COVID-19 (coronavirus): Efectos a largo plazo

Los síntomas de COVID-19 a veces pueden persistir durante meses. El virus puede dañar los pulmones, el corazón y el cerebro, lo que aumenta el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La mayor parte de la gente que tiene la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) se recupera completamente en unas semanas. Pero algunos — aun aquellos que han tenido versiones leves de la enfermedad — continúan presentando síntomas después de su recuperación inicial.

Los adultos mayores y las personas con muchas afecciones graves son los que más probablemente presenten síntomas persistentes de la COVID-19 . Los signos y síntomas más comunes que persisten con el tiempo incluyen:

  • Fatiga
  • Tos
  • Falta de aire al respirar
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en las articulaciones

Aunque la COVID-19 se considere una enfermedad que primariamente afecta los pulmones, también puede dañar muchos otros órganos. Este daño a los órganos puede aumentar el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Video: Síntomas a largo plazo, complicaciones de la COVID-19

Daño a los órganos causado por COVID-19

Los órganos que pueden estar afectados por la COVID-19 incluyen:

  • El corazón. Las pruebas por imágenes tomadas meses después de la recuperación de la COVID-19 han mostrado daño duradero al músculo cardíaco, aun en el caso de las personas que presentaron solamente síntomas leves de la COVID-19 . Esto puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca u otras complicaciones cardíacas en el futuro.
  • Los pulmones. El tipo de neumonía que con frecuencia se asocia con la COVID-19 puede causar daño duradero a los diminutos sacos de aire (alvéolos) de los pulmones. El tejido cicatricial resultante puede llevar a problemas respiratorios a largo plazo.
  • El cerebro. Aun en la gente joven, la COVID-19 puede causar accidentes cardiovasculares, convulsiones, y el síndrome de Guillain-Barré — una afección que causa parálisis temporaria. La COVID-19 también puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y la de Alzheimer.

Coágulos sanguíneos y problemas de los vasos sanguíneos

La COVID-19 puede hacer más posible que las células sanguíneas se aglomeren y formen coágulos. Mientras que los coágulos grandes pueden causar ataques al corazón y accidentes cardiovasculares, se piensa que mucho del daño al corazón causado por la COVID-19 viene de coágulos muy pequeños que bloquean los diminutos vasos sanguíneos (capilares) en el músculo del corazón.

Otros órganos afectados por los coágulos sanguíneos incluyen los pulmones, las piernas, el hígado y los riñones. La COVID-19 también puede debilitar los vasos sanguíneos, lo que contribuye a problemas posiblemente duraderos con el hígado y los riñones.

Problemas de estado de ánimo y de fatiga

Las personas con síntomas graves de la COVID-19 con frecuencia necesitan tratamiento en la unidad de cuidado intensivo de un hospital, con asistencia mecánica, como la de un respirador, para respirar. Simplemente sobrevivir esta experiencia puede hacer que, más tarde, una persona tenga más posibilidades de desarrollar síndrome de estrés postraumático, depresión, y ansiedad.

Como es difícil predecir resultados a largo plazo respecto al nuevo virus que causa la COVID-19, los científicos están observando los efectos que se han visto con el tiempo con virus relacionados, como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS).

Muchas personas que se han recuperado del SARS han desarrollado el síndrome de fatiga crónica, un trastorno complejo caracterizado por fatiga extrema que empeora con la actividad física o mental pero no mejora con el descanso. Lo mismo puede darse entre las personas que han tenido la COVID-19.

Todavía no se conocen muchos efectos a largo plazo de COVID-19

Todavía no se sabe mucho sobre cómo la COVID-19 va a afectar a la gente con el tiempo. Pero los investigadores recomiendan que los médicos vigilen de cerca a las personas que han tenido la COVID-19 para ver cómo están funcionando sus órganos después de su recuperación.

Es importante recordar que la mayoría de la gente que tiene la COVID-19 se recupera rápidamente. Pero los posibles problemas duraderos de la COVID-19 hacen que sea aún más importante reducir la trasmisión de la enfermedad tomando precauciones como ponerse mascarillas, evitar las multitudes, y tener las manos limpias.

