¿Las mascarillas son una buena protección contra la COVID-19?

Respuestas para tus preguntas sobre mascarillas, incluso cómo usarlas de manera adecuada.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Pueden las mascarillas ayudar a frenar la trasmisión del virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)? Sí. Las mascarillas, combinadas con otras medidas preventivas como vacunarse, lavarse las manos con frecuencia y el distanciamiento físico, pueden ayudar a hacer más lenta la propagación del virus que causa la COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. recomiendan el uso de mascarillas para el público en general. Sin embargo, si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas hospitalizadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar una mascarilla con buen ajuste en espacios públicos cerrados, independientemente de si recibiste o no la vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indican que se debe usar la mascarilla que brinde la mayor protección posible, calce bien y sea cómoda. Las mascarillas N95 no quirúrgicas son las que ofrecen mayor protección. Las KN95 y las mascarillas médicas proporcionan el segundo nivel de protección más alto. Las mascarillas de tela protegen menos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) afirman que las mascarillas N95 quirúrgicas deben reservarse para los proveedores de atención médica.

Si tienes el sistema inmunitario debilitado o un mayor riesgo de enfermarte gravemente, usa una mascarilla que te proteja lo mejor posible cuando te encuentres en un área en la que haya una gran cantidad de personas hospitalizadas por laCOVID-19 y nuevos casos de la enfermedad. Consulta al proveedor de atención médica para ver si debes usar una mascarilla cuando te encuentres en un área con una menor cantidad de casos nuevos de laCOVID-19 y personas hospitalizadas por la enfermedad.

¿Cómo funcionan los diferentes tipos de máscaras?

Mascarillas médicas

Las mascarillas médicas, también llamadas quirúrgicas, son mascarillas desechables de ajuste holgado. Están pensadas para proteger a las personas que las usan del contacto por gotitas y salpicaduras que pueden contener gérmenes. Las mascarillas médicas también filtran las partículas grandes presentes en el aire cuando la persona que las usa inhala.

Para que las mascarillas médicas se ajusten mejor, anuda las tiras detrás de las orejas donde se unen a la mascarilla. Luego, dobla y coloca el material sobrante debajo de los bordes.

El uso de una mascarilla médica no aumenta el nivel de dióxido de carbono en el aire que respiras.

Mascarillas KN95

Una mascarilla KN95 es un tipo de mascarilla respiratoria que cumple con ciertas normas internacionales. Ofrece más protección que una mascarilla médica porque filtra tanto las partículas grandes como las pequeñas cuando la persona que la usa inhala. Sin embargo, ten cuidado cuando compres mascarillas KN95, ya que se venden muchas falsas que no cumplen con los requisitos de calidad.

Mascarillas N95

La mascarilla N95 es un tipo de mascarilla respiratoria que cumple con las normas de calidad de los Estados Unidos. Una mascarilla N95 ofrece el nivel de protección más alto. Ofrece más protección que una mascarilla médica porque filtra tanto las partículas grandes como las pequeñas cuando la persona que la usa inhala. El público en general puede usar las mascarillas N95 no quirúrgicas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las mascarillas N95 quirúrgicas deben reservarse para los proveedores de atención médica. Los proveedores de atención médica deben recibir capacitación y pasar una prueba de ajuste antes de usar una mascarilla N95 quirúrgica. Al igual que las mascarillas quirúrgicas, las N95 son desechables. Sin embargo, los investigadores estudian actualmente las maneras de poder desinfectarlas y reutilizarlas.

Algunas mascarillas N95, e incluso algunas de tela, tienen válvulas que facilitan la respiración a través de ellas. Lamentablemente, estas mascarillas no filtran el aire que exhala la persona que las usa. Por este motivo, se prohibieron en algunos lugares.

Mascarillas de tela

La mascarilla de tela está diseñada para atrapar las gotitas de respiración que se liberan cuando la persona que la usa habla, tose o estornuda. Además, actúa como una barrera protectora para que quien la use no inhale las gotitas que liberaron otras personas.

Las mascarillas de tela más eficaces son las que se fabrican con varias capas de tejido entrelazado firmemente, como el algodón. Una mascarilla con capas impedirá que pasen más gotitas a través de esta o que se filtren al exterior.

El uso de una mascarilla no aumenta el nivel de dióxido de carbono en el aire que respiras.

Si usas cuellos polares, asegúrate de que tenga al menos dos capas de tela.

Cómo sacar el mayor provecho del uso de la mascarilla

La eficacia de las mascarillas de tela y las médicas puede mejorarse garantizando que estén bien ajustadas al contorno de la cara para evitar la fuga de aire por los bordes.

Las mascarillas deben quedar ajustadas y cubrir la nariz, la boca y el mentón, sin dejar huecos. Debes sentir que el aire caliente sale por la parte delantera de la mascarilla cuando exhalas. No deberías sentir que sale aire por debajo de los bordes de la mascarilla.

Elige las mascarillas que tienen una tira nasal plegable, ya que ayudan a evitar que el aire se escape por la parte superior de la mascarilla.

Las mascarillas con varias capas ofrecen más protección. Algunas personas optan por llevar una mascarilla médica debajo de la de tela. En ese caso, la mascarilla de tela debe presionar los bordes de la mascarilla médica contra la cara. No añadas capas si te dificultan la respiración u obstaculizan la visión. No uses otra mascarilla con una KN95 o N95.

Si usas una mascarilla KN95 o N95, asegúrate de que se ajuste y te quede pegada a la cara.

La mascarilla de los niños debe estar hecha específicamente para niños con el fin de que se ajuste correctamente. Asegúrate de que quede ajustada sobre la nariz, la boca y el mentón.

