Tratamiento para COVID-19 en casa: Consejos para el cuidado para ti y para otros

¿Estás cuidando, en casa, de una persona enferma con la COVID-19? ¿O te estás cuidando a ti mismo en casa? Aprende cuándo se necesita atención médica de emergencia, y qué puedes hacer para prevenir la trasmisión de la infección.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tienes la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) y te estás cuidando en casa, o si estás cuidando a un ser querido con COVID-19en casa, quizás tengas algunas preguntas. ¿Cómo saber cuándo se necesita atención médica de emergencia? ¿Por cuánto tiempo es necesario el aislamiento? ¿Qué puedes hacer para prevenir la trasmisión de microbios? ¿Cómo puedes apoyar a un ser querido que está enfermo, y controlar tu estrés? Esto es lo que necesitas saber.

Tratamiento en casa

La mayoría de quienes se enferman con COVID-19 solo presenta una enfermedad leve y puede recuperarse en casa. Los síntomas pueden durar unos días, y quienes tienen el virus podrían sentirse mejor en más o menos una semana. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y consiste en el descanso, la ingesta de líquidos y los analgésicos.

Sin embargo, los adultos mayores y las personas de cualquier edad que tengan afecciones médicas previas deben llamar a su médico no bien aparecen los síntomas. Esos factores ponen a las personas en mayor riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19.

Sigue las recomendaciones del médico sobre el cuidado y el aislamiento en casa para ti o tus seres queridos. Habla con el médico si tienes alguna pregunta sobre los tratamientos. Ayuda a la persona que está enferma a hacer las compras y conseguir los medicamentos y, si es necesario, encárgate de cuidar a su mascota.

También es importante considerar cómo cuidar de una persona que está enferma puede afectar tu salud. Si eres un adulto mayor o si tienes una afección médica previa, como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes, puedes correr un riesgo más alto de enfermarte gravemente con COVID-19. Quizás debas considerar aislarte de la persona que está enferma y encontrar a otra persona que la cuide.

Signos que advierten que se trata de una emergencia

Controla atentamente los síntomas, tuyos o de tu ser querido, para notar si están empeorando. Si los síntomas parecen estar empeorando, llama al médico.

Quizás te recomiende el uso de un oxímetro de pulso, sobre todo si el paciente tiene factores de riesgo para sufrir la forma grave de la COVID-19 y sus síntomas. El oxímetro de pulso es un dispositivo de plástico que se coloca en el dedo. Ayuda a controlar la respiración, porque mide cuánto oxígeno hay en la sangre. Si la lectura es de menos del 92 por ciento, quizás sea necesaria la hospitalización. Si el médico te indica un oxímetro de pulso, asegúrate de saber cómo usarlo correctamente y cuándo un resultado indica que deberías llamar al médico.

Si tú o la persona que tiene COVID-19 presentan signos que advierten que se trata de una emergencia, se necesita atención médica inmediata. Llama al 911 o al número local para emergencias si no puedes despertar a la persona enferma o si notas signos que indiquen una emergencia, entre ellos:

  • Problemas para respirar
  • Dolor u opresión persistente en el pecho
  • Confusión repentina
  • Labios o cara de color azulado
  • Incapacidad para permanecer despierto
  • Piel, labios o lecho de las uñas de color pálido, grisáceo o azulado, según el tono normal de la piel

Cómo proteger a otros si estás enfermo

Si estás enfermo con la COVID-19, puedes ayudar a prevenir que se propague la infección con el virus que causa la COVID-19.

