    Incluso una infección leve puede retrasar tu tratamiento con quimioterapia, ya que es posible que tu médico quiera esperar a que se cure la infección y vuelva a aumentar tu recuento de células sanguíneas antes de continuar. También es posible que el médico recomiende el uso de medicamentos para aumentar la producción de glóbulos blancos de tu organismo.

  • Anemia. La anemia es un recuento bajo de glóbulos rojos. Los síntomas más frecuentes de la anemia son la fatiga y la dificultad para respirar. En algunos casos, la fatiga es tan intensa que debes suspender temporalmente tu tratamiento oncológico o reducir la dosis que recibes.

    La anemia puede aliviarse con una transfusión sanguínea o con medicamentos para aumentar la producción de glóbulos rojos de tu organismo.

  • Sangrado. Una baja cantidad de plaquetas en la sangre puede causar sangrado. Podrías presentar sangrado excesivo por un pequeño corte o podrían sangrarte espontáneamente la nariz o las encías. Puede ocurrir un sangrado interno peligroso.

    Un recuento bajo de plaquetas puede retrasar tu tratamiento. Es posible que tengas que esperar hasta que aumente tu nivel de plaquetas para continuar con la quimioterapia o someterte a una cirugía.

Oct. 07, 2014 See more In-depth