Desfibriladores externos automáticos: ¿Necesitas un desfibrilador externo automático?

Un desfibrilador externo automático puede salvarte la vida durante un paro cardíaco. Evalúa las ventajas y las desventajas para decidir si deberías adquirir uno.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si has visto alguna serie de médicos en la televisión, probablemente has visto que, cuando a una persona le deja de latir el corazón, un médico de repente la vuelve a la vida mediante un choque y grita «despejen» antes de suministrar una descarga de electricidad en el pecho de la persona.

Este tipo de procedimiento no se limita al hospital. Lo puedes hacer en tu casa si tienes un desfibrilador externo automático, que es un dispositivo liviano y portátil que está disponible sin receta médica. Si tienes una enfermedad cardíaca grave, corres el riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino.

Los desfibriladores externos automáticos te pueden reanimar solo si tienes un tipo específico de problema del ritmo cardíaco. Consulta con el médico si tener un desfibrilador externo automático podría salvarte la vida.

¿Cuándo es necesario el desfibrilador externo automático?

El desfibrilador externo automático se utiliza para reanimar a alguien tras un paro cardíaco repentino que, por lo general, se produce con una alteración de la actividad eléctrica del corazón que provoca que el corazón lata peligrosamente rápido (taquicardia ventricular) o de manera irregular (fibrilación ventricular). Debido a esta alteración del ritmo cardíaco (arritmia), el corazón no puede bombear de manera eficaz.

La arritmia detiene el flujo sanguíneo al cerebro y a otros órganos vitales, lo que suele provocar la muerte si no se trata en cuestión de minutos. Si sobrevives, puedes tener lesiones permanentes en el cerebro y en otros órganos; por eso, cuanto antes se recupere el ritmo cardíaco, mejor.

Si tienes fibrilación ventricular o taquicardia ventricular, y hay un desfibrilador externo automático cerca, un transeúnte en un lugar público o un familiar en casa pueden pegarte las almohadillas adhesivas en el pecho. A continuación, el desfibrilador externo automático lee tu ritmo cardíaco y envía una corriente eléctrica al corazón si es posible corregir el ritmo cardíaco con una descarga eléctrica. Si se usa en cuestión de minutos, la descarga puede restablecer el ritmo cardíaco normal del corazón y, posiblemente, salvarte la vida.

Después de un paro cardíaco, la reanimación cardiopulmonar (RCP) puede mantener el flujo de sangre al corazón y al cerebro durante un tiempo. Pero, a menudo, únicamente la desfibrilación puede restablecer el ritmo cardíaco normal. Juntos pueden aumentar tus posibilidades de sobrevivir.

Cómo usar un desfibrilador externo automático

Si necesitas usar un desfibrilador externo automático en una persona, primero llama al 911 o a los servicios de emergencia locales a fin de obtener ayuda para usar el dispositivo. Después, sigue estos pasos: haz la reanimación cardiopulmonar, enciende el desfibrilador externo automático, aplica la descarga eléctrica y, si aún es necesario, repite el primer paso.

El desfibrilador externo automático para el hogar viene con un video instructivo de capacitación donde se muestra cómo usar y mantener el dispositivo. Si compras un desfibrilador externo automático, todas las personas que vivan en tu hogar deberían mirar el video y consultarlo con frecuencia.

En caso de urgencia, recibirás instrucciones paso a paso mediante el desfibrilador externo automático. Así se explica cómo controlas la respiración y el pulso, y cómo posicionar las almohadillas de electrodos en el pecho de la persona.

Una vez que se colocan las almohadillas, y mediante el dispositivo, se mide automáticamente el ritmo cardíaco de la persona y se determina si se requiere una descarga. Si es necesario, el dispositivo le indicará al usuario que retroceda y presione un botón para aplicar la descarga. El desfibrilador externo automático está programado para enviar una descarga solo cuando es necesario.

También cuenta con ayuda para guiar a los usuarios a fin de hacer la reanimación cardiopulmonar. El proceso puede repetirse todas las veces que sea necesario hasta que el personal de urgencia tome el control.

Desfibrilador externo automático a mano cuando sea necesario

La policía y el personal de la ambulancia cuentan con desfibriladores externos automáticos, que también se encuentran en muchos lugares públicos, como centros comerciales, edificios de oficinas, estadios deportivos y aviones. Sin embargo, muchas personas sufren paros cardíacos en el hogar, por tanto tener un desfibrilador externo automático en el hogar puede conceder minutos valiosos al reanimar a una persona con fibrilación ventricular.