  • Quédate en casa y no vayas al trabajo, a la escuela, ni a lugares públicos a no ser que sea para recibir atención médica.
  • Evita el transporte público, los viajes compartidos, o los taxis.
  • Si es posible, aíslate en un solo cuarto, separado de tu familia y de otras personas. Esto incluye comer en tu cuarto. Abre las ventanas para que el aire circule. Usa un baño separado, si es posible.
  • Evita compartir el espacio en tu casa, tanto como sea posible. Si compartes el espacio, limita tus movimientos. Ventila bien la cocina y otros espacios que se compartan. Mantén una distancia de por lo menos 6 pies (2 metros) de los miembros de tu familia.
  • Todos los días limpia las superficies que tocas con frecuencia en el cuarto y el baño que solo usas tú, como los pestillos de las puertas, los interruptores de luz y las encimeras.
  • Evita compartir objetos personales de la casa, como vajilla, toallas, ropa de cama y dispositivos electrónicos.
  • Ponte una mascarilla cuando estés cerca de otros. Cámbiate la mascarilla todos los días.
  • Si no es posible ponerte una mascarilla, cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo o con el codo cuando tosas o estornudes. Después, desecha el pañuelo descartable, o lávalo si es de tela.
  • Lávate las manos con frecuencia, con agua y jabón, por lo menos por 20 segundos, o usa un desinfectante para manos con base de alcohol que contenga al menos 60% de alcohol.

Cómo protegerte mientras cuidas a alguien que tiene COVID-19

Para protegerte si cuidas a alguien que tiene la COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan:

  • Mantén las manos limpias y no te toques la cara. Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos por 20 segundos, especialmente después de estar en contacto cercano o en el mismo cuarto con la persona enferma. Si no dispones de agua ni jabón, usa un desinfectante de manos que contenga por lo menos un 60% de alcohol. Evitar tocarte los ojos, la nariz, y la boca.
  • Ponte la mascarilla. Si tienes que estar en el mismo cuarto con la persona enferma, y esta persona no puede ponerse una mascarilla, ponte tú la máscara. Mantén una distancia de por lo menos 6 pies (2 metros) de la persona enferma. No toques ni muevas la máscara mientras la tienes puesta. Si la máscara se moja o se ensucia, reemplázala con una que esté limpia y seca. Desecha la mascarilla usada y lávate las manos.
  • Limpia tu casa frecuentemente. Todos los días usa productos de limpieza en forma de aerosol o paños húmedos para limpiar las superficies que se tocan con frecuencia, incluyendo encimeras, mesas, y pestillos de puertas. Evita limpiar el cuarto y el baño separados que usa solo la persona enferma. Separa ropa de cama y utensilios para el uso exclusivo de la persona enferma.
  • Ten cuidado con la ropa sucia. No la sacudas. Usa el detergente que usas siempre para lavar la ropa de la persona enferma. Lava con el agua a la temperatura más alta posible. Lávate las manos después de poner la ropa en la secadora. Seca la ropa completamente. Si tienes que tocar la ropa sucia de la persona enferma, ponte guantes desechables y mantén esta ropa lejos de tu cuerpo. Lávate las manos después de quitarte los guantes desechables. Pon los guantes y las máscaras usados en un bote de basura con tapa en el cuarto de la persona enferma. Limpia y desinfecta las canastas para la ropa y lávate las manos después.
  • Ten cuidado al lavar la vajilla. Ponte guantes al tocar los platos, tazas, o cubiertos que usó la persona enferma. Lava estos utensilios con agua caliente y jabón, o ponlos en el lavaplatos. Lávate las manos después de sacarte los guantes o de tocar objetos usados.
  • Evita el contacto directo con los fluidos corporales de la persona enferma. Ponte guantes desechables y una mascarilla cuando ayudes a la persona enferma con cuidado oral o respiratorio, y cuando te encargues de sus heces, orina, u otros desechos. Lávate las manos antes y después de quitarte los guantes desechables y la mascarilla. No vuelvas a usar los guantes ni la mascarilla.
  • Evita que vengan visitas innecesarias a tu casa. No permitas que vengan visitas hasta que la persona enferma se haya recobrado completamente y ya no tenga signos ni síntomas deCOVID-19usen mascarillas médicas.

Cómo terminar el aislamiento o la cuarentena

Habla con el médico sobre cuándo terminar con el aislamiento en casa, sobre todo si tienes un sistema inmunitario debilitado. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan las siguientes pautas para terminar el aislamiento en casa después de haber tenido COVID-19 o de sospecharlo.

