Inmunidad colectiva y la COVID-19: lo que necesitas saber

Infórmate sobre qué se sabe acerca de la inmunidad colectiva y qué significa esto para la COVID-19.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Tienes curiosidad por saber acerca del avance de la inmunidad colectiva contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)? Es importante que entiendas cómo funciona la inmunidad colectiva, qué función cumple para terminar la pandemia de COVID-19 y las complicaciones relacionadas.

¿Por qué es importante la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva se produce cuando una gran parte de una comunidad (un grupo) se hace inmune a una enfermedad, lo que hace improbable la propagación de la enfermedad de una persona a otra. Como resultado, toda la comunidad queda protegida, no solo los que son inmunes.

A menudo, un porcentaje de la población debe ser capaz de contraer una enfermedad para que esta se propague. Esto se denomina proporción umbral. Si la proporción de la población que es inmune a la enfermedad es mayor que este umbral, la propagación de la enfermedad disminuirá. Esto se conoce como el umbral de inmunidad colectiva.

¿Qué porcentaje de una comunidad necesita ser inmune para lograr la inmunidad colectiva? Varía de una enfermedad a otra. Cuanto más contagiosa es una enfermedad, mayor es la proporción de la población que necesita ser inmune a la enfermedad para detener su propagación. Por ejemplo, el sarampión es una enfermedad muy contagiosa. Se calcula que el 94 % de la población debe ser inmune para interrumpir la cadena de transmisión.

¿Cómo se logra la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva puede alcanzarse cuando un porcentaje suficiente de la población se ha recuperado de una enfermedad y ha desarrollado anticuerpos protectores contra una futura infección. Sin embargo, los expertos consideran que probablemente sea difícil alcanzar la inmunidad colectiva contra la COVID-19.

Contraer la COVID-19 te da una protección o inmunidad natural contra una nueva infección del virus que causa la enfermedad. Se estima que contraer la COVID-19 y vacunarte contra esta enfermedad dan como resultado un riesgo bajo de contraer otra infección por una variante similar durante al menos seis meses.

Sin embargo, debido a que es posible volver a contagiarse y que la COVID-19 puede provocar complicaciones médicas graves, se recomienda que las personas que ya tuvieron la COVID-19 se vacunen contra esta enfermedad. Además, vacunarse contra la COVID-19 puede ofrecer una mejor protección que la que se adquiere al contraer la enfermedad. En un estudio reciente se demostró que las personas no vacunadas que ya tuvieron la COVID-19 tienen más del doble de probabilidades de volver a contraer la enfermedad que las personas que recibieron todas las dosis de la vacuna.

Las investigaciones recientes también indican que las personas que tuvieron COVID-19 en 2020 y luego recibieron vacunas de ARNm producen niveles muy altos de anticuerpos que probablemente sean eficaces contra variantes actuales y, posiblemente, futuras. Algunos científicos denominan a este proceso inmunidad híbrida. Es necesario hacer más investigaciones.

Infección natural

Confiar en la infección comunitaria para crear inmunidad colectiva contra el virus que causa la COVID-19 implica algunos problemas:

  • Reinfección. Se estima que contraer la COVID-19 da como resultado un bajo riesgo de contraer otra infección por una variante similar durante al menos seis meses. Incluso si tienes anticuerpos, puedes contraer nuevamente la COVID-19. Debido a que la reinfección puede provocar complicaciones médicas graves, se recomienda que aquellos que ya tuvieron la COVID-19 se vacunen contra esta enfermedad.
  • Repercusión en la salud. La infección por COVID-19 puede ocasionar complicaciones graves y millones de muertes, especialmente entre los adultos mayores y aquellos con afecciones médicas existentes. El sistema de atención médica rápidamente podría desbordarse.

Vacunas

La inmunidad colectiva también puede alcanzarse cuando una cantidad suficiente de personas se vacunó contra una enfermedad y ha desarrollado anticuerpos protectores contra una futura infección. A diferencia del método de infección natural, las vacunas crean inmunidad sin causar la enfermedad ni resultar en complicaciones. Usando el concepto de la inmunidad colectiva, las vacunas han controlado con éxito enfermedades contagiosas como la viruela, la polio, la difteria, la rubéola y muchas otras.