Los defensores de los desfibriladores externos automáticos en el hogar afirman que tenerlos en el lugar donde más se necesitan salvará miles de vidas cada año. Sin embargo, los opositores argumentan que no existe evidencia confiable donde se indique que tener desfibriladores en el hogar ayude a salvar más vidas. Además, estos temen que las personas no llamen a los servicios médicos de urgencia o lo hagan demasiado tarde, que no mantengan sus desfibriladores externos automáticos de manera adecuada ni que recuerden dónde los guardan.

Decidir si es adecuado tener un desfibrilador externo automático en tu casa

Para algunas personas con un alto riesgo de tener un paro cardíaco, tener un desfibrilador externo automático puede proporcionar tranquilidad y podría ayudar a salvarles la vida. A continuación, te ofrecemos algunos puntos para tener en cuenta al momento de considerar si debes comprar un desfibrilador externo automático:

  • Tu riesgo de muerte súbita de origen cardíaco. Si tienes un alto riesgo de sufrir muerte súbita de origen cardíaco debido a un problema específico del ritmo cardíaco, es probable que el médico te recomiende un desfibrilador cardioversor implantable en lugar de un desfibrilador externo automático.
  • Tus condiciones de vida. Debe haber alguien contigo que use el desfibrilador externo automático si tienes un paro cardíaco. Además, esa persona debe ser lo suficientemente ágil para agacharse en el piso, usar el dispositivo y luego volver a levantarse. Si vives solo o si la persona con la que vives no puede agacharse y levantarse, es posible que no tenga sentido tener un desfibrilador externo automático.
  • Tus costos. Los desfibriladores externos automáticos para el hogar son costosos y, por lo general, el seguro médico no los cubre.
  • Tu salud general y tu filosofía. Si tienes varios problemas médicos, una enfermedad terminal o un corazón muy débil que no ha respondido al tratamiento, podrías optar por que no te reanimen de una muerte súbita de origen cardíaco.

Consejos para el uso y mantenimiento adecuados del desfibrilador externo automático

Si tienes un desfibrilador externo automático en tu casa, asegúrate de que tus familiares, amigos y visitas sepan dónde está y cómo usarlo. Además, debes mantenerlo adecuadamente. A continuación, te damos algunos consejos para el mantenimiento de tu desfibrilador externo automático:

  • Registra el dispositivo con el fabricante. De esa manera, recibirás cualquier posible alerta de seguridad o aviso de retirada del producto. Además, visita periódicamente el sitio web del fabricante para obtener información actualizada sobre el dispositivo.
  • Aprende todo lo que necesitas saber. Considera inscribirte en una clase de educación comunitaria (lo que también es recomendable para cualquier otra persona que pueda utilizar el desfibrilador externo automático en tu hogar), como las que ofrece la Cruz Roja Americana, para aprender a usar el desfibrilador externo automático de manera correcta y a practicar la reanimación cardiopulmonar (RCP).

    Esto también te habilitará para brindar asistencia si alguien tiene un paro cardíaco en un lugar público donde haya un desfibrilador externo automático.

  • Practica usar el desfibrilador externo automático del mismo modo en que lo harías en una emergencia real. Dado que el desfibrilador externo automático funciona solo en determinados tipos de paro cardíaco, las personas que podrían tener que usarlo deben conocer los pasos que se deben seguir si el dispositivo indica que no es necesaria una descarga, pero la persona sigue inconsciente.
  • El desfibrilador externo automático se debe guardar en un lugar de fácil acceso. Asegúrate de que tus familiares, amigos y visitas sepan dónde está.
  • El desfibrilador externo automático debe estar en buen estado de mantenimiento, lo que comprende la instalación de baterías nuevas en caso de ser necesario, por lo general, cada cuatro años, y el cambio de los discos de electrodos cuando se requiera.
  • Presta atención a las alarmas. Los desfibriladores externos automáticos están diseñados para autoevaluarse y asegurar su correcto funcionamiento. Asegúrate de escuchar la alarma. Si la máquina comienza a emitir un pitido o ves una luz titilante, comunícate con el fabricante del dispositivo. Ten el número de teléfono del fabricante a mano.
  • Compra el desfibrilador externo automático adecuado para ti. Algunos desfibriladores externos automáticos no están diseñados para uso domiciliario sino para profesionales de urgencias o para su instalación en lugares públicos. No te dejes tentar por sitios web o vendedores que ofrezcan desfibriladores externos automáticos para uso domiciliario.

Los desfibriladores externos automáticos salvan vidas. Antes de comprarlo, consulta con tu médico e investiga el tema. Y no te olvides de aprender los conceptos básicos, como la reanimación cardiopulmonar (RCP).

June 13, 2018 See more In-depth