  • Si no tienes acceso a una prueba de detección para determinar si todavía puedes contagiar el virus, puedes salir del cuarto donde te aislaste o de casa si han pasado por lo menos 10 días desde que te aparecieron los síntomas, si has pasado por lo menos 24 horas sin fiebre y sin tomar medicamentos para reducir la fiebre, y si los otros síntomas están mejorando. La pérdida del gusto y del olfato puede durar semanas o meses después de la recuperación, pero no es motivo para retrasar el fin del aislamiento.
  • Si te haces la prueba para determinar si todavía puedes contagiar el virus, de acuerdo con los resultados de tu prueba, el médico te dirá cuándo puedes volver a estar con otras personas. La mayoría de las personas no necesita hacerse la prueba diagnóstica para decidir cuándo puede volver a estar con otros.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) también recomiendan que, si cuidas de una persona enferma, te quedes en casa durante 14 días y estés atento a la aparición de signos y síntomas comunes de la COVID-19 como fiebre, tos o falta de aire. Otras opciones pueden ser terminar la cuarentena pasados 10 días si no tienes síntomas y no te harás la prueba o terminar la cuarentena pasados 7 días si recibes un resultado negativo tras haberte hecho la prueba, después del día 5. Sin embargo, durante 14 días debes estar atento a la aparición de síntomas.

Sin embargo, si has estado cuidando a alguien que tiene COVID-19, no será necesario que te quedes en casa si:

  • Has recibido todas las dosis de la vacuna y no tienes síntomas de COVID-19.
  • Has tenido COVID-19 durante los últimos tres meses, te has recuperado y no tiene síntomas de COVID-19.

Cómo afrontar el estrés de ser cuidador

Al recuperarse tú o tu ser querido, busca apoyo emocional. Mantente conectado con los demás a través de mensajes de texto, llamadas telefónicos o videoconferencias. Comparte tus preocupaciones. Evita la exposición a demasiadas noticias sobre la COVID-19. Descansa y enfócate en actividades que disfrutes, como leer, mirar películas o participar de juegos en línea.

Cuando cuidas de un ser querido que tiene COVID-19, quizás te sientas estresado. Puede que te preocupes por tu salud y por la salud de la persona enferma. Esto puede afectar tu capacidad para comer, dormir y concentrarte, así como empeorar problemas crónicos de salud. Es posible que también aumente tu consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias.

Si tienes un trastorno de salud mental, como ansiedad o depresión, continúa con tu tratamiento. Comunícate con tu médico o profesional de salud mental si tu afección empeora.

Para cuidarte, sigue estos pasos:

  • Mantén una rutina diaria, que incluya bañarte, o ducharte, y vestirte.
  • Durante un tiempo, deja de ver noticias sobre la COVID-19, inclusive en las redes sociales.
  • Lleva una dieta equilibrada y mantente hidratado.
  • Haz ejercicio.
  • Duerme mucho.
  • Evita consumir en exceso bebidas alcohólicas y tabaco.
  • Haz estiramientos, respira profundamente o medita.
  • Concéntrate en actividades que disfrutes.
  • Comunícate con otros y comparte cómo te sientes.

Cuidarte a ti mismo puede ayudarte a afrontar el estrés. También te ayudará a poder brindar apoyo para la recuperación de tu ser querido.