La inmunidad colectiva permite proteger a la población de una enfermedad, incluyendo a aquellos que no pueden vacunarse, como los recién nacidos y los que tienen el sistema inmunitario comprometido.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha aprobado dos vacunas contra la COVID-19 y autorizó el uso de emergencia de un puñado de vacunas contra la COVID-19.

Pero alcanzar la inmunidad colectiva mediante la vacunación contra la COVID-19 puede ser difícil por muchas razones. Por ejemplo:

  • Dudas sobre las vacunas. Algunas personas pueden oponerse a recibir una vacuna contra la COVID-19 por objeciones religiosas, miedo a los posibles riesgos o escepticismo acerca de sus beneficios. Si la proporción de personas vacunadas en una comunidad está por debajo del umbral de inmunidad colectiva, una enfermedad contagiosa podría seguir propagándose.
  • Preguntas de protección. Las investigaciones sugieren que la vacunación contra la COVID-19 da como resultado un riesgo bajo de contraer una infección por COVID-19 durante al menos seis meses. Sin embargo, si bien las vacunas contra la COVID-19 son eficaces para la prevención de estados graves de la enfermedad por variantes actuales o futuras, aquellos que están vacunados y tienen sus vacunas al día aún pueden contraer infecciones posvacunación y trasmitir el virus a otras personas.
  • Desigualdad en el acceso a las vacunas. La distribución de las vacunas contra la COVID-19 ha variado mucho entre los países y dentro de ellos. Si una comunidad alcanza una tasa elevada de vacunación contra la COVID-19 y las zonas circundantes no, pueden producirse brotes si las poblaciones se mezclan.

¿Cuál es el pronóstico sobre alcanzar la inmunidad colectiva en los EE. UU.?

Con los desafíos que se presentan, no está claro si se logrará la inmunidad colectiva contra el virus que causa la COVID-19. Sin embargo, la cantidad de adultos que se encuentran completamente vacunados sigue en aumento. Asimismo, se ha confirmado que más de 80 millones de personas en los EE. UU. han estado infectadas por el virus de la COVID-19, aunque, nuevamente, no está claro cuánto tiempo dura la inmunidad tras la infección.

Aunque actualmente no es posible detener la transmisión del virus que causa la COVID-19, las vacunas aprobadas y autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) tienen una gran eficacia en la protección contra las formas graves de la COVID-19 que requieren hospitalización o conducen a la muerte. Las vacunas permiten que la gente pueda convivir mejor con el virus.

¿Cómo se puede hacer más lenta la trasmisión de COVID-19?

Hay pasos que puedes seguir para reducir el riesgo de infección. Cuando sea posible, vacúnate contra la COVID-19. Además mantente al día con las vacunas contra la COVID-19, incluidas las dosis de refuerzo recomendadas, para prevenir una enfermedad grave. Se considera que estás al día con las vacunas si recibiste todas las vacunas recomendadas contra la COVID-19, incluidas las dosis de refuerzo, cuando cumpliste con los requisitos para recibirlas.

Si estás al día con las vacunas, puedes regresar con mayor seguridad a las actividades que no podías hacer debido a la pandemia. Sin embargo, si te encuentras en un área en la que hay una gran cantidad de personas hospitalizadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar una mascarilla en lugares cerrados y públicos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan seguir estas medidas de precaución:

