Panorama general

Un ecocardiograma usa ondas de sonido para producir imágenes detalladas del corazón. Esta prueba de uso frecuente le permite al médico ver los latidos del corazón y el bombeo de la sangre. El médico puede utilizar las imágenes de un ecocardiograma para identificar enfermedades cardíacas.

Según la información que necesite el médico, se podría realizar uno de varios tipos de ecocardiogramas. Cada tipo de ecocardiograma comprende pocos riesgos, si es que hubiera alguno.

Por qué se hace

Es posible que el médico sugiera un ecocardiograma si sospecha que tienes problemas en las válvulas o cámaras del corazón, o si los problemas cardíacos son la causa de síntomas tales como dificultad para respirar o dolor en el pecho. Un ecocardiograma también se puede utilizar para detectar defectos cardíacos congénitos en bebés no natos (ecocardiograma fetal).

Según la información que necesite el médico, te harán uno de los siguientes tipos de ecocardiograma:

  • Ecocardiograma transtorácico. Es un ecocardiograma estándar, no invasivo. Un técnico (ecografista) te coloca gel en el pecho y luego presiona firmemente un dispositivo llamado «transductor» contra la piel, apuntando un haz de ecografía a través del pecho hasta el corazón. El transductor registra los ecos de las ondas sonoras del corazón. Una computadora convierte los ecos en imágenes en movimiento en un monitor.

    Si los pulmones o las costillas bloquean la vista, es posible que sea necesario inyectarte una pequeña cantidad de líquido (medio de contraste) a través de una vía intravenosa (i.v.) para que las estructuras del corazón se vean con más claridad en el monitor, lo cual mejora las imágenes.

  • Ecocardiograma transesofágico. Si es difícil obtener una imagen clara del corazón con un ecocardiograma estándar o si es necesario ver el corazón y las válvulas con mayor detalle, el médico puede recomendar un ecocardiograma transesofágico.

    En este procedimiento, se guía un tubo flexible que contiene un transductor por la garganta hasta adentro del esófago, que comunica la boca con el estómago. Desde allí, el transductor puede colocarse para obtener imágenes más detalladas del corazón. Durante un ecocardiograma transesofágico, te insensibilizarán la garganta y te suministrarán medicamentos para ayudar a que te relajes.

  • Ecocardiograma Doppler. Cuando las ondas sonoras rebotan en los glóbulos sanguíneos que fluyen por los vasos sanguíneos y el corazón, cambian el tono. Estos cambios (señales Doppler) pueden ayudar al médico a medir la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en el corazón.

    Las técnicas Doppler se utilizan en la mayoría de los ecocardiogramas transtorácicos y transesofágicos, y pueden usarse para controlar los problemas en el flujo sanguíneo y la presión arterial en las arterias del corazón que las ecografías tradicionales podrían no detectar. Algunas veces, el flujo sanguíneo que aparece en el monitor está coloreado para ayudar al médico a detectar problemas.

  • Ecocardiograma de esfuerzo. Algunos problemas cardíacos, en especial los que afectan a las arterias coronarias que envían sangre al músculo cardíaco, aparecen únicamente durante la actividad física.

    Para el ecocardiograma de esfuerzo, se toman imágenes de ecografía del corazón antes e inmediatamente después de haber caminado en la cinta o haber montado una bicicleta fija. Si no puedes hacer ejercicio, es posible que te apliquen una inyección con una medicación que acelera el bombeo del corazón como si hicieras ejercicio.

Riesgos

Un ecocardiograma transtorácico estándar no representa ningún riesgo. Podrás sentir alguna molestia parecida al tironeo de un apósito adhesivo cuando el técnico retira los electrodos que se colocaron sobre el tórax durante el procedimiento.

Si te realizaron un ecocardiograma transesofágico, podrías sentir dolor en la garganta durante algunas horas después de la intervención. Excepcionalmente, la sonda puede raspar el interior de la garganta. Durante el estudio se controlará el nivel de oxígeno para verificar la presencia de problemas respiratorios causados por el medicamento de sedación.

Durante un ecocardiograma de esfuerzo, el ejercicio o el medicamento (no el ecocardiograma) pueden causar una frecuencia cardíaca irregular transitoria. Las complicaciones graves, como el ataque cardíaco, son excepcionales.

Cómo prepararte

Para un ecocardiograma transtorácico estándar no es necesaria ninguna preparación especial. Puedes comer, beber y tomar los medicamentos como lo harías normalmente.

Tu médico te pedirá que no comas algunas horas antes de que te sometas a un ecocardiograma transesofágico o de esfuerzo. Si tienes problemas para tragar, informa a tu médico, ya que esto puede influir en su decisión de indicar un ecocardiograma transesofágico.

Si durante un ecocardiograma de esfuerzo debes caminar en una cinta, usa zapatos cómodos. Si te sometes a un ecocardiograma transesofágico, después de la prueba no podrás conducir debido al medicamento sedante que probablemente te administren. Antes de someterte al ecocardiograma transesofágico, asegúrate de organizar cómo volverás a tu casa.

Qué esperar

Durante el procedimiento

Un ecocardiograma se puede realizar en el consultorio médico o en un hospital. Después de desvestirte de la cintura para arriba, te recostarás sobre una cama o una camilla de exploración. El técnico colocará parches adhesivos (electrodos) sobre tu cuerpo para ayudar a detectar y conducir las corrientes eléctricas del corazón.

