¿Cómo hacen los médicos para evitar las náuseas y los vómitos?

La mayoría de las personas que se someten a quimioterapia reciben medicamentos contra las náuseas (antieméticos) para prevenir las náuseas y los vómitos.

Estos medicamentos, administrados solos o combinados, pueden tomarse en forma de tabletas o pueden administrarse por vía intravenosa en el brazo. El médico aconseja cuál usar de acuerdo con el tratamiento que estás recibiendo.

Los medicamentos usados para prevenir náuseas y vómitos son:

  • Alprazolam (Niravam, Xanax)
  • Aprepitant (Emend)
  • Dexametasona
  • Difenhidramina (Benadryl)
  • Dolasetrón (Anzemet)
  • Dronabinol (Marinol)
  • Droperidol (Inapsine)
  • Fosaprepitant (Emend)
  • Granisetrón (Kytril)
  • Haloperidol (Haldol)
  • Lorazepam (Ativan)
  • Metilprednisolona (Medrol)
  • Metoclopramida (Reglan)
  • Midazolam
  • Nabilona (Cesamet)
  • Olanzapina (Zyprexa)
  • Ondansetrón (Zofran)
  • Palonosetrón (Aloxi)
  • Proclorperazina
  • Prometazina (Phenergan)
  • Escopolamina

El médico elegirá los medicamentos contra las náuseas de acuerdo con la probabilidad de que los medicamentos de quimioterapia te provoquen náuseas y vómitos. Podrías tomar tan solo uno o hasta cuatro medicamentos, según tu situación.

El médico te dará algunos medicamentos antes de la quimioterapia y luego te indicará qué medicamentos tomar en un horario regular los días después de la quimioterapia y qué medicamentos tomar solo si sientes náuseas.

Los médicos toman este enfoque proactivo para prevenir náuseas y vómitos porque estos efectos secundarios pueden ser difíciles de controlar una vez que empiezan. Las náuseas y los vómitos te pueden hacer sentir mal, sumado a la fatiga y angustia, y tendrás reticencia a cumplir con el programa de tratamiento.

¿Qué medidas adicionales puedes tomar para prevenir náuseas y vómitos?

Puedes tomar medidas para reducir el riesgo de náuseas y vómitos. Por ejemplo:

  • Come porciones de comida pequeñas. Come varias comidas pequeñas a lo largo del día en lugar de pocas comidas abundantes. Si es posible, no te saltees comidas. Comer una comida liviana algunas horas antes del tratamiento también podría ayudar.
  • Come lo que te guste. Sin embargo, es mejor evitar los alimentos dulces, fritos o grasosos. Además, es posible que los alimentos fríos tengan menos olores desagradables.

    Cocina y congela comidas antes de empezar el tratamiento para evitar cocinar cuando no te sientas bien. O pide a alguien que cocine para ti.

  • Bebe mucho líquido. Prueba bebidas frías, como agua, jugos de fruta sin endulzar, té o ginger ale que haya perdido el gas. Es posible que ayude beber pequeñas cantidades a lo largo del día en vez de grandes cantidades con menos frecuencia.
  • Evita los olores desagradables. Presta atención a los olores que te provocan náuseas y limita tu exposición a olores desagradables. El aire fresco podría ayudar.
  • Ponte cómodo. Descansa después de comer, pero no te recuestes durante un par de horas. Trata de usar ropa holgada y de distraerte con otras actividades.
  • Usa técnicas de relajación. Algunos ejemplos son la meditación y la respiración profunda.

Estas medidas de cuidado personal podrían ayudarte a prevenir náuseas y vómitos, pero no pueden reemplazar los medicamentos contra las náuseas.

Si comienzas a sentir náuseas a pesar de los medicamentos, llama a tu médico. Los tratamientos pueden comprender medicamentos adicionales, aunque tu tratamiento individual dependerá de la causa de tus signos y síntomas.

April 05, 2016 See more In-depth