April 08, 2021 See more In-depth

Ver también

  1. Después de la vacunación contra la COVID-19, ¿está bien visitar a amigos y seres queridos?
  2. ¿Se puede trasmitir COVID-19 (coronavirus) a través de la comida, el agua, las superficies, y las mascotas?
  3. COVID-19 y la vitamina D
  4. Un tratamiento oncológico seguro durante la pandemia de COVID-19
  5. El tratamiento oncológico durante COVID-19: Cómo seguir adelante sin riesgos
  6. Terapia con plasma de personas convalecientes
  7. Consejos para la seguridad para COVID-19 al salir de casa
  8. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)
  9. COVID-19: ¿cómo puedo protegerme?
  10. Duelo por la enfermedad del coronavirus:
  11. La enfermedad por coronavirus y la gripe: similitudes y diferencias
  12. Tos
  13. Inmunidad colectiva y coronavirus
  14. COVID-19 y presión arterial alta
  15. COVID-19 y las mascotas
  16. COVID-19 y el riesgo de suicidio
  17. COVID-19 y tu salud mental
  18. Pruebas de anticuerpos para COVID-19
  19. COVID-19, resfriados, alergias y la gripe
  20. COVID-19 y las fiestas
  21. Medicamentos contra la COVID-19 (coronavirus): ¿Hay alguno que sea eficaz?
  22. COVID-19 (coronavirus) en bebés y niños
  23. Efectos a largo plazo de COVID-19
  24. Estigma relacionado con COVID-19 (coronavirus): Qué es y cómo reducirlo
  25. Consejos para viajar relacionados con la COVID-19 (coronavirus)
  26. Pruebas de COVID-19
  27. Las mascarillas, ¿brindan buena protección contra el coronavirus?
  28. Cómo afrontar el desempleo causado por COVID-19
  29. COVID-19 (coronavirus): Cuarentena, autoaislamiento, y distanciamiento social
  30. COVID-19: El distanciamiento social y el rastreo de contactos son fundamentales
  31. Vacuna contra la COVID-19: ¿Debo cambiar mi cita para el mamograma?
  32. Vacunas contra la COVID-19
  33. Variante de COVID-19
  34. COVID-19: ¿quién está a un mayor riesgo para los síntomas de gravedad?
  35. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)
  36. Diarrea
  37. Diiferentes vacunas contra la COVID-19
  38. Oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés)
  39. Cirugía de importancia durante la era de COVID-19
  40. Fiebre
  41. Fiebre: primeros auxilios
  42. Tratamiento de la fiebre: guía rápida para tratar la fiebre
  43. Cómo recibir atención médica de emergencia con seguridad durante la pandemia de COVID-19
  44. Los niños, la soledad, y COVID-19
  45. Miel: ¿es eficaz para la tos?
  46. ¿En qué difieren los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19?
  47. ¿Cómo afecta la COVID-19 a las personas con diabetes?
  48. Cómo tomarte el pulso
  49. Cómo medir tu fecuencia respiratoria
  50. Cómo visitar al médico con seguridad durante la pandemia de COVID-19
  51. Cómo tomarte la temperatura
  52. Cómo hablar con tus hijos sobre COVID19.
  53. Pérdida del olfato
  54. Mayo Clinic Minute: Te estás lavando las manos de forma incorrecta
  55. Mayo Clinic Minute: ¿Están muy sucias las superficies comunes?
  56. Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico
  57. Náuseas y vómitos
  58. Cirugía mayor durante la era de COVID-19
  59. Ser padre o madre y las necesidades especiales durante una pandemia
  60. Embarazo y COVID-19
  61. Infección con coronavirus por raza
  62. Conjuntivitis
  63. Pruebas de rutina para detección del cáncer durante la pandemia de COVID-19
  64. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  65. Consejos para la seguridad al volver a la escuela durante COVID-19
  66. Las relaciones sexuales y COVID-19
  67. Dificultad para respirar
  68. Consejos para el cuidado de la piel durante una pandemia
  69. Mantente sano durante la pandemia de COVID-19 (coronavirus)
  70. Continúa tomando tu medicación durante la pandemia
  71. Visitas al médico por telemedicina en línea
  72. El trabajo a distancia durante el coronavirus
  73. Termómetros: Comprender las opciones
  74. Video: Seguridad para viajes para recibir atención médica durante la pandemia de COVID-19
  75. Síntomas inusuales del coronavirus
  76. Ojos llorosos
  77. Combate el contagio con el coronavirus en casa
  78. Rastreo de contactos y COVID-19: ¿qué es, y cómo funciona?
  79. ¿Cuál es la causa de la diarrea de mi bebé?