Oct. 07, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. ¿Se puede trasmitir COVID-19 (coronavirus) a través de la comida, el agua, las superficies, y las mascotas?
  2. COVID-19 y la vitamina D
  3. Demora para tratamientos oncológicos por COVID-19
  4. Un tratamiento oncológico seguro durante la pandemia de COVID-19
  5. Terapia con plasma de personas convalecientes
  6. Consejos para la seguridad para COVID-19 al salir de casa
  7. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)
  8. Coronavirus: ¿Qué es, y cómo puedo protegerme?
  9. Duelo por la enfermedad del coronavirus:
  10. Consejos para viajar durante la epidemia del coronavirus
  11. El coronavirus y la gripe: similaridades y diferencias
  12. Tos
  13. Inmunidad colectiva y coronavirus
  14. COVID-19 y presión arterial alta
  15. COVID-19 y las mascotas
  16. COVID-19 y el riesgo de suicidio
  17. COVID-19 y tu salud mental
  18. Pruebas de anticuerpos para COVID-19
  19. Medicamentos contra la COVID-19 (coronavirus): ¿Hay alguno que sea eficaz?
  20. COVID-19 (coronavirus) en bebés y niños
  21. Estigma relacionado con COVID-19 (coronavirus): Qué es y cómo reducirlo
  22. Vacuna contra la COVID-19 (coronavirus):
  23. Pruebas de COVID-19
  24. COVID-19: ¿Cuánta protección ofrecen las mascarillas?
  25. Cómo afrontar el desempleo causado por COVID-19
  26. COVID-19 (coronavirus): Cuarentena, autoaislamiento, y distanciamiento físico
  27. COVID-19: Social distancing, contact tracing are critical
  28. COVID-19: ¿quién está a un mayor riesgo para los síntomas graves?
  29. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus)
  30. Diarrea
  31. Oxigenación por membrana extracorpórea
  32. Cirugía de importancia durante la era de COVID-19
  33. Fiebre
  34. Fiebre: primeros auxilios
  35. Guía de tratamiento de la fiebre
  36. Cómo recibir atención médica de emergencia con seguridad durante la pandemia de COVID-19
  37. Los niños, la soledad, y COVID-19
  38. Miel: ¿es eficaz para la tos?
  39. ¿En qué difieren los análisis de anticuerpos y las pruebas diagnósticas para COVID-19?
  40. Cómo tomarte el pulso
  41. Cómo medir tu fecuencia respiratoria
  42. Cómo visitar al médico con seguridad durante la pandemia de COVID-19
  43. Cómo tomarte la temperatura
  44. Cómo hablar con tus hijos sobre COVID19.
  45. Pérdida del olfato
  46. El minuto de Mayo Clinic: Te estás lavando mal las manos
  47. El minuto de Mayo Clinic: Las superficies comunes, ¿están muy sucias?
  48. Multisystem inflammatory syndrome in children (MIS-C)
  49. Náuseas y vómitos
  50. Cirugía mayor durante la era de COVID-19
  51. Ser padre o madre y las necesidades especiales durante una pandemia
  52. Embarazo y COVID-19
  53. Infección con coronavirus por raza
  54. Conjuntivitis
  55. Pruebas de rutina para detección del cáncer durante la pandemia de COVID-19
  56. Actividades seguras al aire libre durante la pandemia de COVID-19
  57. Consejos para la seguridad al volver a la escuela durante COVID-19
  58. Las relaciones sexuales y COVID-19
  59. Dificultad para respirar
  60. Consejos para el cuidado de la piel durante una pandemia
  61. Mantente sano durante la pandemia de COVID-19 (coronavirus)
  62. Continúa tomando tu medicación durante la pandemia
  63. Visitas al médico por telemedicina en línea
  64. El trabajo a distancia durante el coronavirus
  65. Termómetros: Comprender las opciones
  66. Video: Seguridad al viajar para recibir atención médica durante la pandemia de COVID-19
  67. Tratamiento para COVID-19 en casa
  68. Síntomas inusuales del coronavirus
  69. Ojos llorosos
  70. Combate el contagio con el coronavirus en casa
  71. Rastreo de contactos y COVID-19: ¿qué es, y cómo funciona?
  72. ¿Cuál es la causa de la diarrea de mi bebé?