  • Evita tener contacto estrecho (menos de 6 pies, o 2 metros) con cualquier persona que esté enferma o que presente síntomas.
  • Si no tienes el esquema completo de vacunación, mantén el distanciamiento físico con los demás (unos 6 pies o 2 metros) cuando estés en espacios públicos cerrados. Esto es especialmente importante si corres un mayor riesgo de sufrir una forma grave de la enfermedad. Ten en cuenta que algunas personas pueden tener la COVID-19 y contagiar a otras, aunque no tengan síntomas o no sepan que tienen la enfermedad.
  • Evita las multitudes y los ambientes cerrados que no tengan buena circulación de aire (ventilación).
  • Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos durante 20 segundos o usa un desinfectante para manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Usa una mascarilla en espacios públicos cerrados si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas hospitalizadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, independientemente de si recibiste o no la vacuna. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar la mascarilla de uso regular que brinde la mayor protección posible, que se ajuste bien y que sea cómoda.
  • Cúbrete la boca y la nariz con el codo o un pañuelo desechable cuando tosas o estornudes. Tira a la basura el pañuelo desechable usado. Lávate las manos de inmediato.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.
  • Si estás enfermo, evita compartir platos, vasos, ropa de cama y otros artículos de la casa.
  • Limpia y desinfecta regularmente las superficies que se tocan con frecuencia, como las perillas de las puertas, los interruptores de luz, los dispositivos electrónicos y las encimeras.
  • Quédate en casa al volver del trabajo, la escuela o lugares públicos y permanece en aislamiento si estás enfermo, a menos que salgas para recibir atención médica. Evita trasladarte en transporte público, taxis y servicios de viajes compartidos si estás enfermo.

Si tienes una afección médica crónica y puedes tener un mayor riesgo de presentar una forma grave de la enfermedad, consulta con tu proveedor de atención médica sobre otras formas de protegerte.

June 11, 2022 See more In-depth

Ver también

  1. Antibióticos: ¿Los estás usando de manera incorrecta?
  2. COVID-19 y la vitamina D
  3. Tratamiento con plasma de convalecientes
  4. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)
  5. COVID-19: ¿cómo puedo protegerme?
  6. Tos
  7. COVID-19 y las mascotas
  8. COVID-19 y tu salud mental
  9. Pruebas de anticuerpos para COVID-19
  10. COVID-19, resfriados, alergias y la gripe
  11. Medicamentos para la COVID-19: ¿hay alguno que sea eficaz?
  12. Efectos a largo plazo de COVID-19
  13. Pruebas de COVID-19
  14. La COVID-19 en bebés y niños
  15. Infección con coronavirus por raza
  16. Consejos para viajar durante la pandemia de la COVID-19
  17. Vacuna contra la COVID-19: ¿Debo cambiar mi cita para el mamograma?
  18. Vacunas contra la COVID-19 para niños: esto es lo que necesitas saber
  19. Vacunas contra la COVID-19
  20. Variante de la COVID-19
  21. COVID-19 en comparación con la gripe: similitudes y diferencias
  22. COVID-19: ¿quién está a un mayor riesgo para los síntomas de gravedad?
  23. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)
  24. Diarrea
  25. Diiferentes vacunas contra la COVID-19
  26. Oxigenación por membrana extracorpórea
  27. Fiebre
  28. Fiebre: primeros auxilios
  29. Tratamiento de la fiebre: guía rápida para tratar la fiebre
  30. Combate el contagio de coronavirus (COVID-19) en casa
  31. Miel: ¿es eficaz para la tos?
  32. ¿En qué difieren los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19?
  33. Cómo tomarte el pulso
  34. Cómo medir tu fecuencia respiratoria
  35. Cómo tomarte la temperatura
  36. ¿Las mascarillas son una buena protección contra la COVID-19?
  37. Pérdida del olfato
  38. Mayo Clinic Minute: Te estás lavando las manos de forma incorrecta
  39. Mayo Clinic Minute: ¿Están muy sucias las superficies comunes?
  40. Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico
  41. Náuseas y vómitos
  42. Embarazo y COVID-19
  43. Conjuntivitis
  44. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  45. Consejos de seguridad para volver a la escuela durante la pandemia de la COVID-19
  46. Las relaciones sexuales y COVID-19
  47. Dificultad para respirar
  48. Termómetros: Comprender las opciones
  49. Tratamiento para COVID-19 en casa
  50. Síntomas inusuales del coronavirus
  51. Ojos llorosos