Durante el ecocardiograma, el técnico bajará las luces para observar mejor la imagen del monitor. El técnico aplicará un gel especial sobre tu pecho que mejora la conducción de las ondas de sonido y elimina el aire entre la piel y el transductor (un pequeño dispositivo plástico que envía ondas de sonido y recibe las ondas que rebotan).

El técnico moverá el transductor de un lado a otro sobre tu pecho. Las ondas de sonido crean imágenes de tu corazón en un monitor, las cuales son registradas para que el médico las examine. Tal vez escuches un «soplido» pulsátil, que es el registro ecográfico del flujo de la sangre a través del corazón.

Si te realizas un ecocardiograma transesofágico, te adormecerán la garganta con una anestesia en aerosol o en gel para que estés más cómodo cuando introduzcan el transductor en el esófago. Probablemente te den un sedante para que te relajes.

La mayoría de los ecocardiogramas tardan menos de una hora, aunque este tiempo puede variar según la enfermedad. Durante un ecocardiograma transtorácico, podrían pedirte que respires de determinada manera o que gires sobre tu lado izquierdo. A veces el transductor se debe mantener firme contra el tórax. Esto puede resultar incómodo, pero le ayuda al técnico a producir imágenes óptimas de tu corazón.

Después del procedimiento

Por lo general, podrás retomar tus actividades cotidianas después de un ecocardiograma.

Si tu ecocardiograma es normal, no te harán otros estudios. Si los resultados son preocupantes, posiblemente te deriven a un médico especialista en trastornos del corazón (cardiólogo) para realizar otros estudios.

El tratamiento depende de lo que se encuentre durante el estudio y de los signos y síntomas específicos. Podrían volver a pedirte un ecocardiograma varios meses después u otros estudios de diagnóstico, como una tomografía cardíaca computarizada o una angiografía coronaria.

Resultados

El médico buscará válvulas y cavidades cardíacas saludables, así como latidos del corazón normales. La información del ecocardiograma puede mostrar:

  • Tamaño del corazón. Las válvulas cardíacas debilitadas o dañadas, la presión arterial alta u otras enfermedades pueden hacer que las cavidades cardíacas se agranden o que las paredes del corazón estén anormalmente engrosadas. El médico puede utilizar un ecocardiograma para evaluar la necesidad de un tratamiento o para controlar la efectividad del tratamiento.
  • Fuerza de bombeo. Un ecocardiograma puede ayudar al médico a determinar la fuerza de bombeo del corazón. Las mediciones específicas pueden incluir el porcentaje de sangre que se bombea de un ventrículo lleno con cada latido del corazón (fracción de eyección) o el volumen de sangre bombeada por el corazón en un minuto (rendimiento cardíaco). Si tu corazón no está bombeando suficiente sangre para satisfacer las necesidades de tu cuerpo, esto podría provocar una insuficiencia cardíaca.
  • Daño al músculo cardíaco. Durante un ecocardiograma, el médico puede determinar si todas las partes de la pared cardíaca están contribuyendo normalmente a la actividad de bombeo del corazón. Las partes que se mueven débilmente pueden haberse dañado durante un ataque cardíaco o estar recibiendo muy poco oxígeno. Esto puede indicar una enfermedad de las arterias coronarias u otras enfermedades.
  • Problemas en la válvula. Un ecocardiograma muestra cómo se mueven las válvulas cardíacas mientras late el corazón. El médico puede determinar si las válvulas se abren lo suficiente para que haya un flujo sanguíneo adecuado o se cierran completamente para evitar una fuga sanguínea.
  • Defectos cardíacos. Muchos defectos cardíacos pueden detectarse con un ecocardiograma, incluso los problemas con las cavidades cardíacas, las conexiones anormales entre el corazón y los principales vasos sanguíneos y los defectos cardíacos complejos que están presentes en el nacimiento. Los ecocardiogramas pueden utilizarse incluso para controlar el desarrollo del corazón del bebé antes del nacimiento.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Sept. 17, 2015
References
  1. Echocardiography (Ecocardiografía). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/echo/. Último acceso: 31 de julio de 2015.
  2. Douglas PS, et al. ACCF/ASE/ACEP/ASNC/SCAI/SCCT/SCMR 2011 appropriateness use criteria for echocardiography (Criterios de uso adecuado para la ecocardiografía). Journal of the American Society of Echocardiography (Revista de la Sociedad Americana de Ecocardiografía). 2011;24:229.
  3. Hahn RT, et al. Guidelines for performing a comprehensive transesophageal echocardiographic examination: Recommendations from the American Society of Echocardiography and the Society of Cardiovascular Anesthesiologists (Pautas para realizar una ecocardiografía transesofágica integral: recomendaciones de la Sociedad Americana de Ecocardiografía y la Sociedad de Anestesiólogos Cardiovasculares). Journal of the American Society of Echocardiography (Revista de la Sociedad Americana de Ecocardiografía). 2013;26:921.
  4. Porter TR, et al. Guidelines for the use of echocardiography as a monitor for therapeutic intervention in adults: A report from the American Society of Echocardiography (Pautas sobre el uso de la ecocardiografía para supervisar la intervención terapéutica en adultos: informe de la Sociedad Americana de Ecocardiografía). Journal of the American Society of Echocardiography (Revista de la Sociedad Americana de Ecocardiografía). 2015;28:40.
  5. What is stress testing? (¿Qué es la prueba de esfuerzo?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/stress#. Último acceso: 31 de julio de 2015.
  6. Manning WJ. Principles of Doppler echocardiography (Principios de la ecocardiografía Doppler). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 31 de julio de 2015.

Ecocardiograma