El uso, el almacenamiento y la limpieza adecuados de las mascarillas también influyen en la eficacia de tu protección. Sigue estos pasos para ponerte y quitarte la mascarilla:

  • Lávate o desinféctate las manos antes y después de ponerte la mascarilla.
  • Colócate la mascarilla sobre la boca, la nariz y el mentón.
  • Átala detrás de la cabeza o usa tiras que van alrededor de las orejas. Asegúrate de que quede bien ajustada a tu cara.
  • No toques la mascarilla cuando la tengas puesta.
  • Si la tocas accidentalmente, lávate las manos o límpialas con desinfectante.
  • Si la mascarilla se moja o se ensucia, cámbiala por otra limpia. Pon la mascarilla usada en una bolsa con cierre hermético hasta que puedas deshacerte de ella o lavarla.
  • Quítate la mascarilla desatándola o sacándote las tiras que van alrededor de las orejas sin tocar la parte delantera de la mascarilla ni la cara. Dobla las esquinas exteriores.
  • Lávate las manos inmediatamente después de quitarte la mascarilla.
  • Lava regularmente las mascarillas de tela en la lavadora o a mano. Se pueden lavar junto con el resto de la ropa. Sécalas en la secadora o tiéndelas afuera al sol.
  • Tira a la basura las mascarillas desechables después de usarlas una vez.

Recuerda estas precauciones:

  • No le pongas una mascarilla a ninguna persona que tenga dificultad para respirar, que esté inconsciente, o que no pueda quitarse la mascarilla sin ayuda.
  • No le pongas mascarillas a niños menores de 2 años.
  • No uses la mascarilla como sustituto del distanciamiento físico.

¿Qué sucede con los protectores faciales?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) no recomiendan el uso de protectores faciales en lugar de mascarillas porque no está claro el grado de protección que brindan. Sin embargo, usar una mascarilla puede no ser posible en todas las situaciones. Si tienes que usar un protector facial en lugar de una mascarilla, elige uno que cubra los lados de la cara y se extienda por debajo del mentón.

¿Es necesario seguir usando una mascarilla después de la vacunación?

Después de vacunarte, puedes volver a hacer con más seguridad muchas actividades que quizás antes no podías hacer a causa de la pandemia. Sin embargo, si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas hospitalizadas con COVID-19 y siguen apareciendo nuevos casos de la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan usar una mascarilla en espacios públicos cerrados. Se considera que tienes el esquema completo de vacunación dos semanas después de recibir la segunda dosis de una vacuna de ARNm contra la COVID-19 o dos semanas después de la única dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Janssen de Johnson & Johnson. Se considera que estás al día con las vacunas si recibiste todas las vacunas recomendadas contra la COVID-19, incluidas las dosis de refuerzo, cuando cumpliste los requisitos.

En los Estados Unidos, todas las personas también deben usar mascarilla en los aviones, los autobuses, los trenes y otros medios de transporte público.

April 23, 2022 See more In-depth

Ver también

  1. Antibióticos: ¿Los estás usando de manera incorrecta?
  2. COVID-19 y la vitamina D
  3. Tratamiento con plasma de convalecientes
  4. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)
  5. COVID-19: ¿cómo puedo protegerme?
  6. Tos
  7. Inmunidad colectiva y coronavirus
  8. COVID-19 y las mascotas
  9. COVID-19 y tu salud mental
  10. Pruebas de anticuerpos para COVID-19
  11. COVID-19, resfriados, alergias y la gripe
  12. Medicamentos para la COVID-19: ¿hay alguno que sea eficaz?
  13. Efectos a largo plazo de COVID-19
  14. Pruebas de COVID-19
  15. La COVID-19 en bebés y niños
  16. Infección con coronavirus por raza
  17. Consejos para viajar durante la pandemia de la COVID-19
  18. Vacuna contra la COVID-19: ¿Debo cambiar mi cita para el mamograma?
  19. Vacunas contra la COVID-19 para niños: esto es lo que necesitas saber
  20. Vacunas contra la COVID-19
  21. Variante de la COVID-19
  22. COVID-19 en comparación con la gripe: similitudes y diferencias
  23. COVID-19: ¿quién está a un mayor riesgo para los síntomas de gravedad?
  24. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)
  25. Diarrea
  26. Diiferentes vacunas contra la COVID-19
  27. Oxigenación por membrana extracorpórea
  28. Fiebre
  29. Fiebre: primeros auxilios
  30. Tratamiento de la fiebre: guía rápida para tratar la fiebre
  31. Combate el contagio de coronavirus (COVID-19) en casa
  32. Miel: ¿es eficaz para la tos?
  33. ¿En qué difieren los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19?
  34. ¿Cómo afecta la COVID-19 a las personas con diabetes?
  35. Cómo tomarte el pulso
  36. Cómo medir tu fecuencia respiratoria
  37. Cómo tomarte la temperatura
  38. Pérdida del olfato
  39. Mayo Clinic Minute: Te estás lavando las manos de forma incorrecta
  40. Mayo Clinic Minute: ¿Están muy sucias las superficies comunes?
  41. Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico
  42. Náuseas y vómitos
  43. Embarazo y COVID-19
  44. Conjuntivitis
  45. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  46. Consejos para la seguridad al volver a la escuela durante COVID-19
  47. Las relaciones sexuales y COVID-19
  48. Dificultad para respirar
  49. Termómetros: Comprender las opciones
  50. Tratamiento para COVID-19 en casa
  51. Síntomas inusuales del coronavirus
  52. Ojos llorosos